La ventilación cruzada: clave efectiva contra el coronavirus

El uso compartido de espacios cerrados, sobre todo durante “reuniones sociales”, implica un riesgo significativo ante la llegada de las nuevas variantes del virus. Es precisamente en estos lugares en los que la transmisión imperceptible se da mediante aerosoles de pequeño tamaño, o transmisión mediante núcleos de gotas.

Por esta vía, las cargas virales pueden ser directamente conducidas a la zona baja de los pulmones o aparato respiratorio debido a su pequeñísimo tamaño. Para evitar que esto suceda, es necesario mantener puertas y ventanas abiertas constantemente. Por ello es necesario destacar la importancia de la ventilación de los espacios cerrados, una de las claves de las medidas de cuidado en el marco de la segunda ola de coronavirus.

La ventilación cruzada busca generar corrientes de aire natural dentro de espacios cerrados, que permitan no sólo ventilar, sino también renovar el aire, reporta Página 12.

“Ventilar es una medida muy efectiva porque evita que se acumulen aerosoles en el aire y reduce el riesgo de tener un evento de súper contagio, que ocurre cuando una persona contagia a muchas otras, incluso estando a más de dos metros de distancia”, resaltó por su parte la investigadora adjunta del Conicet en el Centro de Investigaciones del Mar y la Atmósfera (CIMA-FCEyN-UBA), Andrea Pineda Rojas. 

La experta detalló que el contagio se puede dar tanto respirando una alta concentración de aerosolos infectivos en poco tiempo (contagio en proximidad) o una baja concentración durante mucho tiempo de exposición (contagio a distancia). 

Para lograr que se produzca la ventilación cruzada no basta con abrir una sola ventana o puerta, sino por lo menos dos, que deben estar opuestas, lo que permitirá que el aire circule desde la zona con alta presión a las de baja. Eso generará una corriente de aire interior, que permite la ventilación y renovación del aire que se respira.

La ventilación cruzada es clave para ambientes cerrados con presencia de varias personas, como puede ser un aula, una oficina o el transporte público.

La clave es favorecer la circulación de aire exterior a partir de la apertura de puertas o ventanas en lados opuestos.

La ventilación cruzada busca generar corrientes de aire natural dentro de espacios cerrados, que permitan no sólo ventilar, sino también renovar el aire.

La experta descata la importancia de ventilar siempre todo lo que sea posible, de manera continua” y “abrir las puertas y ventanas exteriores, idealmente con ventilación cruzada (ventanas y puertas en lados opuestos) y de manera continua.

En los autos, para lograr la ventilación cruzada alcanza con abrir una ventana delantera y una trasera (contrarias) por lo menos cinco centímetros.

En el transporte público se debe abrir como mínimo una ventanilla en la parte delantera y otra en la parte trasera, de lados opuestos.

 

ENLACES PATROCINADOS

				
					<div class="fb-comments" data-href="<?php the_permalink(); ?>" data-width="100%" data-numposts="5">&nbsp;</div>