Jóvenes siembran 8.000 plantas en techos del Inces

Continuando con sus planes para impulsar la agricultura urbana, un grupo de jóvenes en la parroquia 23 de Enero, en el municipio Libertador, han convertido los techos de la sede del Instituto Nacional de Capacitación y Educación Socialista (Inces), ubicado en la zona E, en un inmenso sembradío, en donde cultivan 8.000 plantas de tomates y pimentón, productos que distribuirán en sus comunidades a precios solidarios.

Eudi Otaiza, director del Inces del 23,  junto al joven emprendedor Luigi Jiménez, son los que encabezan este proyecto, para lo cual fue creada la Empresa de Propiedad Social (EPS) Agrotecnia y cuentan con el asesoramiento técnico del Ministerio de Agricultura Urbana.

“Este es un proyecto que en su momento soñaron nuestro comandante Hugo Chávez y el líder de la Fundación Tres Raíces, Heyker Vásquez, ambos fallecidos, pero que dejaron un buen legado. Asimismo estamos materializando las instrucciones del presidente Nicolás Maduro, quien en medio de todo este bloqueo y sanaciones, sigue impulsando políticas sociales, especialmente en el área de la producción de alimentos y la agroindustria”, dijo Otaiza.

Indicaron que también tienen el apoyo de Wuikelman Ángel Paredes, presidente del Inces, y que mantienen alianzas con la Fundación Tres Raíces, cuyos integrantes se dedican al impulso de la agricultura urbana en el 23 de Enero con las casas y patios de cultivo.

Señalaron que con las primeras experiencias con la agricultura urbana aplicaban la distribución de los productos a través del método del punto y circulo, pero que en esta oportunidad están  apostando al cultivo macro, en grandes proporciones.

“Los techos del Inces, tienen un tamaño de 360 metros cuadrados, lo que nos ofrece una capacidad de sembrar 10.000 plantas, en una primera etapa estamos ya cultivando 8.000 de pimentones y tomates, mientras que en el espacio restante vamos a colocar productos de ciclos cortos como son cebollín, cilantro, célere, entre otros rubros”, explicó Otaiza.

La metodología de siembra utilizada es en bolsas, a cielo abierto a semejanza de cualquier campo en el interior del país,  con suficiente separación en cada planta y con un sistema de riego automático, a base de tres tanques,  que ha sido diseñado con el ingenio criollo.

También utilizan otros espacios que estaban ociosos, para la siembra de cebolla.

Con estos cultivos estiman tener una producción entre 35.000 a 40.000 kilos de productos para abastecer una buena parte de las comunidades del 23, que podrán comprar estos alimentos a precios solidarios, debido a que el comercio será directamente de los productores a los consumidores, “eliminando la cadena de intermediarios, que se han convertido en la principal causa del aumento de los costos y especulación”, agregó.

Indicó que en estas mismas instalaciones del Inces están criando 170 cerdos, que van a proporcionar unos 10.000 kilos de carne, que también serán ofrecido a los vecinos, para la venidera época decembrina, asegurando gran parte de los ingredientes para la preparación de las tradicionales hallacas, a muchos  vecinos del 23 de Enero.

Enseñando la agricultura

Luigi Jiménez, tiene 28 años de edad, su familia es natural del estado Táchira y han dedicado su vida al trabajo del campo “todo ese aprendizaje que me ofrecieron mis padres, junto a la experiencia que he conocido aquí en las instalaciones del Inces, me motivaron a formar parte de este proyecto, en donde además de realizar los cultivos, queremos apoyar a la formación de nuevos agricultores urbanos”, afirmó

Para lograr este objetivo, han creado la escuela Agrourbana, en donde ofrecen a todos los interesados, especialmente a los jóvenes,  capacitarlos en todo lo relacionado al trabajo de la tierra, manejo del suelo, tipos de plantas y siembras, clases de abonos, bancos de semillas, sistemas de riego, uso de fertilizantes, entre otros temas de interés.

“Estamos tan convencidos que este es el camino para reactivar el aparato productivo de Venezuela, que queremos hacerle una propuesta al presidente Nicolás Maduro, para que sea creada la materia de Agricultura Urbana, en los pensum de estudio en las escuelas, liceos y universidades de todo el país, en cuyo proyecto se pueda tomar el 23 de Enero, como una parroquia piloto”, señaló Jiménez.  

Indicaron que los grupos de jóvenes que ya han formados en el área de agricultura, pueden recibir a los estudiantes en la sede del Inces, y ofrecer las clases teórica-practica, además de darles las asesorías necesarias  para la creación de casas y patios de cultivo, en comunidades y centros educativos.

Así mismo realizaron una invitación a las autoridades de los ministerios de Educación, Comunas, Juventud y Agricultura Urbana, para que conozcan la experiencia, que aseguran se puede replicar en otras comunidades.

“Desde el 23 de Enero, estamos innovando, respondiendo a la necesidad histórica que tiene la nación en estos momentos, somos jóvenes que creamos en este proceso revolucionario y en   la agricultura urbana autosustentable, a la vez que apoyamos las políticas de producción que promueven desde el gobierno”, indicó Eudi Otaiza.

Enlaces patrocinados