Inició etapa de ensayos clínicos de vacuna contra cáncer de mama

Investigadores del centro médico académico estadounidense, Cleveland Clinic, iniciaron este miércoles la etapa de  ensayos clínicos en humanos de la vacuna para pacientes con cáncer de seno triple negativo (TNBC).

La finalidad  de esta etapa es determinar la seguridad y eficacia de la vacuna en el trato a pacientes con alto riesgo de recurrencia de cáncer de mama.

Es importante acotar que, según  la Sociedad Americana Contra el Cáncer, el TNBC, es un tipo de cáncer con opciones de tratamiento limitadas y con un peor pronóstico.

La vacuna que se ensaya actualmente es producto de veinte años de investigación, afirma la propia clínica en un reporte al respecto. Los estudios fueron financiados principalmente a través de donativos de 20.000 personas.

Esta vacuna, compuesta por antígenos diana y adyuvantes, que ayudarán al sistema inmune a destruir las células del cáncer de mama para que estas no tengan la oportunidad de convertirse en tumores difíciles de tratar, según explicó el doctor Vincent Tuohy, investigador y desarrollador de la vacuna.

Por ello, los investigadores esperan que  con esta primera vacuna desarrollada, los pacientes puedan ser tratados con dosis sucesivamente más altas de α-lactoalbúmina y zimosán.

La  Sociedad Americana Contra el Cáncer, también señaló que “el cáncer de seno triple negativo (TNBC) representa alrededor del 10 % al 15 % de todos los cánceres de seno”, por lo que esta podría ser la gran cura para esta grave enfermedad.

La vacuna es ensayada en pacientes que han sufrido ya los efectos del cáncer de seno triple negativo una de las formas más agresivas y letales de la enfermedad. En dichas personas será probada la posible capacidad preventiva de la vacuna. Si tiene éxito, la fase de ensayos podría derivar con el tiempo en una terapia preventiva eficaz contra el cáncer de mama, incluso para personas sanas.

«Estamos comenzando con personas que ya han sufrido la enfermedad», aclara Budd. «Quisimos lanzar los ensayos con pacientes que sacarán un provecho concreto para su salud. Una vez que determinemos la dosis adecuada y los posibles efectos secundarios, queremos continuar con pacientes que tengan un riesgo genético de contraer cáncer de mama triple negativo», explicó el oncólogo Thomas Budd, principal investigador del proyecto.

La vacuna apunta hacia la proteína α-lactoalbúmina, muy presente en el cuerpo de la mujer durante la etapa de lactancia. Diversos estudios han determinado que entre 70 por ciento y 80 por ciento de las pacientes con cáncer de mama triple negativo presentan un exceso de la mencionada proteína.

Además de evaluar la producción de α-lactoalbúmina, la vacuna experimental motiva una respuesta inmunológica para impedir el crecimiento de tumores

Se estima que esta fase de ensayos culminará en septiembre de 2022.

 

ENLACES PATROCINADOS

				
					<div class="fb-comments" data-href="<?php the_permalink(); ?>" data-width="100%" data-numposts="5">&nbsp;</div>