El maltrato contra mujeres aumenta en tiempos de pandemia

Las féminas se movilizan en todo el territorio bajo la consigna “cuerpos sin violencia”. Foto: @entintavioleta

La tensión en los últimos meses es una constante en la vida de Mónica Abreu. Cada día le toca realizar mil maromas para mantener la tensa calma que reina en su hogar desde que inició la pandemia, con dos niños y un esposo en casa es mucho lo que tiene que hacer. El ambiente en esta familia se ha vuelto más hostil porque son muchos los gastos a cubrir y poco el ingreso que ella pueda aportar siendo una asalariada, por lo que le toca depender de su esposo.

Los gritos y golpes de su pareja son una constante junto con las amenazas, pero ella debe aguantar porque es el único sustento para sus hijos y no puede buscar otro trabajo, además no tiene quién le cuide a sus pequeños.

Como esta familia, muchos hogares en el territorio nacional están atravesando por situaciones similares debido al drástico cambio que ha conllevado la pandemia del covid-19 y las nuevas normalidades.

Llamado mundial. Los movimientos feministas en Venezuela se congregarán este 25 de noviembre para conmemorar el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia Contra las Mujeres, fecha que surge de la necesidad de honrar la memoria de las hermanas Mirabal, tres activistas políticas de la República Dominicana que fueron brutalmente asesinadas en el año 1960 por orden del gobernante dominicano Rafael Trujillo.

En entrevista con el equipo de Últimas Noticias la representante del movimiento Entre Nosotras, María Rodríguez, destacó que el cruel asesinato de las hermanas Mirabal no solo llenó al movimiento feminista latinoamericano de terror y miedo, sino que permitió que les crecieran las alas para avanzar en la lucha. “Creemos hoy más que nunca que el 25 de noviembre es un día para llamar a nuestras mujeres a no callar, a no silenciarse nunca más, a decir lo que les pasa, quiénes las hostigan y como las obligan”, resaltó.

Las restricciones de movilidad originadas por la pandemia han ocasionado un drástico aumento de la violencia de género en América Latina y el Caribe. En el caso de Venezuela este fenómeno no le ha sido ajeno, puesto que debido a los largos periodos de cuarentena, el cierre de escuelas, oficinas y demás medidas para contener el virus, dejaron a miles de mujeres en una situación de riesgo y vulnerabilidad.

Al aislamiento se le suma el bloqueo económico que ya venía padeciendo el país, este conjunto de factores condenó a las mujeres venezolanas a mayores condiciones de violencia y de pobreza. “Entendiendo que mientras más profunda es la pobreza mayor son los niveles de dependencia de las mujeres y sobre todo la dependencia económica para alimentar a sus hijos, eso ha hecho que entre las contradicciones de las parejas, el macho facho que vive con nosotras tenga mayor chance de atacarnos”, alertó.

La situación económica golpea la posibilidad de acceso a educación, vestimenta, alimentos, entre otros, lo que hace que las mujeres dependan mucho más del agresor. A ello se le agrega que el no poder tener a los hijos en un lugar donde recrearse le impide a las mujeres desenvolverse laboralmente y poder tener un mayor acceso, haciendo un ejercicio de sobreexplotación laboral.

Tipos de violencia. En el contexto de pandemia se han presentado diferentes formas de agresiones contra las mujeres, entre ellas destacan la psicológica, física, económica, patrimonial, laboral, intrafamiliar y doméstica y política comunitaria. “También se le suma, aunque no está tipificado en las leyes venezolanas, un fuerte aumento durante la pandemia de la violencia vicaria”, acotó Rodríguez.

Este último tipo de violencia se da cuando el agresor usa a los hijos y las hijas para infligir dolor y acrecentar el control hacia las mujeres. En algunos casos llegan al punto de asesinar a alguno de los seres queridos.

Son múltiples las formas en que se manifiesta la violencia patriarcal para expresar su supremacía sobre las mujeres, estas agresiones llegan en muchos de los casos a convertirse en femicidios, agregó la vocera de la Organización Las Comadres Púrpuras, Candelaria Urdaneta.

Puntualizó que aunque no se tienen cifras oficiales sobre los índices de violencia en la nación, la comunidad de trabajo colaborativo Utopix ha realizado un sondeo digital de los casos registrados en los medios.

Según estos datos cada 36 horas se produce un femicidio en el país, en total van 344 femicidios registrados en la cuarentena, de acuerdo con la plataforma Utopix. En cuanto al rango de edades, Urdaneta precisó que se identificó a las mujeres jóvenes como principales víctimas, aunque se reconoce algunos picos con otros grupos etarios.

Explicó que las organizaciones feministas han jugado un papel importante atendiendo a niñas y mujeres, brindando información y acompañamiento. Además de los esfuerzos para recabar los casos denunciando el problema.

¿Cómo pedir ayuda?

En caso de ser víctima de violencia de género el Ministerio para la Mujer e Igualdad de Género tiene a la disposición el número telefónico 0800-Mujeres (0800-6853737).

Asimismo, puede optar por llamar al Ven911 o dirigirse a las sedes de la Defensoría Nacional de los Derechos de las Mujeres. Igualmente, los movimientos feministas a través de sus redes sociales reciben los casos para acompañar las víctimas en el proceso judicial y psicológico.

En este sentido, alertan a las féminas a que deben estar atentas a las conductas de su compañero y tener cuidado en el caso de que cometa humillaciones en público, el chantaje, mentiras, celos, controle y prohíba sus relaciones con amistades o familiares o cometa conductas de agresión física. Ante estos hechos debe reaccionar y buscar ayuda profesional.

  • Ley Orgánica sobre el Derecho de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia. Fue promulgada en el año 2007 y tiene su primera reforma en 2014, para la inclusión del delito de femicidio y de inducción o ayuda al suicidio. En esta se establece 21 formas de violencias; acceso carnal violento, producción forzada, esclavitud sexual, esterilización forzada, acoso u hostigamiento, amenaza, acoso sexual, tráfico y trata de mujeres niñas y adolescentes, violencia: física, psicológica, simbólica, mediática, laboral, institucional, domestica, patrimonial y económica, obstétrica y sexual.
  • Un proyecto de reforma de ley, aprobado en primera discusión por la Asamblea Nacional el pasado mes de marzo, recoge las iniciativas de grupos sociales de mujeres y contempla la modificación de 32 artículos de la norma vigente y agrega 12 nuevos, entre los que se definen nuevas formas de violencia como el ciberacoso y el uso de los medios electrónicos y las redes sociales. En el texto en discusión, se incluye la violencia étnica y cultural, así como la violencia política.
 

ENLACES PATROCINADOS

				
					<div class="fb-comments" data-href="<?php the_permalink(); ?>" data-width="100%" data-numposts="5">&nbsp;</div>