Artesanas rinden tributo al Dr. José Gregorio Hernández

Cooperativa de Artesanos Religiosos Dr. José Gregorio Hernández

Desde hace más de 20 años fue conformada la Cooperativa de Artesanos Religiosos Dr. José Gregorio Hernández, que hace vida a las afueras de la Iglesia Nuestra Señora de La Candelaria, en Caracas, y donde se le rinde tributo a la vida y obra del llamado médico de los pobres.

Carmen y Haydee Torres, son hermanas, forman parte de la cooperativa y por más de dos décadas se han dedicado a la comercialización de artículos religiosos alusivos al nuevo beato criollo, así como a la atención de los turistas y devotos que visitan la iglesia desde distintas partes de Venezuela e incluso de otros países para pedir o agradecer algún favor concedido, especialmente en el área de salud.

“Todas las personas que laboramos en las cooperativas somos devotas del Dr. José Gregorio Hernández, oramos por su beatificación, que bien merecida la tiene. Yo tuve el honor de ser invitada al acto de exhumación de sus restos, fue un evento hermoso, cargado de mucha espiritualidad, en donde todos pedimos por el bienestar de Venezuela, por el fin de la pandemia del covid-19”, relata Haydee.

Por su parte, Carmen señala que las personas que visitan el templo, siempre buscan llevarse un recuerdo, una estampita, una imagen, un rosario, una vela, con la imagen del doctor, objetos que solicitan sean bendecidos y los llevan a sus casas con la fe inquebrantable que les darán protección.

Recibieron su milagro

Genoveva de Pérez, es otra de las artesanas que, en estos tiempos se mantiene fiel en su puesto de trabajo, pero solo en las semanas de flexibilización y cumpliendo las normas de bioseguridad para evitar contagios del coronavirus.

“Yo recibí un milagro del Dr. José Gregorio Hernández, tenía problemas en la vista, padecía de glaucoma, enfermedad que me estaba dejando ciega, los médicos me mandaron a realizarme todos los exámenes y recomendaron una operación, pero yo le pedí con tanta fe mi sanación, que me concedió mi solicitud”, cuenta.

Dice que estando en el consultorio de su médico tratante, con todos los exámenes en mano, comenzó a sentir que recobraba la vista. “Me revisaron los médicos, me dijeron que yo estaba curada y no había necesidad de intervenirme”, afirma con gran devoción.

En su mesa de trabajo, Genoveva muestra con orgullo una colección personal   de imágenes del nuevo beato, a la que califica como su gran tesoro. Igualmente ofrece estampitas y fotos, junto a la oración para pedir algún tipo de favor.

Otra de las integrantes de la cooperativa es Ana Rodríguez, quien trabaja en La Candelaria desde hace 15 años. Recuerda que hace 32 años estaba embarazada y esperaba con grande ilusión la llegada de su hija Cristina, pero se le adelantó el parto y se presentaron algunas complicaciones.

“Yo vivía en la zona de Plan de Manzano,  en Catia, entré en trabajo de parto y me trasladaban en un jeep, precisamente al hospital Dr. José Gregorio Hernández, vehículo en el cual nació mi única hija. Los médicos me informaron que la niña venía con algunos problemas, que le había faltado oxígeno y que además padecía una enfermedad degenerativa, pero igual yo le pedí que salvara a mi pequeña, que ya cumplió 32 años a mi lado, ese es el milagro que agradezco a nuestro santo venezolano.”, dijo.

Señala estar muy emocionada por la beatificación del médico de los pobres, y en agradecimiento, seguirá honrando su nombre a las afuera de la iglesia La Candelaria.

“El Dr. José Gregorio Hernández, visitó y curó a mi hermana cuando padecía de una grave enfermedad, en su infancia. Mi mamá, que se llamaba Maria Eufemia, era muy devota a nuestro nuevo beato. Nos contó que estando mi hermana en su cuarto, se apareció el Dr. Hernández, tocó su rostro y la enfermedad comenzó a desaparecer”, afirma Aida Solano, también integrante de la cooperativa de artesanos religiosos desde hace 21 años.

Señala que su familia es de la región andina y que al momento de la gravedad de su hermana, no tenía los recursos para pagar la consulta de un médicos y tampoco para comprar medicamentos. “Mi mamá nos inculcó desde muy pequeñas la devoción al Dr. José Gregorio Hernández, que nosotros hemos mantenido como un patrimonio familiar, y ahora estamos llenos de júbilo por esa beatificación, que por fin se concretará el próximo 30 de abril”, dijo.

Indicaron que durante el acto de la beatificación, que se llevará a cabo en la iglesia del Colegio La Salle, esperan que muchos devotos se acerquen a la iglesia La Candelaria, a unirse en oración, fe y esperanza.  

 

ENLACES PATROCINADOS

				
					<div class="fb-comments" data-href="<?php the_permalink(); ?>" data-width="100%" data-numposts="5">&nbsp;</div>
				
			
WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com