Erigen monumento de José Gregorio Hernández en la Plaza la Candelaria

Autoridades civiles, políticas y eclesiásticas acompañaron a los devotos

Cohetes, pancartas, oraciones y mucha alegría, fue el ambiente que se vivió la tarde de este viernes en la Plaza la Candelaria, cuando devotos se congregaron en las adyacencias de esta comunidad capitalina, para ser testigo de un hecho histórico: La develación del monumento de José Gregorio Hernández, ya no como venerable sino como el primer beato laico de Venezuela.

Llantos, risas, plegarias y mucha fe, fue lo que los presentes demostraron al formar parte del histórico día, en el que después de 70 años, fue reconocida por la Iglesia Católica la obra milagrosa del médico de los pobres.

Acompañando este emotivo encuentro, estuvieron las autoridades eclesiásticas, políticas y civiles, quienes se encargaron de presidir el acto para develar y bendecir la escultura de Goyo.

Entre los mensajes alusivos al acto, se puede destacar el de la ministra para Relaciones Interiores, Justicia y Paz, A/J Carmen Meléndez, quién resumió este día “como un sueño que se hizo realidad”. Además auguró que con fe y oración por parte del pueblo venezolano, José Gregorio Hernández pasaría de beato a santo en muy poco tiempo. “Se lo pedimos a Dios, por la unidad y la reconciliación de todos los venezolanos y las venezolanas que queremos la Paz”, concluyó.

Por su parte, el párroco de la Candelaria, Gerardino Barracchini reafirmó el mensaje dicho por el Papa Francisco, en el que sostiene que “José Gregorio Hernández debe ser símbolo de unidad y reconciliación. Todos debemos ser útiles a nuestro prójimo”, explicó.

“Esta es la primera imagen del beato José Gregorio Hernández que se devela en Caracas”, resaltó el párroco Barracchini.

Hacer el bien, perdonar al otro, y buscar la unión, fueron las premisas que el párroco sostuvo en su discurso como parte de honrar la memoria y vida del beato criollo.

Por útlimo, Barracchini, aprovechó la ocasión para reconocer la labor y esfuerzo de las autoridades gubernamentales, ingenieros y personal obrero que hicieron posible el acto.

El monumento fue tallado por el escultor monaguense, Jesús David Martínez, posee 3,08 metros de altura y pesa 300 kilos, reposa en un pedestal de 1,50 metros, para una total de elevación de 4,59 metros.

« 1 de 6 »
 

ENLACES PATROCINADOS

				
					<div class="fb-comments" data-href="<?php the_permalink(); ?>" data-width="100%" data-numposts="5">&nbsp;</div>
				
			
WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com