InicioLas últimas noticias del amorPelículas "tonticas" para volver a creer en el amor

Películas “tonticas” para volver a creer en el amor

Un día, de la nada, mi exnovio me dijo que la primera vez que yo acepté una de sus invitaciones a salir, él se sintió como Hugh Grant (William Thacker) en ‘Un lugar llamado Notting Hill’.

En aquel momento, su referencia me hizo sonreír y sentir que era una suerte de “señal”. Ya saben, una siempre anda buscando “señales” para todo aquello de lo que no está muy segura.

El hecho es que ‘Un lugar llamado Notting Hill’, con Julia Roberts en el papel de Ana Scott, forma parte de mi lista de películas “tonticas” donde me refugio –con un pote de helado triple chocolate o una copita de vino al mejor estilo de Bridget Jones- cada vez que me hace falta volver a creer en el amor.

En la peli, Julia es una actriz de Hollywood que entra de incógnita en una librería, donde conoce a Hugh, un sencillo vendedor de textos, a quien su esposa dejó recientemente.

El romance empieza, pero la fama de ella trastoca amargamente su tranquila vida.

Entonces, él la rechaza por temor a salir herido y ella, con una triste sonrisa, solo alcanza a decirle: “La fama no es real. Soy solo una chica de pie frente a un chico pidiéndole que la ame”. En ese punto, todos lloramos.

Ni hablar de la escena donde le regala La Mariée (La novia), un cuadro hermosísimo de Marc Chagall o de los increíbles acordes de She en versión de Elvis Costello.

En el fondo, todo esto me hizo “click” no porque yo sea “famosa” sino porque sentía la necesidad de sentirme normal, de ir en busca de una paz que se pareciera a mí.

Justamente de eso hablo en mi nuevo libro ‘Nada es tan personal como parece’ y la semana pasada, una amiga que es terapeuta lo leyó y me dijo:

Me hizo recordar la película ‘Alguien tiene que ceder’ con Diane Keaton y Jack Nicholson, la cual –obviamente- también forma parte de mi lista.

Es más, me atrevería a decir que viéndola fue la primera vez que noté que la escritura realmente podía ser una actividad sumamente terapéutica.

A la par, pude entender (en parte) la fascinación de los hombres mayores por las jóvenes, su temor a las mujeres demasiado talentosas o exitosas, las inseguridades femeninas, las excepciones a las reglas.

En esta misma tónica, hace apenas unas semanas, incorporé otra película a mi selección: Cuando Harry conoció a Sally, protagonizada por Billy Crystal y Meg Ryan.

Es de 1989, pero yo nunca la había visto.

Resulta que se trata de todo un hito para el género de las comedias románticas especialmente porque se trataba de una pareja protagónica que no prometía demasiado.

No tenía grandes estrellas, ni escenas de sexo. En cambio, sí tuvieron mucha competencia: el Batman de Tim Burton, otra entrega de Indiana Jones, Volver al Futuro II.

Pero la película triunfo porque tiene ritmo sabroso y la mezcla perfecta de humor y ternura. La visión femenina (el guión es de Nora Ephron) impide que sea un compendio de chistes de hombres. Es amor con contradicciones, como suele ser. Es un amor que ama lo bueno y lo “no tanto”, lo “diferente a mi” del otro:

“Te quiero cuando tienes frío estando a 21º, te quiero cuando tardas una hora para pedir un bocadillo, adoro la arruga que se te forma cuando me miras como si estuviera loco, te quiero cuando después de pasar el día contigo mi ropa huele a tu perfume y quiero que seas tú la última persona con la que hable antes de dormirme por las noches”.

En fin, ¿ustedes cuáles películas “tonticas” agregarían a mi lista en pro del amor?

Por: Jessica Dos Santos

Cuéntame tu historia, redáctala como sea, juntos le damos forma y la compartimos. Difundir las distintas formas del amor, siempre es necesario: lasultimasnoticiasdelamor@gmail.com

Lee otras historias:

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí