InicioLa cota LilPedro de la Hoz

Pedro de la Hoz

Incisivo, muy incisivo. Fue siempre claro y rotundo, y para serlo se formó en dos vertientes que el periodismo amó: la Academia y la Calle. La academia en la calle, que le gustaba por aquello de la vista larga de los pueblos.

Tan incisivo como amigo era Pedro de la Hoz, el querido colega que partió físicamente el pasado miércoles 5 desde La Habana, luego de batallar tan titánica como infructuosamente contra un cáncer. Tenía 71 años, este colega que admiraba el talante de los venezolanos, que visitó nuestro país y que dedicó textos meridianos a nuestra estancia en Radio Rebelde cuando la etapa del “Club Caribe”.

Pedro nos recibió cuando llegamos a trabajar y también nos despidió con pesadumbre cuando retornamos a Venezuela. En cada oportunidad posible en La Habana o en Caracas establecíamos contacto y apoyó mucho cuando quisimos hacer un encuentro caribeño de periodistas dedicados a la música.

Una sola vez le visité en el Diario Granma. Estaba muy concentrado en su trabajo y no quería distraerse, pues estaba en pleno ejercicio periodístico. En su lugar, el también inolvidable colega Omar Vásquez, su compañero de Redacción Cultural, nos atendió fraternalmente.

Durante los últimos meses ya no respondió nuestros mensajes. No sabíamos de sus males hasta este miércoles en que Sergio Santana desde Medellín nos avisó, y Randy Alonso, de Cubadebate, certificó las terribles horas finales del compañero que marchó.

Los periodistas, compañeros y pueblo, reunidos en la Unión de Escritores y Artistas de Cuba, le rindieron homenaje este jueves. Pedro de la Hoz, por decisión de su familia, fue cremado.
Parte un excepcional periodista, un amigo a toda prueba y un anticolonialista de los de “ni tantico así”.

Paz a su alma, luz a su memoria y honra permanente a su ejemplo de comunicador incisivo, integral, consecuente con la verdad y la historia.

@lildelvalle

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí