Cigarrillos chimbos invaden los mercados populares

Debido al alto costo de los cigarrillos convencionales en el país, en los últimos meses se ha hecho común ver nuevas marcas comerciales en las calles de Caracas.

Royal, Pacific y Kings Club son algunas de las marcas encontradas para el consumo, proveniente de Colombia y no tienen permisología para ser vendidas en Venezuela.

Oscar Alberto Prado, médico especialista en neumonología, explica que “el consumo de este tipo de sustancias, es de por sí, perjudicial para la salud, si es ilícito es más perjudicial”.

Señala que al no tener un control sanitario se convierte en una amenaza a la salud pública. “Estos productos son elaborados con sustancias que deben ser aprobadas científicamente, como el gas cianhídrico y la nicotina, por decir algunos. Estos componentes pueden producir mutaciones genéticas que se han relacionado directamente con el cáncer de pulmón, sino son aprobadas para el consumo humano”, explicó.

En lo más sencillo, está lo más peligroso. “Aunque parezca no tener importancia, el relleno del cigarro puede ser mortal. Contienen minúsculos trozos de hoja de tabaco que proviene de los tallos y otros desechos de la hoja y son mezclados con agua, aromatizantes y otros aditivos”, explicó Prado.

Cada país tiene un proceso diferente de control sanitario, por lo que el consumo del producto ilícitamente puede afectar al consumidor, porque “no sabemos qué es lo que está fumando la persona”, sentenció.

Pérdidas para el fisco. Daniella Álvarez, directora de Asuntos Corporativos de Cigarrera Bigott, informó que “un cigarrillo ilícito es el que se produce y comercializa bajo una marca que, aunque podría estar registrada, no cuenta con los permisos gubernamentales para operar legalmente. Es producido con materiales de baja calidad, su empaque no cuenta con las advertencias exigidas y su venta no está autorizada por el Ministerio de Salud, ni por la autoridad en materia de impuestos, los cuales no cancelan al fisco”.

Para el Estado, el comercio ilícito de cigarrillos es un gran adversario, ejemplo de ello es que este volumen de consumo de cigarrillos ilícitos, 25% registrado en el primer semestre, representa para el fisco nacional una pérdida estimada de 965 millardos 600 mil millones de bolívares soberanos, que equivalen a 24 mil 140 millones de salarios mínimos, aproximadamente.

“Los estudios señalan que 36% de los cigarrillos ilegales presentes en Venezuela son elaborados en Paraguay, el 32% en Colombia y el restante en Uruguay, China, Corea del Sur, India, Emiratos Árabes, en países de la Unión Europea, entre otros”, detalla Álvarez.

A plena luz del día. En un recorrido por las calles de Caracas se aprecia fácilmente la proliferación de estas marcas como una solución para los fumadores que no consumen las marcas comerciales ante los altos costos de este producto.

Esteban, un comerciante de Pérez Bonalde, asegura que es más rentable comprar los paquetes provenientes del contrabando porque los precios son accesibles. “Una caja de Belmont cuesta Bs 24 mil, en cambio de una de Kings cuesta Bs12 mil” . Relata que si los vende detallados, le saca más ventaja porque cada uno tiene un precio de Bs 1.500, es decir, que de ese modo la caja que cuesta Bs 12 mil la vende en 18 mil.

Más adelante, en la avenida Sucre, Esther vende el producto solo detallado, no lo vende por caja ni por punto de venta, solo en efectivo. Viaja cada dos semanas a San Cristóbal, de ahí cruza a Cúcuta, compra 50 brazos (paquetes) y se devuelve a venderlos en el puesto que tiene en plena calle.

Junto a Esther, estaba Carlos, un comerciante que compraba el producto de contrabando y aseguraba que debido a los altos costos de los cigarrillos nacionales no ha podido comprar el producto de marca conocida, “toca comprar el más barato porque el otro cuesta Bs 3 mil uno solo, en cambio este cuesta Bs 1.500. No sabe igual, pero es lo que se consigue”, dijo.

En mayo de este año, el Ministerio de Salud informó que Venezuela tiene la tasa más baja de fumadores de Latinoamérica, gracias a las políticas de gobierno que prohíben la publicidad del consumo del tabaco, tanto como en televisión y vallas publicitarias; además, se colocan advertencias en las cajetas del cigarrillo, del daño que puede causar al fumarlo, igualmente se tienen altos impuesto para la venta al público.

67 marcas ilegales

La Cigarrera Bigott, compañía venezolana dedicada a la producción y comercialización de cigarrillos con casi cien años de operación en el país, alertó a la opinión pública y a las autoridades competentes el considerable incremento del consumo de cigarrillos ilícitos a través del contrabando y falsificación de este producto; penetración que llegó a más de 300% en comparación con el 2018 y que se ha evidenciado en el primer semestre de este año.

Según estudios del sector, el consumo de cigarrillos ilícitos, entre enero y junio del 2019, se ubicó en un 25%, lo que equivale a una cantidad aproximada de 1 billón 700 mil millones de cigarrillos ilícitos. Miller, Marine, Rumba, Ibiza, Malibú y Pacific son algunas de las 67 marcas que se encuentran en el mercado nacional y que no cumplen con la permisología legal implementada por el Ministerio del Poder Popular para la Salud y por el Seniat, entre otros organismos.

 

ENLACES PATROCINADOS

				
					<div class="fb-comments" data-href="<?php the_permalink(); ?>" data-width="100%" data-numposts="5">&nbsp;</div>