Zulianos agradecen cada año a su Chinita el favor concedido

El mes de noviembre es para los zulianos motivo de celebración, agradecimiento, fervor mariano y amor a la patrona la Virgen del Rosario de Chiquinquirá, por ello cada año sus devotos agradecen los milagros concedidos y lo celebran visitándola en la Basílica, realizando una misa en su honor, entre otras actividades. 

Los testimonios de los devotos dan cuenta de los milagros que la Virgen Morena ha realizado en sus fieles zulianos.

Las curaciones en momentos de dificultad de salud, o en situaciones de riesgo ha llevado a que el fervor por La Chinita crezca cada día.

Este año el fervor resaltará este 18 de noviembre, cuando la flexibilización permitirá a los zulianos visitar a su Madre en la Basílica dedicada a su devoción, donde pedirán por sus necesidades y por la salud de los venezolanos ante esta pandemia.

Los testimonios

Wilson Uzcátegui, habitante del municipio Colón en la zona Sur del Lago, cuenta que es muy devoto de La Chinita desde que le salvó la vida y le dio una segunda oportunidad, luego de haber pasado 33 días en un hospital del estado Mérida en la Unidad de Cuidados Intensivos, intubado con una varicela negra. Los médicos no le daban esperanza de vida por las complicaciones que traía. Un día el médico tratante preguntó que si el paciente (Wilson) era devoto a algún santo o virgen, ya que él había visto al lado de su cama la imagen de una virgen y pidió que buscaran una foto de la Virgen de Chiquinquirá para confirmar que era la virgen a quien Wilson veneraba y amaba, y fue cuando el médico vio la foto de la Chiquinquirá y dijo que ella, era quien estaba al lado de la cama de Wilson Uzcátegui y quien le había realizado el milagro de sanarlo y volver a reaccionar. 

Uzcátegui expresó que cada año celebra con su familia una misa a la Virgen de Chiquinquirá, en agradecimiento a su milagro concedido. Y para rendirle honor en el negocio que posee actualmente, una panadería, en una de sus paredes esta la imagen de la Virgen morena, patrona de los zulianos. 

Lisneiby Vera, de la parroquia Luis Hurtado Higuera en el municipio Maracaibo, es muy devota a la Virgen Morena por haberle concedido el milagro de salvarle la vida a su hija de 6 meses de nacida. Cuenta que cuando tenía 17 años salió embarazada y a los 6 meses sufrió una complicación, donde tuvieron que sacarle a su bebé prematura. Los médicos le dijeron que era muy difícil que se salvará, ya que había nacido muy prematura y antes del tiempo indicado. 

Vera expresó que se aferró con fervor a la Virgen de Chiquinquirá y «le prometí que si le daba vida a mi hija, su primera salida sería presentarla junto a su altar y así fue. La Chinita me hizo el milagro con mi hija, quien tiene actualmente 13 años y es una adolescente sana, por eso mi fe y devoción a la Reina Morena, por haberme concedido el milagro de vida de mi hija y por otras cosas más». 

Yesenia Roa, municipio San Francisco, expresó que desde muy pequeña sus padres le hablaban de la Virgen de Chiquinquirá, con el pasar de los años ella creció siendo devota de La Chinita. Cuenta que cuando salía mal en sus materias pedía con amor a La Chinita para que la ayudará y le hiciera el milagro de graduarse para ser bachiller, siempre la Virgen del Rosario de Chiquinquirá le concedía el milagro. Actualmente le habla a sus hijos de la virgen y los lleva a la basílica para rendirle honores y agradecimiento por los favores concedidos. 

Roa resaltó que cada 18 de noviembre de cada año se reúne con su madrina y familiares para compartir y celebrar el día de la Virgen del Rosario de Chiquinquirá. 

Leticia Romero, devota de la Chinita y habitante del casco central de Maracaibo, expresó que su papá es un historiador y desde muy pequeña le contaba la historia de la virgen de Chiquinquirá, y así creció siempre orando y venerando a la Chinita y dos veces al mes asiste a la basílica a escuchar la eucaristía.

Romero expresó que su casa se viste de navidad y alegría antes de la bajada de la virgen, que se realiza el último sábado del mes de octubre, «porque precisamente nosotros los zulianos comenzamos la época decembrina, y así celebrar con la mayor alegría, que la Chinita ha bajado a reunirse con su pueblo». 

«En mi casa tengo un nicho (altar) de la Virgen de Chiquinquirá, donde desde el día de su bajada hasta su aurora, la ilumino con una vela blanca para agradecerle por todos los favores recibidos, por la salud y la bondad que nos ha dado como familia, y por supuesto orarle por todos aquellos que necesitan de ella, y que los vea con ojos de piedad», afirmó Romero. 

Agregó Romero, que la vida siempre le ha permitido estar unida a su adorada Chinita.

« 1 de 4 »
 

ENLACES PATROCINADOS

				
					<div class="fb-comments" data-href="<?php the_permalink(); ?>" data-width="100%" data-numposts="5">&nbsp;</div>