InicioMás VidaConozca cómo detectar los casos de acoso escolar

Conozca cómo detectar los casos de acoso escolar

El acoso escolar es un problema que afecta a uno de cada tres estudiantes en todo el mundo, motivo por el cual se debe prevenir e identificar este tipo de violencias

Este martes 3 de mayo se celebra el Día contra el bullying. Tres especialistas en acoso, Candelaria Irazusta, María Mercedes Pagliotti y María Zysman, elaboraron un listado para detectar casos.

¿Qué se entiende por bullying?

-La palabra bullying tiene como único sentido la búsqueda intencional de humillar a un par mediante todas las formas posibles, sean psicológicas, físicas o de exclusión social. Siempre hay miradas despectivas y todo un combo de hechos, de acciones, que hacen que el otro se sienta fuera de lugar, que no es bien recibido, que ahí no tiene un lugar propio en donde crecer, desarrollarse y ser quien es.

“Hablamos de bullying cuando niños o adolescentes, en lugar de relacionarse de igual a igual, se relacionan en un vínculo que podríamos pensar en términos de “quién somete y quién es sometido”, explica Zysman, entrevistada por Página 12

En la escuela los chicos deberían poder vincularse desde lo que es la semejanza, la igualdad, la paridad, y cuando esto se rompe y se empiezan a armar estructuras de poder y de abuso entre ellos, es donde hablamos de bullying. Se da en la escuela porque los chicos tienen que ir a la escuela. 

Lo que necesita el bullying para desarrollarse es esta obligatoriedad del vínculo. Lo que construye bullying es ese desequilibrio de poder y el ataque constante de uno, seguido por un grupo, para dañar a otro.

acoso escolar
es indispensable que los padres y madres presenten especial atención a los siguientes cambios de comportamiento de los niños

Prestar atención al comportamiento

Entre otros puntos, es indispensable que los padres y madres presenten especial atención a los siguientes cambios de comportamiento de los niños y niñas. “Todos los cambios nos pueden indicar que algo está pasando”, aclaran.

“Si como adultos notamos algún cambio en alguna de estas áreas o suponemos que podría existir una situación de bullying, debemos involucrarnos cuanto antes. Incluso anticiparse es un recurso clave para cuidar las infancias. Es bueno dar herramientas desde muy chiquitos para que puedan defenderse, así como también no ser los hostigadores”, comenta una d las expertas al respecto.

  • “Cambios en su manera de mirar a los demás”.
  • Caída de ánimo. “Se apagan”.
  • “Es un chico el fin de semana y otro de lunes a viernes”.
  • Cambios en el sueño: duermen mucho o no duermen nada.
  • Tienen pesadillas.
  • Se ponen muy selectivos con ciertas cosas.
  • Aumento de la ansiedad en el corto plazo.
  • “Tiene algo que se llama el ‘síndrome del domingo a la tarde'”.
  • Retraimiento, “dejan de compartir lo vivido durante el día”.
  • Se acrecienta la vergüenza y la angustia se hace más notoria.
  • Modificación de hábitos ya adquiridos, como el aseo personal, el apetito, la rutina del sueño.

¿Qué hacer frente a un caso de acoso o “bullying”?

Tras detectar que hay casos de acoso escolar es necesario tener las herramientas necesarias para acompañar a las víctimas

1.- Sacar al niño o niña víctima de bullying la responsabilidad

Muchas veces los chicos no quieren ponerse en ese lugar, porque se los considera tontos, débiles, flojos, diferentes. Entonces lo que necesitamos es sacarlos de ese punto de identificación con la causa y entender que es el contexto el que los llevó a estar ahí.

2.- Decirles que no es necesariamente son verdad las cosas que los otros ven en él.

3. Acompañarle en el sufrimiento y en la confianza que tuvo en nosotros para poder decirnos lo que le pasaba”, agregó.

3.- Nunca minimice el dolor que siente un chico o una chica en esta situación. Tampoco hacer un escándalo frente a todos los demás. Debe transmitirle toda la calma del mundo y la confianza en que va a intervenir de manera tal de protegerlo y de modificar esa situación en la que está.

 “Todo lo que apunta a quitar el estrés y que sentir que pueden hacer las cosas sin ser criticados, que en su casa lo están conteniendo, lo escuchan, bancarse que llore. Todo eso colabora a que pueda estar en un entorno seguro, protector y descansar”, dijo  Irazusta

4.-  Es fundamental trabajar la desculpabilización. Porque si no el chico está en un estado de más frustración porque está en un problema que no puede salir solo.

5.- Acompáñelo: Pagliotti recomendó: “Si notamos alguna situación de hostigamiento, tenemos que acompañar, estar presentes, apuntalar al que está siendo víctima. Preguntando, prestándole palabras para que pueda comenzar a nombrar aquello innombrable. Pasar tiempo de calidad a solas. Y también pensar en la intervención de un profesional capacitado”.

De acuerdo con la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco), el acoso escolar es un problema que afecta a uno de cada tres estudiantes en todo el mundo, motivo por el cual se debe prevenir e identificar este tipo de violencias en los ambientes de aprendizaje.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí