InicioMás VidaTrabajan para reconstruir Villa Zamora 2021 en Guatire

Trabajan para reconstruir Villa Zamora 2021 en Guatire

La Alcaldía de Zamora intento desalojar el parcelamiento de Villa Zamora 2021 y el caso es investigado por el Ministerio Público

La vida cambió por completo para las familias del parcelamiento Villa Zamora 2021, ubicado en Guatire, estado Miranda. La costumbre del despertar con el canto del gallo, la limpieza de las matas y la atención a los animales de corral quedó atrás. El ruido de los tractores, más de 25 personas que van de un lado para otro con distintas tareas y dos mesas de trabajo por día, se ha convertido en la nueva rutina de los lugareños.

Los Ruiz son los habitantes de ese espacio, donde el pasado 12 de marzo hubo un intento de desalojo presuntamente por parte de la Alcaldía de Zamora y la policía municipal, de acuerdo con las primeras versiones que circularon en aquel momento, y la destrucción de la plantación de diez años. El caso es investigado por el Ministerio Público.

Exiquio Ruiz, guatireño de 74 años es el cabeza de la familia. Es padre de cinco hijos, con 12 nietos y 13 bisnietos. Fue nombrado Patrimonio Cultural del municipio desde 2013, cuando recibió la Orden Pedro Muñoz.

Además, es conocido en la ciudad por ser una de las pocas personas versadas en la preparación de la conserva de sidra, una de las exquisiteces guatireñas. Desde temprana edad estuvo en contacto con los hacedores de este dulce porque su papá, quien fue carpintero, le mandaba a que les hiciera los marcos a los moldes para las conservas.

Es carpintero ebanista y por medio de su padre aprendió a arreglar instrumentos musicales. Por la edad no le daban empleo en ningún taller y se dedicó a la tierra,colocando en práctica lo que le enseñaron en casa.

Recuerda que en los años 60 siendo un joven, la familia se trasladó a la Marturetera, en el municipio Acevedo (Caucagua) porque “a través de la Reforma Agraria a su papá le prometieron apoyo, asistencia y muchas cosas bonitas, pero luego lo abandonaron”, dijo. Posteriormente, como pudieron regresaron a Guatire.

La familia tuvo otra parcela en Caucagua en 2005; sin embargo, tuvieron que dejarla debido a la presencia de la delincuencia en la zona. 

El 3 de mayo de 2012, Exiquio, su hijo Eduard y su hermano Bernardo se adentraron en un espacio cercano a Jabillo II, cubierto de caña amarga, monte, basura y escombros donde iniciaron una limpieza sistemática y la siembra de distintas especies, de acuerdo con la invitación del presidente Hugo Chávez de trabajar la tierra.

Luego en el 2013 hicieron los trámites ante el Instituto Nacional de Tierra (Inti) que le otorgó la carta de permanencia en el terreno para fines agrícolas en 2016.

“En 2017 la empresa Guatire Textil nos denunció como invasores y eso fue una guerra. Nos llevaron a un tribunal penal. Mi hijo le dijo a la jueza que le dijera campesino, agricultor, pero que no lo llamara invasor porque tenía el documento de permanencia. Nosotros estuvimos por dos años en presentación, el defensor agrario planteó que ese era un tema para un tribunal agrícola y lo dicho por la magistrada Luisa Estela Morales, pero hicieron caso omiso”, refiere Exiquio.

Relata que la familia estuvo en zozobra por las amenazas de la empresa y nunca dejó de presentarse a todas las instancias a donde se le citaba, no obstante, otros agricultores de un lote de tierra cercano cedieron y vendieron.

Jornada en Villa Zamora 2021

El cuidado de los cultivos exigió que algunos miembros de los Ruiz, procedentes de Jabillo II de Guatire y zonas aledañas, levantaran tres viviendas con madera, zinc y otros materiales. Las ocuparon Exiquio Bernardo Ruiz, Francis Hernández, Eduard Ruiz, Estefi Briceño, Víctor Rodríguez, Jankerlys Camacho y el niño Santiago Rodríguez.

El resto de la familia iba a diario al lugar o pernoctaba allí para ayudar en el cultivo de plátano, yuca, ocumo, aguacate, lechosa, cambur, topocho, café, cacao, parchita, mango, níspero y cidra, entre otras especies. En diez años obtuvieron 3.000 matas, con el apoyo de sus vecinos de Jabillo y agricultores de zonas cercanas.

Recibían a transeúntes y lugareños que les compraban parte de la cosecha porque vendían a precios muy por debajo de los establecimientos, mercado a cielo abierto y comerciantes informales de Guatire. Si un kilogramo de plátano costaba Bs 5 en la calle, ellos lo ofrecían a 3,50.

En el lugar construyeron un mesón para que otra hija de Exiquio, Mara, llevara a almorzar cada domingo a los niños de familias de escasos recursos económicos del Jabillo y otros sectores aledaños.

Toda esa actividad quedó suspendida luego de que el 12 de abril unas máquinas arrasaron con todo. Dejaron escombros, animales muertos y los troncos de 18 árboles, como recordaron Exiquio Ruiz y su hija Reina Ruiz, samanes y ceibas, además de jobos. Apenas salvaron una mata de onoto y varias de auyama.

En ese momento se encontraban en Villa Zamora 2021 una tía, una cuñada con su niño y otros vecinos que ayudaban en la plantación, quienes no pudieron parar las máquinas. Mientras tanto, Exiquio y otras personas se encontraban en la sede de Polizamora, en Río Grande, para una mesa de trabajo donde se trataría la presunta invasión del terreno de la que se les acusaba, pero la reunión no se dio, sino que quedaron detenidos el jefe de familia, Eduard y Bernardo Ruiz, así como Stefi Briceño.

Los ediles del Gran Polo Patriótico en Guatire se movilizaron y al día siguiente lograron la libertad del grupo de productores.

Entretanto, los enseres fueron apilados en la entrada del terreno porque Reina Ruiz se opuso a que los Polizamora los echaran a la calle. Les reclamó a los uniformados su proceder, quienes indicaron que no estaban de acuerdo, pero cumplían órdenes. Luego se fueron y hasta el momento no han regresado, a diferencia de Polimiranda que los custodia día y noche.

La gente les llevó carpas pequeñas y colchones. Los concejales llegaron con comida, una bombona para cocinar y plásticos para que los Ruiz se protegieran y cubrieran los enseres. 

Reina Ruiz, docente de preescolar, considera que “esos diez años que pasaron no se van a recuperar”. Agregó que esa tierra es tan buena, tan bendecida que no requiere de abono ni nada. Allí se daba todo lo que se plantara porque ya estaba preparada. La única inversión que hicieron fue el tiempo y una que otra cosa que compraban. Con los parceleros de los otros espacios hacían trueque de semilla y cruces de trabajo y conocimiento.

“Cuando nos acordamos de esto nos damos cuenta de que hay que empezar de cero. Tiene que pasar mínimo un año u ocho meses para tener un racimo de plátano. Pensamos sembrar aguacate en toda la orilla, pero debemos esperar cinco años para ver la producción. Más allá de las plantas que nos dan sombra, que nos dan fruto y muchas cosas, el tema es el tiempo que invierte la naturaleza en cada una de ella. Ese tiempo no lo vamos a recuperar más nunca”, planteó.

Indicó que hay que retroceder al inicio, pero la diferencia en este caso es que el Estado venezolano se ha volcado “de manera firme y determinada a que esto no sea lo que era, sino algo mejor”, recalcó.

Asistencia

Desde el primer momento que trascendió por la prensa y las redes sociales lo acontecido en Villa Zamora 2021 se han presentado representantes de los Ministerios de Vivienda, Comunas y Movimientos Sociales, Agricultura Urbana y la Vicepresidencia de la República.

También dependencias como Construpatria; Barrio Nuevo Barrio Tricolor; la Fundación para la  Capacitación e Innovación para el Desarrollo Rural (Ciara); la Comisión Nacional de Telecomunicaciones (Conatel); la Corporación Eléctrica  (Corpoelec), Hidrocapital, así como la Gobernación de Miranda; la Corporación de Desarrollo Agrícola de Miranda (Cordami); la Alcaldía del municipio Ambrosio Plaza (Guarenas); el Concejo Municipal de Zamora (Guatire), la Asamblea Nacional, Misión Nevado; el Instituto Nacional de Nutrición (INN), la Corporación Venezolana de Cacao  y el primer vicepresidente del Psuv, Diosdado Cabello. Igualmente, los vecinos y los parceleros.

“Me siento un poco aturdida porque es algo que llegó de improviso, pero en esencia bien porque sé que ahora no vamos a estar en una parcela más pequeña, sino que es un lote de tierra más grande, pero con el compañamiento del Estado, que lo está haciendo desde el principio, me siento bien”, comentó Reina, quien dio clases hasta el 30 de marzo cuando renunció porque “quería coger para mi monte y estar al lado de mi papá”, refirió.

Los Ruiz esperaban a las autoridades municipales que hasta ahora no se han presentado, pero nunca se imaginaron que los visitarían los ministros y que hasta el fiscal General de la República, Tarek William Saab, estuviera pendiente de su caso. De la alcaldía solamente estuvo una representante del Consejo de Protección de Niños, Niñas y Adolescentes.

Cambios

En Villa Zamora 2021 ahora hay una gran carpa donde duerme el hermano de Reina, un tío y un primo con su esposa, su papá y ella en colchones dados por la gobernación, catres y chichorro. Los espacios están separados por sábanas, no hay privacidad y están incómodos.

Con tablas y planchas de zinc construyeron un área para resguardar la cocina, una nevera, un enfriador y un sitio para los alimentos que les manda la gobernación y el Concejo Municipal de Zamora. Allí reciben alimentos de varias instituciones para la familia y los trabajadores.

También improvisaron un baño para la familia que recurre a las casas de Jabillo II para el aseo personal. Pronto les llevarán un baño portátil para los trabajadores de las obras.

A pesar de todo lo sucedido, Bernardo Ruiz mantiene la costumbre de regar unas matas de onoto, plátano y varias de auyama que se salvaron. “Mantenemos el mismo ánimo, pero nos paramos en la mañana y vemos el poco de palos, tierra, las matas, lo que revolvieron, los escombros y, como decíamos, debemos esperar cuantos años más para ver lo que yo veía antes”, sostuvo.

Ahora están pendientes de participar en las mesas de trabajo con los representantes de las instituciones que hacen recomendaciones y proyecciones técnicas y de acuerdo a las opiniones de la familia se hacen las modificaciones. En la tarde hay otras reuniones para evaluar y hacer seguimiento a los planteamientos.

En principio el parcelamiento medía 8.000 metros y aumentó a 2.6 hectáreas porque el Instituto Nacional de Tierras (Inti) anexó más terreno.

Planes de reconstrucción en Villa Zamora 2021

El proyecto de reconstrucción de Villa Zamora 2021 establece la construcción de seis viviendas en la parte de adelante que es un relleno de 6.000 metros cuadrados desafectado por el Inti. Cada casa tendrá tres habitaciones, dos baños, sala, cocina y comedor, además de un patio para jardín o siembra.

Al frente irá una plaza donde los visitantes podrán ver la siembra que se desarrollará en dos hectáreas cuatro mil metros de extensión y el trabajo que allí se realizará.

Por orientaciones del Ministerio de Agricultura Urbana van a comenzar con los cultivos de plátano, tomate, pepino, berenjena, aguacate, guanábana, maíz, café y cacao. Ya planean lo que será el sistema de riego, como el de goteo para ahorrar agua, mientras que la Corporación Venezolana de Cacao aportó 120 plántulas listas para sembrar.

Habrá un área socioproductiva con tres espacios, uno para la venta de los productos de Villa Zamora 2021 y de otros agricultores que quieran arrimar su cosecha. El segundo será un espacio para carpintería y herrería, y el tercero consistirá en un taller donde Exiquio podrá hacer conserva de sidra y de plátano, cachapa y otros derivados de la producción para la venta a los visitantes.

Igualmente, está en construcción un galpón para la cría de 600 gallinas y un cerdo macho con cinco hembras.

Mientras todo eso sucede, los Ruiz continúan con su faena y esperan muy pronto, junto al gobierno, contar con un parcelamiento totalmente reconstruido.

1 COMENTARIO

Deja un comentario