InicioLas últimas noticias del amorQuien te hace llorar no te ama

Quien te hace llorar no te ama

Tal como hablamos la semana pasada, en materia amorosa, existen comportamientos que tienen un trasfondo muy dañino.

Hoy se habla mucho de ellos, pero las terminologías en inglés hacen que algunas personas- en especial quienes integran “la vieja escuela”- no entiendan de qué se trata.

Nos referimos al ghosting, haunting, gaslighting, stonewoling, breadcrumbing, love bombing y honey moon, actitudes que aún suelen pasar absolutamente desapercibidas, en especial porque en nuestra cultura hay una suerte de asociación entre amor y dolor.

Ya saben, el refrán “quien bien te quiere te hará llorar” o como diría Gualberto Ibarreto en El Ladrón de tu amor: “que quien te hace llorar es quien te ama”.

Una canción que, por cierto, fue el soundtrack de una popular telenovela venezolana (Leonela, 1984) donde la protagonista se enamoraba de su violador, quien luego le era infiel con múltiples mujeres ya que ella no conseguía superar el trauma.

También tenemos las celebres frases de la Madre Teresa de Calcuta: “el amor, para que sea auténtico, debe costarnos” o “ama hasta que te duela. Si te duele es buena señal”.

Como ven, hay una gran tendencia a normalizar el maltrato y, en consecuencia, a que pase desapercibido, en especial si no deja huellas físicas visibles.

Por eso, hoy queremos usar esta columna para explicar algunas conductas que poco o nada saben de amor:

Ghosting (desaparecer como un fantasma): esfumarse sin dar explicaciones, cortando por completo la comunicación, insinuando que ese “final” es culpa de la víctima.

Haunting (aparición fantasma): La relación termina de forma abrupta. Sin embargo, la persona continúa dejando su huella en redes sociales para impedir que la víctima lo olvide. Por ejemplo, dejando un “me gusta” en Instagram o visualizando las historias.

Gaslighting (luz de gas o iluminación de gas): La persona intenta que la victima dude de su razón o juicio mediante una prolongada labor de descrédito de sus percepciones y recuerdos: “estás loco/a”, “eso no pasó”.

Stonewalling (pared de piedra): abarca el comportamiento frío, distante o evasivo al que repentinamente es sometida la víctima, quien solo reciba respuestas poco claras.

Breadcrumbing (migajas de pan): acá el manipulador intenta que la víctima se conforme con lo mínimo. Busca mantener su interés pero sin esforzarse ni involucrarse. Por eso, suelen buscar a personas con carencias emocionales o baja autoestima, aquellas que no se sientan “queribles”, dignas de amor.

Love bombing (bombardeo de amor): una sobredosis de mensajes y muestras insistentes, reiteradas y obsesivas de amor desmedido, en una etapa temprana de la relación.

La víctima se acostumbra a esta dinámica pero luego, de la nada, el bombardero le quita lo que le venía dando y empieza a tratarla con desdén. 

Con el tiempo, esto se convierte en un círculo dañino: cuando el abusador siente que está perdiendo poder sobre su pareja, reanuda las demostraciones desbordadas de amor para recuperarlo y así sucesivamente.

A veces, incluso, la relación ya se terminó y cuando la víctima por fin esta reponiéndose, el otro aparece con toda su artillería de “amor”. Acuérdate de  Queen: “Too much love will kill you” (Demasiado amor te matará).

Honey moon (luna de miel): La víctima empieza a percibir que lo es, busca alejarse, pero para reconquistar su confianza, el abusador produce escenarios perfectos que lo hacen lucir como “una persona nueva”, alguien que “cambió”, se “transformó”, un príncipe.

Entonces, la víctima se aferra a esto y oculta o justifica los comportamientos abusivos. Esto puede repetirse una y otra y otra y otra vez.

De acuerdo con los expertos, las personas que han tenido pocas relaciones saludables en su vida (y desean con ansias ser amadas) son más susceptibles a terminar sometidas a cualquiera de estas acciones. También, obviamente, a protagonizarlas.

Si crees que eres victima de alguno de estos escenarios (o tal vez acabas de notar que has sido el victimario o la victimaria): busca ayuda.

Por: Jessica Dos Santos

Cuéntame tu historia, redáctala como sea, juntos le damos forma y la compartimos. Difundir las distintas formas del amor, siempre es necesario: lasultimasnoticiasdelamor@gmail.com

Lee otras historias:

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí