InicioMás VidaEn Zulia realizan cirugía fetal por columna bífida

En Zulia realizan cirugía fetal por columna bífida

Fue con la técnica tradicional abierta para corrección de mielomeningocele en el bebé

Tres horas y media duró la intervención quirúrgica de un feto de 25 semanas, con una anomalía de columna bífida, practicada por un grupo de médicos de Maracaibo, en el estado Zulia, colocándolos en la cúspide de los logros científicos realizados en el país.

“Fue un acontecimiento histórico porque es la primera vez que se realiza una cirugía fetal de corrección mielomeningocele en un bebé intrauterino en el estado Zulia”, comentó el doctor José Alberto Muñoz, médico que lideró el equipo.

El Centro Médico Doctor José Muñoz, ubicado en plena avenida La Limpia de la ciudad de Maracaibo, se convirtió en el foco de las miradas de científicos, médicos e investigadores por ser una intervención quirúrgica de grandes requerimientos técnicos.

Muñoz dijo que “es una cirugía de gran complejidad que se realizó con la técnica tradicional abierta para la corrección quirúrgica de columna bífida, en su forma mielomeningocele, y la operación fue todo un éxito y esperamos un bebé sano y sin defectos”.

Exteriorizar el útero

Muñoz es el jefe de Medicina y Cirugía Materno-Fetal del centro médico. Su equipo está integrado por los neurocirujanos Cinthya Moreno, Julio Prieto y Gabriel Hernández; los anestesiólogos Lorenzo Morales, Karyn Andrade y Julio Quesada; así como los doctores Yurekima Márquez y Zamir Herrera, quienes estuvieron atentos con los cuidados intensivos que eran necesarios.

Entretanto, María Alvarado lideró el personal de enfermería durante la cirugía. De igual manera, todos los servicios de la institución médica estuvieron abocados a apoyar.

El médico explicó que la cirugía abierta consiste en abordar el feto, abriendo el abdomen y el útero de la madre para exteriorizar el útero. “Luego, se realiza una incisión de aproximadamente de cinco centímetros, precisa y directamente donde está la anomalía del bebé”, comenta Muñoz.

Agrega que mientras los cirujanos exponen el defecto, entra otro equipo de neurocirugía, lo repara y se vuelve a cerrar el útero.

Asegura que mediante este procedimiento es reparada la malformación de forma directa para que la gestación continúe su progreso.

Indicó que la paciente ya se encuentra en su casa, recuperándose y en buenas condiciones generales, igual que el bebé.

Discapacitante

La literatura médica define esta malformación como un tipo de espina bífida que ocurre cuando los huesos de la columna vertebral de un bebé no se forman con normalidad durante el embarazo.

Los especialistas explican que esta afección produce que el bebé no pueda caminar adecuadamente, que el bebé no controle esfínteres, tenga problemas en su neurodesarrollo y aparece comúnmente por el déficit de ácido fólico en las mujeres, antes o al inicio del embarazo.

El defecto en este bebé se pudo reparar y tiene muchas probabilidades de caminar una vez nazca, y también muchas probabilidades de que mejore su neurodesarrollo.

“Gracias a Dios y al equipo de neurocirugía que hizo un trabajo impecable junto con nosotros”, resaltó en entrevista con el equipo de Últimas Noticias.

“Cuando recibimos a la paciente, tenía 25 semanas de gestación, y gracias a Dios, todo salió según lo planificado. Esto nos abre el camino para iniciar un programa de cirugía fetal en el Occidente del país y en conjunto con centros clínicos de la región capital, y así manejar los casos que involucren bebés con anomalías que sean susceptibles de la terapia con base en la cirugía fetal”, subrayó el médico.

Condiciones

El ginecobstetra explicó que el diagnóstico de esta patología se realiza al tercer mes de vida del bebé en el vientre materno.

Añadió que luego del diagnóstico, se pasa al protocolo para la cirugía, la cual requiere que la paciente candidata esté entre las 18 y las 26 semanas de gestación, que tenga el estudio genético del bebé y que sea un solo bebé.

Por otra parte, es necesario que no tenga problemas a nivel del cuello uterino “y si cumple con estos requisitos, se propone la cirugía fetal explicando los alcances del caso, los posibles riesgos a los que se está enfrentando y si decide aceptar, vamos a cirugía”, agregó Muñoz.

Lo que hay que saber

La complejidad de esta cirugía obliga, además de los requerimientos ya planteados, que la paciente y sus familiares comprendan cómo es el procedimiento, cuáles son tanto sus riesgos como los beneficios a la hora de tomar la decisión.

El equipo para esta operación debe ser multidisciplinario, integrado por cirujanos pediátricos, obstetras, imagenólogos, neonatólogos, genetistas, enfermeras, psicólogos, anestesiólogos y más especialistas, de acuerdo con la National Library of Medice de Estados Unidos.

El postquirúrgico es la fase que sigue una vez se realice la intervención, ya que es necesario que el equipo que participó haga un seguimiento adecuado para ver la evaluación del feto y la madre, permitiendo identificar y tratar cualquier complicación.

En este proceso hay una mejora significativa de la función motora a corto plazo en comparación con otros tratamientos postnatales. También una reducción de la necesidad de tratamiento posnatal de hidrocefalia, según publica la NIH de EEUU en su página web.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí