InicioJuan Vené en la PelotaBabe Ruth visitó y bateó en México hace 78 años, invitado por...

Babe Ruth visitó y bateó en México hace 78 años, invitado por Pasquel

Disfruten de una nueva entrega de "En La Pelota" por Juan Vené

Jorge Pasquel, el mexicano, acaudalado hombre de negocios, quien invirtió gran parte de su fortuna, para que en México se jugara beisbol de alta calidad, no podía evitar el deseo de que Babe Ruth fuera conocido personalmente por sus compatriotas.

Después de dos llamadas telefónicas, le envió cuatro pasajes de primera clase, porque también invitó a la esposa de Ruth, a la hija y a su esposo.

Hacía 11 años se había retirado el Babe, estaba en sus 51 de edad y ya le molestaba mucho el cáncer en la garganta. Pero fue siempre cordial y tan complaciente, que aceptó batearle a un pitcher de práctica, hizo 10 swings y sacó una de las pelotas entre aclamaciones del estadio lleno.

LOS DESEOS DE RUTH DE SER AGRADABLE

Al día siguiente de la llegada de Babe Ruth a México, todos los diarios amanecieron con grandes titulares acerca de las entrevistas que le habían hecho al llegar.

En el siguiente párrafo de la entrevista, que le hizo en el aeropuerto un reportero del diario deportivo “Ésto”, se nota que trataba de ser muy amable para con los mexicanos.

El vuelo sobre tantas montañas, es una de las escenas más bellas que he visto en mi vida. Estoy muy feliz por encontrarme entre ustedes, les agradezco la hospitalidad que me brindan a mí a mi familia.

“Los mexicanos deben estar muy orgullosos de que Jorge Pasquel sea compatriota de ustedes, porque él le está dando a México, algo que aquí quieren: muy buen beisbol. Y su labor, no solo es desinteresada, sino que también le cuesta mucho dinero.

“El futuro del beisbol en México será muy bueno, de primera, gracias al esfuerzo que ahora hace Míster Pasquel”.

Ruth murió en Nueva York, dos años después de esa visita a México, el 15 de agosto de 1948.

PASQUEL SE ADELANTÓ A LAS GRANDES LIGAS

Pasquel llevó a México para jugar, a docenas de bigleaguers, porque les pagaba mejor dinero del que cobraban en Estados Unidos. Y también se ocupó de contratar a numerosas figuras de las Ligas Negras. En esos dos aspectos, se adelantó a las Grandes Ligas en un montón de años. Además, era dueño de todos los equipos de la Liga Mexicana.

Más de las entrevistas a Ruth

Los reporteros mexicanos han sido tradicionalmente frontales, bien preparados, ante cada caso que cubren. Por eso, uno de ellos preguntó a Ruth:

“¿Es cierto que se quedará viviendo en México y que los propietarios de equipos de las Mayores le prohibían venir a nuestro país?”

“Prefiero no hablar de cosas desagradables. Vine a divertirme. Y es lo que desea Pasquel. Así que vamos a divertirnos. Aprovecho para retar a Pasquel a un juego de golf”.

Otra pregunta que le hicieron: ¿Cierto que por la labor de Pasquel, los fanáticos del beisbol en Estados Unidos, odian a los mexicanos?.

Ruth sonrió y dijo: “No es cierto, no son los fanáticos, sino los dueños de equipos quienes odian a la Liga Mexicana, por tanto de bueno que hace Pasquel por el beisbol y por los peloteros, especialmente.

“He recibido centenares de cartas, en las cuales insisten en que los jugadores van bien, pero los magnates son unos tacaños y merecen sufrir la crisis que están sufriendo. También es generalizada la opinión de que sería una tremenda tontería que los propietarios de equipos llevaran el caso a una Corte, como han amenazado”.

“El caso” era la labor de Pasquel.

Ruth no quiso opinar acerca del comisionado Happy Chadler. Y a otra pregunta respondió, aceptando que deseaba dirigir un equipo de Grandes Ligas. Pero agregó:

“Lo malo es que los dueños no me quieren, porque si regreso al beisbol de mánager, tendrán que subir los sueldos inmediatamente. Porque es justo que así sea, porque ellos anuncian ganancias fabulosas, pero que en nada benefician a los protagonistas del espectáculo”.

Babe toreó esta otra pregunta: “¿Cuáles han sido los cambios más notables en Grandes Ligas entre su época de pelotero y ahora?. Dijo:

“Me es imposible hacer un análisis correcto, porque solo voy al beisbol en juegos inaugurales, ya que me paso la mayor parte del tiempo, jugando golf y pescando”.

Entonces recordó, que los Medias Rojas le pagaron 350 dólares por toda la temporada, en 1914, y que fue cuando se formó una liga llamada Federal, en la cual le ofrecieron 20,000 dólares anuales. Sin embargo no se animó a cambiar de Liga, porque amenazaron con suspender a los peloteros que lo hicieran. Sus mayores honorarios fueron 80 mil dólares por cada una de las campañas de 1930 y 1931, con los Yankees.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí