Surfistas se suman al cuidado de las playas

Los más insólitos objetos se consiguen en las costas.

Recolectar y clasificar microplásticos en playas de La Guaira se ha vuelto una actividad de surfistas y ambientalistas, quienes buscan sembrar conciencia y cambiar los hábitos de consumos de quienes visitan el litoral guaireño, pues sin duda alguna el plástico sigue siendo un dolor de cabeza en estas costas.

“En una playa, ya es común observar palitos de chupetas, tapas de refrescos y hasta blíster de medicinas, que pueden llegar a pesar 10 kg y tardan 100 años en ser degradados”,  dijo Giovanna Giandolfi, bióloga marina, egresada de la Universidad de Oriente, quien  organiza jornadas de rastreo y clasificación de microplásticos en las costas de La Guaira.

Asegura que un tamiz y cuchara son las herramientas básicas en estas jornadas, que buscan integrar a los jóvenes, “para que hagan un cambio de hábitos de consumo, retiren los desechos de las playas y hagan disposición final”.

Giandolfi alerta sobre el uso de boquillas y bombas de plástico o plásticos de un solo uso en las playas. Señala que estos tardan hasta 350 años en ser degradados por el ambiente, que se han encontrado en la fauna.

La Fundación Azul y representantes de la Unión Europea organizaron una jornada de rastreo y clasificación de microplásticos, en Playa Surfista y La Playita, en Mare Abajo, parroquia Carlos Soublette, recolectaron 236,6 kg de desechos sólidos, de los cuales 26,6 kilos eran plásticos. Se caracterizó la playa y al segmentarla por áreas, encontraron plásticos fragmentados, microplásticos, palitos de chupeta, tapas y botellas plásticas.

“La jornada busca la limpieza de las playas, aprender a reciclar los desechos plásticos y crear conciencia entre los vecinos y usuarios de estos espacios”, indicó Gustavo Carrasquel, director general de la Fundación Azul. Encontraron 112 kg de botellas plásticas, 47,7 kg de fragmentos y microplásticos, hasta 35 kg de chancletas y calzados de material plástico; 9.2 kg de palitos de chupetas, 5.8 kg de anime y foami.

Suman voluntades

Niñas, niños, jóvenes y adultos que hacen de la playa su vida, también se suman a estas jornadas en el balneario La Punta, en Los Caracas, Naiguatá. Allí  la escuela comunitaria Anare Surf Club, promueve la cultura ambiental en los jóvenes surfistas. Su directora, Adriana Cano, indicó que es un proyecto eco-social deportivo con proyección olímpica.

Allí los jóvenes aprenden a convivir con la playa, ya que estas son su centro de entrenamiento y forman parte de sus vidas, donde el saneamiento ambiental es una rutina diaria.

El Centro Nacional de Investigación de Pesca y Acuicultura, Cenipa, del Ministerio de la Pesca adelanta iniciativas de recolección de desechos y microplásticos en el litoral guaireño y en la zona oriental.

“Debemos involucrar a las personas y jóvenes en el proceso de recolección, es la única manera de generar conciencia”, dijo la bióloga marina Giovanna Giandolfi.

Los estados Anzoátegui, Aragua y el Zulia se han sumado a esta campaña de reciclaje y  de sembrar conciencia.
En estas regiones han logrado identificar las zonas que ya han sido saneadas, así como incentivan estas prácticas ambientalistas.

Un Riesgo

Los embates del plástico y sus derivados, se hacen presente en la fauna marina del país. Muestra de ello fue la muerte de una tortuga Careta, después de dos semanas de lucha, en el sector Santa Rosa de Agua, del Lago de Maracaibo (Zulia) por la ingesta de plástico. Los especialistas que atendieron al animal, determinaron una fuerte obstrucción intestinal a consecuencia de la ingesta de este material. Esta es una especie protegida, que anida en las costas de La Guaira y región centro occidental del país.

 

ENLACES PATROCINADOS

				
					<div class="fb-comments" data-href="<?php the_permalink(); ?>" data-width="100%" data-numposts="5">&nbsp;</div>