InicioLas últimas noticias del amorAlicia en el mundo de los abusadores

Alicia en el mundo de los abusadores

En columnas anteriores he intentado desidealizar, a través de sus historias de “amor”, a grandes iconos de la cultura musical a nivel mundial: Elvis Presley, Bob Marley, John Lennon.

¿Por qué ellos? Porque me gustan. Sería muy sencillo dejar en evidencia a un par de reguetoneros con canciones repletas de violencia, sexismo, etc, pero ¿a los voceros del amor y la paz?

Tal vez por eso (¿o por un machismo casi imperceptible?) algunos me han escrito a través de las redes sociales para preguntarme: ¿Estás segura? ¿No serán “teorías” inventadas para desacreditar a nuestros referentes?

No, no son “teorías”. Son historias reconocidas por ellos mismos, sus esposas, hijos, familiares.

Esto no ocurre solo en la música. En la literatura, por ejemplo, abundan los casos.

Hay un libro que me gusta mucho: ‘Alicia en el país de las maravillas’ (1865), del escritor británico Charles Lutwidge Dodgson, bajo el seudónimo de Lewis Carroll.

Y ¿sabían que Lewis Carroll era un pedófilo? Si, Alicia existió. Cuando se conocieron, él tenía 24 años y ella cuatro. Pero, Carroll no solo se obsesionó con Alicia Liddell sino con otro centenar de niñas.

Para atraerlas, él siempre cargaba una maleta repleta de disfraces, juguetes, dulces. A la par, se ganaba la simpatía de sus padres y luego obtenía el permiso para pasear con ellas.

De hecho, fue en 1862, en un viaje en bote por el Támesis, cuando Alicia, que acababa de cumplir diez años, le pidió a Carroll que les narrase (a ella y a sus hermanas Lorina y Edith) un cuento.

Carroll recreó entonces las aventuras de una niña llamada Alicia. A ella le gustó tanto la historia que le pidió que se la escribiera sobre papel. Dos años después, en las navidades de 1864, él se lo regalo.

Pero, un año antes, Carroll le enseñó este manuscrito a un editor que aceptó publicarlo y salió a la venta en 1865 con ilustraciones de John Tenniel.

Además de obtener permisos para pasear con las niñas, Carroll, valiéndose de su fama de fotógrafo, también las invitaba a sesiones de fotos en su casa.

Sobre estas sesiones, con poses bastante sugestivas, Carroll escribió en su diario:

“Si me atreviera prescindiría de sus vestidos, las niñas desnudas son totalmente puras y encantadoras. Estas niñas (nombra a 107) constituyen las ¾ partes de mi vida”.

Pero fueron muchas más. Con el beneplácito de sus compañeros de la universidad de Oxford, que satisfechos dejaban que fotografiase a sus hijas, pudo fotografiar entre doscientas y trescientas niñas.

En cuando a Alicia, Vanessa Tait, su bisnieta, afirmó que su familia posee cartas privadas donde se evidencia que Lewis Carroll quería casarse con ella.

Además, años después, cuando Alicia ya tenía más de 30 y estaba casadísima, recibió una misiva de Carroll, donde él le confiesa que ella había sido su “amiga-niña” ideal y que, aunque tuvo docenas de “amigas-niñas”, con ella todo fue “diferente”.

Sin ir tan lejos

También pudiéramos hablar del reconocidísimo escritor francés, Gabriel Matzneff, quien abuso de un montón de niñas, escribió abiertamente sobre su pedofilia durante décadas y, aún, fue protegido por los poderosos del mundo editorial/periodístico, empresarial y también el político pues era amiguísimo del entonces presidente François Mitterrand.

Matzneff, por cierto, fue el promotor en 1977 de la petición publicada en el diario Le Monde, defendiendo las relaciones intimas entre adultos y menores, la cual fue firmada, entre otros, por Simone de Beauvoir, Jean-Paul Sartre, Roland Barthes y Michel Foucault.

Obvio que esto también me partió el corazón, pero así fue… y no se puede justificar tales aberraciones diciendo “ay, es que era otra época”

Asimismo, en el mundo de las ciencias tenemos casos como el de Albert Einstein. En el religioso/espiritual, capítulos como el de Gandhi. ¿Industria cinematográfica? Episodios como los de Gérard Depardieu. En política… ni hablar. ¿O hablamos de todos?

Por: Jessica Dos Santos

Cuéntame tu historia, redáctala como sea, juntos le damos forma y la compartimos. En la vida, difundir las distintas formas del amor, siempre es necesario: lasultimasnoticiasdelamor@gmail.com

Lee otras historias:

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí