InicioCulturaNaiguatá rindió homenaje a San Antonio de Padua

Naiguatá rindió homenaje a San Antonio de Padua

Feligresía del Barrio San Antonio de Naiguatá pidieron por los deseos imposibles al Santo en su día

Como cada 13 de junio, feligresía y mujeres del Barrio San Antonio de Naiguatá, en el estado La Guaira, festejan la devoción a San Antonio de Padua, para pedir por los deseos imposible y un buen esposo, según los devotas del santo.

«Esta tradición se organiza desde hace 30 años, en la Calle 3 del barrio. La señora Antonia Merentes, quien fue custodia del Santo, fue quien inició la tradición junto a otros señores mayores, quienes decoraban las calles. Ahora yo soy custodio junto a Johana Paz», indicó Orlando Medina, integrante de la cofradía de San Antonio de Naiguatá.

La festividad de este 13 de junio comenzó con una misa en Iglesia Nuestra Señora de Coromoto, en Pueblo Arriba, en Naiguatá. Luego realizaron una procesión por la calles del Barrio San Antonio, acompañados del repique de tambores, rezos y parrandas, que no podían faltar.

La festividad de San Antonio de Padua marca el inicio de las celebraciones populares que Naiguatá realiza en el mes junio. Naiguatá es una de las parroquia con mayor número de tradiciones culturales, además de mítico religioso como Corpus Christi con los Diablos Danzantes, San Juan y San Pedro, entre otros.

«Cada año vengo con mis hijas para agradecer los favores recibidos y pedir por los imposibles. La gente dice que hay que colocar el Santo boca abajo y pedirle un marido; solo se voltea cuando llegue el hombre indicado», dijo Carmen Ríos, devota de San Antonio.

También entre el barrio El Guamacho y Plazoleta del Carmen de La Guaira se celebra esta festividad, donde niñas, mujeres jóvenes y adultas llevan esta tradición, que se caracteriza por la entrega de un pan como sinónimo de caridad y prosperidad.

«El pan se manda hacer en la panadería con una mezcla espacial, antes lo hacían un grupo de mujeres. La idea es reunirse, compartir y dar un mensaje al necesitado, de eso se trata ser imposible o lo que es Santo», explicó Marciel Laya, devota de San Antonio.

Luis González señala que Naiguatá data 1710 y fue bautizada bajo el nombre de San Francisco de Asís de Naiguatá y con el paso del tiempo fue llamada Naigua y finalmente Naiguatá, nombre con el que hoy se le conoce. Es por lo que el patrono de esta parroquia es San Antonio de Padua, quien es conocido como el doctor de la Iglesia y patrono de los pobres.

Naiguatá era considerado como un pueblo de indígenas, habitado para ese entonces por 261 aborígenes dentro del poblado, con antigua doctrina cristiana franciscana, a lo que se debe su orientación mítico-religiosa y sus tradiciones folclórica.

Corpus Christi

La parroquia Naiguatá también se prepara para la celebración este jueves 16 de la festividad de Corpus Christi y la próxima semana para San Juan.

La fiesta de Corpus Christi es una tradición que cada Jueves de Pentecostés reúne a miles de visitantes en el Pueblo Arriba durante dos días. La vigilia el día 23 y luego la gran fiesta del día 24, cuando bajan los promeseros desde el Cerro Colorado, en lo alto de Naiguatá.

Es de hacer notar que los Diablos Danzantes son Patrimonio Inmaterial de la Humanidad declarados por la Unesco en el 2012.

La otra festividad de Naiguatá es el 24 de junio con la celebración del único santo al que le rinden homenaje en su cumpleaños como es San Juan.

La tradición de los tambores de San Juan en Naiguatá data de hace más de medio siglo. El santo ha sido custodiado por la familia Corro, quien cada año abre las puertas de su casa para celebrar el cumpleaños de San Juan.

Los tambores comienzan su repiquetear a las 12 del mediodía, cuando han celebrado la misa en honor a San Juan y comienza la procesión por todo Naiguatá.

Deja un comentario