Los “recogelocos” Mercedes Benz 0-317 se resisten a dejar las calles de Caracas

Leo Luis y José Gómez con el Benz 0-317

Sin dudar en que harían la mejor inversión, Leo Luis Torres y su esposa Carmela Rotondo le compraron al hijo del fallecido propietario de Colectivos del Norte C.A tres autobuses marca Mercedes Benz 0-317, del año 1976, para comenzar una nueva compañía de transporte en Caracas. Estas unidades, que cubrían las rutas San José, Hospital Vargas, la avenida Baralt, Quinta Crespo, La Planta y El Valle; y San José, Hospital Vargas, Las Fuerzas Armadas, La Hoyada y El Cementerio; empezaron a salir de circulación uno a uno debido a diferentes problemas mecánicos que no eran atendidos por el heredero de esta línea de transporte de la ciudad.

“Hasta hace 8 años trabajé para la empresa de transporte Colectivos del Norte. Cuando el dueño mayoritario, el señor Pestana, murió, los autobuses le quedaron a uno de sus hijos, pero no le hacía el mantenimiento que requerían. Se iban parando ¡hasta por un bote de aceite! En vista de que estaban decayéndose las unidades, empezaron a venderlas, y mi señora y yo tuvimos la iniciativa de comprar algunas para sacarle provecho, porque se veían buenas unidades, y aquí estamos”, cuenta Leo frente al volante, acompañado de su socia y esposa Carmela, mientras esperan para surtir de gasoil a dos de sus tres autobuses Mercedes Benz 0-317 en la estación de gasolina de La Bandera.

El legendario Benz 0-317 / Fotos de Jacobo Méndez
« 1 de 8 »

Leo Luis y Carmela rescataron tres unidades que estaban en estado de abandono en San José, donde se encontraba la línea Colectivos del Norte, C.A, y las reactivaron para prestar servicio en la ruta El Silencio – El Valle – Coche.

El eterno Mercedes Benz 0-317

El 0-317 es un modelo de autobús urbano e interurbano que la marca Mercedes Benz produjo entre 1957 y 1972, pero que se ensambló fuera de Alemania hasta el año 1976, según cita el portal Wikipedia.

«Entre 1965 y 1966 la compañía Mercedes Benz autorizó a Sotelo & Ariño para ensamblar el extra urbano 0-302, y el 0-317 desde 1968 hasta 1972, cuando inició operaciones en Anzoátegui», refiere un hilo sobre el Mercedes Benz 0-317 publicado por la cuenta de Twitter @GfdeVenezuela. “Los modelos previos del 0-317 disponían de un metro menos de longitud a pesar de ser el mismo chasis. Incluso, los Mercedes Benz 0-317 de puerta central como los de Expresos Catia La Mar eran un poco más largos, los cuales pasaron luego a otras rutas como Magallanes-Chacaíto. En general, casi todos los modelos previos a 1972 se homologaron al estándar local de Mercedes Benz”, dice la publicación de la red social.

Autobús Mercedes Benz 0-317 que perteneció a la empresa Expresos Catia La Mar. Foto Ricardo Dos Santos

Autobuses Aliados Caracas, C.A, registrada el 17 de octubre de 1964 e integrada en Colectivos Solven, fue la primera empresa privada que usó Mercedes Benz 0-302 y 0-317 en la ruta Gramoven – Plaza Morelos – Chacaíto. Sus 0-317 fueron ensamblados por Sotelo & Ariño, reseña @GfdeVenezuela. Asimismo, agrega esta cuenta de Twitter que la empresa Expresos Catia La Mar mantuvo varios 0-317 de puerta central fabricados por Mercedes Benz en Anzoátegui, además de modelos puerta trasera ensamblados por Sotelo & Ariño.

Estos autobuses, que todavía vemos rodar por algunas avenidas de la ciudad, y que se conocen popularmente como “recogelocos”, porque los choferes accedían a darle la cola a indigentes y borrachitos sin dinero con la condición de que saltaran por encima del torniquete trasero, según el hilo sobre el Mercedes Benz 0-317, han sido de los transportes colectivos de Caracas más duraderos de los últimos tiempos. Más de cuarenta años tienen recorriendo nuestras calles, subiendo y bajando pasajeros, ayudándolos a llegar hasta sus trabajos y hogares.

Y es que las líneas de transporte de la ciudad se volvieron expertas en hacer modificaciones a los Mercedes Benz 0-317, logrando extender sus vidas operativas pese a su edad y la falta de repuestos, motivados principalmente por la imposibilidad financiera de incorporar nuevas unidades al servicio.

Los “recogelocos” de la ruta El Silencio – Valle – Coche

Desde la 6:00 am se encontraba Leo Luis Torres, su esposa Carmela Rotondo, y dos de los choferes haciendo la cola para surtir de gasoil a dos de sus vehículos. Ya era la 1:00pm y parecía faltarles por lo menos un par de horas más para poder llegar a la estación de gasolina de La Bandera.

—¿Cómo les ha afectado la situación del gasoil en el día a día?

—Leo Luis: Es bastante engorroso ahorita. Anteriormente, cuando trabajaba para la empresa Colectivos del Norte, cada vez que bajaba el gasoil nos metíamos de una vez en la bomba para siempre mantener el tanque lleno. Ahorita echamos gasoil hoy, en unas horas, en una cola que empezamos a las 6:00am, duramos un día y medio o dos, y tenemos que volver a equipar. Tardamos mucho tiempo en esto.

—¿Pierden un día de trabajo?

Leo Luis: Por los menos el día de hoy. Hoy lunes perdimos el día.

¿Cada cuánto tiempo tienen que llenar los vehículos de gasoil?

—Leo Luis: Cada dos días.

—¿Y se les permite llenar cada dos días?

—Leo Luis: Sí se nos permite, pero a veces echan y otras no.

—¿Su esposa y usted están todo el día juntos?

Leo Luis: Sí, somos socios. Ella y yo estamos pendientes de las unidades.

Carmela: Yo ayudo a cobrar y a pagar a los colectores.

—¿Ha habido problemas para cobrar por la falta de efectivo?

Leo Luis: No ha habido problema. Cuando se van devaluando los billetes, como ahora los de 200.000 y 50.000, que muchos negocios ya no los quieren, paramos un poquito ese billete.

—¿Y la falta de efectivo ha afectado la cantidad de usuarios?

—Leo Luis: Hay personas que piden colas porque el sueldo no les alcanza. Diariamente damos unas treinta colas. En cuanto a los viejitos, aquí no pagan. Eso sí tenemos mi señora y yo. A las personas de la tercera edad las apoyamos en eso.

—¿Les alcanza el cobro actual del pasaje para mantener las unidades y vivir?

Carmela: Cobramos entre 700.000 a un millón de bolívares por pasaje. Ahorita nos sentimos un poquito más holgados para poder comprar los aceites, o los repuestos necesarios para mantener las unidades, aunque nos sentimos a veces justos, porque son caros, todo está en dólares. Obviamente la inflación te mata el aumento que te puedan dar.

A parte de eso está la situación pandemia. En las semanas radicales son pocas las personas que usan el transporte y no se cubre la guardia.

¿En qué porcentaje se disminuye la cantidad de usuarios en las semanas radicales con respecto a las flexibles?

Carmela: En las mañanas se mueve un poco, pero ya en las tardes decae. En las flexibles trabajas en ambos turnos y consigues ingresos.

—¿Se consiguen repuestos para estos vehículos?

—Carmela: Aquí en Caracas ya no hay repuestos para estos vehículos. Debemos buscar en San Cristóbal o Colombia. Aquí no hay, al menos que alguien tenga este tipo de vehículo parado para venderlo por partes, o piezas.

—¿Les ha afectado la pandemia en su día a día?

—Leo Luis: Cuando es semana radical no se hace la guardia completa.

—¿Cómo se protegen para evitar contagiarse de Covid-19?

Leo Luis: Mantenemos los protocolos. Los colectores tienen alcohol, usamos tapabocas, y cuando llegamos a cada terminal le pedidos a los colectores que desinfecten las unidades con cloro.

Carmela: No dejamos que el usuario entre sin el tapabocas.

—¿Los pasajeros respetan el uso de la mascarilla?

—Leo Luis: Debemos mantener ese protocolo, todos deben subir con mascarillas.

—¿Es peligrosa la ruta El Silencio – El Valle – Coche?

—Carmela: Sí es peligrosa, pero como esta es una unidad grande, creo que no se atreven mucho a meterse. Más problemas de seguridad tienen las encavas.

—¿Se han quedado alguna vez accidentados?

—Carmela: Como estamos encima de los vehículos, muy poco nos ha pasado. Antes de que pase algo mayor, lo atendemos.

Familia de choferes de Mercedes Benz 0-317

A sus 48 años de edad, Leo Luis Torres tiene casi toda su vida conduciendo autobuses de pasajeros. Comenzó a los 18 años y su papá, también chofer de este tipo de vehículos, le enseñó a manejar los largos Mercedes Benz 0-317. “Voy a 35 años trabajando frente al volante. Empecé con camioneticas de gasolina, y luego pasé a los carros de gasoil”, relata.

Autobús Mercedes Benz 0-317 que perteneció a Colectivos del Norte C.A. Foto J. Carlos Gámez

—¿Es difícil manejar este tipo de vehículos?

—Leo Luis: Cuando uno tiene experiencia uno lo ve fácil. Mi papá manejó hace años estos mismos carros de la línea San José- Hospital Vargas.

—¿Tu papá te enseñó a manejarlos?

—Leo Luis: Sí, aunque ya yo conocía el carro. Sabía cómo me tenía que abrir para cruzar, cómo no montar la morocha, y cómo estar pendiente con los retrovisores.

—¿Es difícil conducir un autobús en estos tiempos?

—Leo Luis: En estos tiempos es un poco difícil porque hay muchos motorizados, gente que no cumple las normas de tránsito, se comen la luz de los semáforos. Hay que estar pendiente que alguien no se coma la luz y se vaya a meter contra el autobús. Es un problema. Y ahora la problemática del gasoil. Del resto, tratamos de seguir, estos carros son un patrimonio.

 

ENLACES PATROCINADOS

				
					<div class="fb-comments" data-href="<?php the_permalink(); ?>" data-width="100%" data-numposts="5">&nbsp;</div>
				
			
WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com