Un futuro entrevisto en claroscuros

Con la curiosidad, y el respeto, del advenedizo, atribuimos siempre al cómic una capacidad superior para desbordar imaginarios. Su ventaja sobre otros géneros editables es la de contar con imágenes, si bien esto a algún aprensivo lector pueda parecerle limitativo en la medida que suprime la necesidad de esbozar las suyas propias. Las razones que nos distancian en uno y otro caso podrían ser tan solo circunstanciales.

La hoy llamada “novela gráfica” (o “relato gráfico”) tiene, al menos, un par de generaciones pugnando por convertirse en una especie con reputación, deslastrando en el ínterin su concepto de género menor o infantil. Denominaciones hasta cierto punto menospreciativas, como “tebeo”, “historieta” o “muñequitos”, condicionaron a editores y públicos y mantuvieron al cómic en una segregada parcela, donde tuvo cierto valor como mercancía editorial.

Es conocida la anécdota de Julio Cortázar acerca del origen de su novela-cómic “Fantomas contra los vampiros multinacionales”. Amparándose en el uso no autorizado de su imagen por los creadores de la historieta mexicana “Fantomas, la amenaza elegante”, él, en contrapartida, se valió de la figura del superhéroe para el desarrollo de una aventura que conectaba la realidad de las conspiraciones políticas con el mundo de la fantasía. El resultado, absolutamente irreverente, es hoy uno de los títulos del autor argentino que mejor ha envejecido.

Este potencial del género, decíamos, se ha venido irradiando a medida que se impone la cultura digital. El diseño, la arquitectura, el cine y los videojuegos beben hoy con avidez de sus fuentes. Grandes empresas editoriales, como Marvel y DC Comics, amasan fortunas al ritmo en que Hollywood se ve urgido de material para sus guiones.

“La noche de Prometeo”, editado por El Perro y la Rana, resulta un avance en firme para el género dentro del ámbito venezolano, que, si bien encuentra en su historial iniciativas de esfera más bien reducida, como las revistas “Clips” y “Venezuela en Cómics”, no contaba aún con el apoyo institucional. Publicada originalmente en 2015, esta segunda edición fue optimizada para la más reciente Feria Internacional del Libro y puede descargarse de manera gratuita desde la página web de la casa editora.

A la usanza clásica, la pieza está confeccionada a cuatro manos. La historia, el tono y las letras son del escritor Wilfredo Machado; el dibujo, la diagramación y la sombra poética son del ilustrador César Mosquera. El concepto, más arduo en el caso de un volumen de estas características, es total mérito de una editorial que se atreve como ninguna otra con esta publicación.

En cuanto al relato, este se inscribe en el marco de una sociedad distópica, en la que fuerzas represivas plagan el espacio de una metrópoli en decadencia. En ella el personaje principal se moviliza entre las sombras, hurtando el cuerpo a sus violentos perseguidores durante una aparente misión suicida. Trabajada con una refinada técnica de claroscuro, predominan aquí el diseño de unas viñetas soberbias, en las que el ambiente asume el protagonismo. Un narrador omnisciente asume la voz de Samuel Lot, el fugitivo, recurso que nos lo despersonaliza y escamotea sus motivos. Este arriesga su vida por una razón que se descubrirá durante la inesperada escena final.

Al igual que otros héroes del género, Lot es frío y resolutorio. Su drama encarna al de sus congéneres, ausentes de la trama pero víctimas intuidas del contexto. Gravitan en torno a la narración ensoñaciones de un pasado que explican el presente de la historia, en tanto cadena de eventos desafortunados, aunque no su génesis, por otro lado, no demasiado difícil de adivinar en un mundo que apuesta poco al futuro. El círculo se va cerrando hasta componer una metáfora solvente del mito de Prometeo, que alcanza con esta obra una renovada brisa interpretativa.

5 Novelas gráficas imprescindibles

“El Incal”, Jean Moebius y Alejandro Jodorowsky (1980)
El Incal es la historia que se debería leer si nunca se ha leído nada del fallecido Jean ‘Moebius’ Giraud. Aquí crea un futurista universo extraño y maravilloso, junto con el escritor, guionista y psicomago Alejandro Jodorowsky, famoso por su adaptación de Dune. El detective John Difool descubre el objeto mítico conocido como El Incal, que lo pone en el punto de mira de personas extremadamente poderosas.

“Watchmen”, Alan Moore (1986)
Publicada por DC Comics en 1986, es una de las novelas gráficas más populares y premiadas de la historia. Aunque se publicó en dos años, existe una edición en un solo volumen. Está ambientado en un mundo alternativo en el que surgieron superhéroes en las décadas de 1940 y 1960, cambiando el curso de la historia.

“V de Vendetta”, Alan Moore y David Lloyd (1989)
Se trata de un clásico contemporáneo, uno de esos cómics atemporales tan actuales como cuando se lanzó por primera vez. Moore ambienta esta historia en su Inglaterra natal, en un régimen totalitario futurista que incorpora muchos de los problemas de la sociedad actual. Ciencia ficción, sí, pero factible; fantasía, también, pero con raíces en la realidad. “V de Vendetta” habla de la libertad y de la fe, dos valores de los que carecen muchas sociedades occidentales.

“Sin City”, Frank Miller (1991)
Se trata de una serie de historias desarrolladas en la ciudad ficticia de Basin City, alternándose el protagonismo entre sus diversos personajes recurrentes. En realidad no hay personajes protagonistas o secundarios que participen de todas las historias, sino que el verdadero protagonista sería la ciudad, constante en todas las tramas. El dibujo, en blanco y negro, sobresale por el uso del contraste, al tiempo que Miller añade algunos toques de color en diversos momentos para destacar la luz de un personaje, su sensualidad o su amargura.

“Arrugas”, Paco Roca (2007)
Se trata de una novela gráfica publicada en 2007 por la editorial francesa Delcourt que trata sobre un tema tan serio como el Alzheimer. Para conseguir la mayor verosimilitud, su autor estuvo un año documentándose sobre patologías relacionadas con la vejez y acudiendo a residencias geriátricas, para recopilar anécdotas de enfermeros, pacientes y familiares.

 

ENLACES PATROCINADOS

				
					<div class="fb-comments" data-href="<?php the_permalink(); ?>" data-width="100%" data-numposts="5">&nbsp;</div>