El tapabocas seguirá después de vacunarse

Actualmente existen varias vacunas contra el covid-19 que ya se están suministrando entre las naciones. Sin embargo, que esto esté sucediendo no implica olvidarse de la prevención, pues expertos y la Organización Mundial de la Salud recomiendan preservar el uso del tapabocas aún después de ser vacunado.

Las fórmulas desarrolladas que ya han demostrado su eficacia son las de Pfizer, Moderna, Oxford/Astrazeneca y la Sputnik V, las cuales requieren de dos dosis para lograr su eficacia, razón por la cual, es necesaria la protección durante algún tiempo.

Aunque cada uno de estos avances científicos en la lucha contra la pandemia del coronavirus representan un gran cambio para el momento histórico que se vive, no significa que dejemos las mascarillas en poco tiempo, de hecho, estudios psicológicos refieren que su uso prevalecerá, incluso, los primeros años después de superar la crisis sanitaria.

Viajar, dejar los nasobucos y protectores faciales no será inmediato después de vacunarse. La bióloga Natalia Pasternak, presidenta del Instituto Questão de Ciência, de Brasil, declaró para la BBC que una vez aplicada la primera dosis, el paciente debe regresar a casa y mantenerse aislado 15 días, para lograr el nivel de efectividad esperado.

“Incluso después, es necesario esperar a que una buena parte de la población ya esté inmunizada para que la vida vuelva a la normalidad”, acotó.

Implicaciones médicas y explicación científica. Cuando se procede a una vacunación el mecanismo para que ésta funcione es el mismo en cualquier caso. Primero se introduce en la persona un virus desactivado, debilitado o una parte del mismo, o en otro caso una de sus proteínas similares.

Este antígeno generará una respuesta inmune que prepara al organismo para que se defienda ante cualquier virus y producir así los anticuerpos necesarios para que la próxima vez que entre en contacto con ese virus, el sistema inmunológico lo combata, detalló Pasternak.

Siendo esta la parte científica a cumplir, existe un protocolo médico a seguir una vez se aplica la vacuna, en este caso contra el covid-19.

La doctora y analista médica en salas de emergencias de EEUU y también profesora visitante en la Escuela de Salud Pública del Instituto Milken de la Universidad George Washington, Leana Wen, explicó para un medio local que una vacuna puede evitar que las personas se enfermen y desarrollen síntomas que los lleven a la hospitalización.

No obstante, detalló que no se ha comprobado que las vacuna existentes indiquen si la persona sea o no portador del virus y lo pueda transmitir a otra persona, pues, la vacuna también evita que se desarrollen síntomas, por lo que un vacunado puede tener el virus y ser asintomático, lo que llevaría a usar por obligación el tapabocas después de recibir las dosis para no contagiar a alguien sano.

“Es posible que no muestren síntomas, pero tienen el virus en el conducto nasal, de modo que si hablan, respiran o estornudan aún pueden transmitirlo a otras personas. Esta es la razón principal por la que no podemos dejar de usar mascarillas inmediatamente después de recibir la vacuna”, resaltó .

Las vacunas desarrolladas contra el virus requieren dos dosis para lograr la eficacia de brindar inmunidad, otras de las razones por la cual se mantendrá el uso del tapabocas.

Aunque los pronósticos suenen alentadores sobre la aplicación de vacunas contra el covid-19 y que muchas otras se encuentren en fase III, es necesario entender que a corto plazo la situación no va a cambiar drásticamente, por lo que ser precavidos y adoptar el tapabocas, el gel antibacterial y cualquier otro método de prevención aprobado por los protocolos de la OMS será de vital importancia para mantenerse libre del virus durante 2021.

ENLACES PATROCINADOS

 
				
					<div class="fb-comments" data-href="<?php the_permalink(); ?>" data-width="100%" data-numposts="5">&nbsp;</div>