Una carta para Sofía

La semana pasada publicamos la historia de Sofía, una joven que creció en el seno de una familia demandante y ausente desde el punto de vista emocional, por lo que un día decidió partir de la casa materna, buscar ayuda psicológica y apostar a ella.

Su historia conmovió al psicólogo Fernando Pérez, quien nos hizo llegar “una carta para Sofía” con una serie de consejos que, en realidad, pueden ayudar a cualquier adolescente, joven o adulto que se encuentre luchando para reencontrarse con su niño interior, sanar sus heridas familiares y no repetir patrones de conducta. Acá va:

Primero, quiero felicitar a Sofía por haber tomado una de las decisiones más difíciles: la independencia y la autonomía, a pesar del miedo y la fragilidad que pueden generar.

Después, quisiera decirle que esa madre y ese padre, como todo aquel que nos lastima, fueron sus verdaderos maestros, los que le enseñaron lo que sabe de la vida, del amor y el odio, del dolor y el placer, de la soledad y la solidaridad, de la fuerza y la debilidad, de la tristeza y la alegría, del sufrimiento y la resistencia. Maestros que, junto a los cariñosos y especiales, la convirtieron en la mujer que es ahora.

Que el abandono no sólo implica ausencia física, sino también indiferencia o distancia. El abandono hace que la gente se pierda o se encuentre a sí misma y ella se encontró.

Que cada ser humano carga o padece una cruz, un sufrimiento que le permitiría, si hay madurez, su despertar, descubrir su sentido y misión en la vida, que en gran medida consiste en aprender, avanzar y amar, a pesar de…

Que tiene dos opciones: odiar o perdonar y es una elección. Que el odio la ancla al pasado y al dolor. Que el perdón, por difícil que suene, le permitirá crecer.

Que igualmente ella tendrá que elegir entre considerarse o asumirse como una víctima o como una sobreviviente que sigue adelante.

Que la invito a ver la película La cabaña del director británico Stuart Hazeldine, basada en la novela de William Paul Young, que le quite los tonos hollywoodenses y la vea como una investigadora, tomando lo que le sirve y desechando lo irrelevante para ella.

Que nunca olvide que la “adicción al trabajo” no te hace más hacendoso o aplicado, que de hecho es propia de los países donde impera la cultura del capital.

Que muchos padres sólo enseñan a sus hijos sobre el sufrimiento y lo hostil del mundo, pero que ella puede darle un giro a eso, aprendiendo y criándose a sí misma con una pedagogía de la vida, del amor, de la alegría, de la belleza y la esperanza.

Que no es malo ni es culpable por sentir lo que sintió o siente… por sus padres, por su familia.

Que puede leer el libro El hombre en busca de sentido, escrito por el psiquiatra austríaco Viktor Emil Frankl y publicado en Alemania en 1946, el cual le hará aprender más sobre la capacidad humana de trascender a las dificultades.

Que sanar sus heridas implica o pasa por convertirse en la mejor versión de sí misma que pueda llegar a ser, descubriendo que ella es ella y su madre es su madre, y su padre es su padre, y su hermano es su hermano, y que no hay nada más toxico que las lealtades automáticas.

Que cuando se descubre el verdadero amor, se empieza a irradiarlo hacia los demás, convirtiéndose en luz para los extraviados, necesitados y sufrientes.

Que ella puede amar, ayudar, orientar y acompañar a otras personas a salir de su infierno, incluso con algo tan simple como escribir y contar su propia historia, contribuir a derribar el tabú que existe en torno a estos temas.

Que su caso es una muestra más de lo que está fallando en nuestra educación. Simón Bolívar, en su Discurso de Angostura, propuso la creación de un Poder Moral, con una Cámara de Educación, cuya función sería la de educar a las madres (también padres, agregaríamos), para que, a su vez, educasen a sus hijos para una nueva República estable, segura, próspera, unida y feliz. Ojalá pudiéramos iniciar pronto esa cruzada.    

Cuéntame tu historia, redáctala como sea, juntos le damos forma y la compartimos. Difundir las distintas formas del amor, siempre es necesario: [email protected]

 

ENLACES PATROCINADOS

				
					<div class="fb-comments" data-href="<?php the_permalink(); ?>" data-width="100%" data-numposts="5">&nbsp;</div>
				
			
WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com