Entró en vigencia el Plan de Ordenamiento de Catia 2020

Cortesía

La Alcaldía de Caracas, el Gobierno del Distrito Capital y el Poder Popular iniciaron la aplicación del Plan de Ordenamiento de Catia 2020, que consiste en regular la movilidad en materia de transporte y afluencia de los habitantes de la parroquia Sucre para evitar la propagación del covid-19. 

Durante una entrevista telefónica con Últimas Noticias, la alcaldesa de Caracas, Érika Farías, explicó que el programa nace con la articulación de 536 jefes de comunidad, los 3.000 jefes de calle de Sucre, el GDC y la alcaldía para reducir la movilidad de ciudadanos y cortar la cadena de contagio del coronavirus en la populosa parroquia capitalina.

 “Este plan busca cumplir las medidas, que se han venido estableciendo, para frenar la pandemia del covid-19 en el periodo de cuarentena, como el distanciamiento social, higiene tanto personal como de las aéreas comunes y evitar la aglomeración en la parroquia Sucre, que tiene cerca de 600.000 habitantes. Hay estados del país que tienen menor cantidad de habitantes; esta parroquia es casi un estado”, afirmó. 

La iniciativa abarca 10 ejes territoriales que están conformados por 43 puntos de control para verificar la circulación de los ciudadanos y su cumplimiento.

 Asimismo, consta de la asignación de días para realizar compras por eje territorial y días de paradas para garantizar un menor flujo de personas en las áreas comerciales de la parroquia. Aunado a ello, contempla días de desinfección de todos los ejes territoriales. Farías dijo que “todos los días miércoles y domingo vamos a hacer un proceso de desinfección y limpieza en las áreas de la calle México, Argentina, Colombia, bulevar de Pérez Bonalde y avenida Sucre, motivado a que esas son las áreas comunes de la parroquia donde se concentra mayor cantidad de personas”. 

Indicó que ya acordaron con los comerciantes, quienes han accedido a tener estos dos días una limpieza profunda, con el objetivo de cortar la cadena de trasmisión. 

A los habitantes de la parroquia Sucre les fue otorgado, a través de los consejos comunales, un pase de movilidad por familia, para garantizar que solo una persona por familia salga a realizar las compras. Sin embargo, la alcaldesa explicó que “se trata de disminuir lo más que se pueda la movilidad en el casco central de la parroquia, el pase de movilidad es para dar cumplimiento a la orientación, esto no implica que no puedan comprar personas externas a la parroquia”. Agregó que “todas estas acciones se han coordinado perfectamente con la organización popular, las comunidades y ejes de la parroquia Sucre, la cual está conformada por 536 comunidades y 10 ejes territoriales”, acotó. 

Llegará a otras zonas. Farías anunció que el plan de ordenamiento se tiene previsto llevarlo a Caricuao, al entorno del bulevar Ruiz Pineda, así como a la intercomunal de Antímano, El Valle y Coche, puesto que son las parroquias del municipio Libertador donde se genera mayor movilidad por su actividad comercial. Señaló que se han realizado reuniones casa por casa con los equipos de las organizaciones del Poder Popular para la construcción de este plan que tiene como principal objetivo cuidar la vida y evitar los focos de contagio del coronavirus. 

Comunidad organizada.

Los diferentes consejos comunales que hacen vida en la parroquia Sucre ya realizaron la entrega de los pases de movilidad, junto con las orientaciones del plan. Están identificados con los apellidos de las familias, el eje al que pertenecen y los datos de contacto de los jefes de comunidad y calle. Estos son validados al ingresar en el transporte público y en los puntos de control. 

“Los vecinos de Catia nos sentimos más tranquilos con la puesta en marcha de este plan, considero que debemos generar una segunda fase para regular el flujo de personas que no son habitantes de la comunidad”, sostuvo la jefe de comunidad del eje 9, Zuleima Hernández. Subrayó que “este plan responde a una de las principales inquietudes de los habitantes de la parroquia, que era cómo controlar a las personas que asisten a los comercios”. 

Relató que cuando informó a los vecinos de la iniciativa, esta fue recibida de una manera muy optimista y respondía al problema de la comunidad. 

Puntualizó que a la hora de abordar el transporte se le solicita el pase de movilidad y vialidad, a fin de verificar si tiene permiso de salir ese día. “Esto es muy importante para mantener orden y control del plan en esta zona tan concurrida”, afirmó. 

En el sector El Limón, perteneciente al eje 2, la gente también tiene su pase de movilidad. Alejandra Suárez, vecina de la zona, declaró: “en mi comunidad teníamos días con la preocupación del flujo de personas en Catia, es cierto que todas tienes tapabocas y una extensa mayoría usan guantes, pero había días donde llegaba mucha gente y aunque aumentaba el perifoneo muchas personas se ponían tercas”, acotó. 

Recordó que “en mi eje desde que nos notificaron el cronograma lo empezamos a cumplir, sin esperar el anuncio oficial”. 

Además, celebró que los puntos de control sean estrictos con la verificación de los pases de movilidad . “Al usar el transporte ves cómo le indican a la gente que no es su día y esto está muy bien que se cumplan los acuerdos, este virus no es juego”, reiteró. Hizo uno llamado a los habitantes para que sean los primeros en garantizar el cumplimiento del plan. 

Enlaces patrocinados