InicioMás VidaPolicía Comunal resuelve pleito por una pared en San Juan

Policía Comunal resuelve pleito por una pared en San Juan

La construcción ubicada en el sector Artigas afectaba la visibilidad de un vecino

San Juan es una de las 22 parroquias del municipio Libertador de Caracas, y cuenta con más de 100.000 habitantes. Es una localidad con comunidades de gran tamaño y densidad de población. Si bien, la armonía es una de sus características, suelen presentarse conflictos entre vecinos como el que ocurrió por la construcción de una pared.

Michel Ruiz, inspector de la Policía Nacional Bolivariana (PNB), relató a Últimas Noticas que en una casa ubicada en el sector Artigas, en Caracas, pretendían levantar una pared cuya pestaña iba a impedir que la familia que habita al lado tuviera visibilidad a las áreas externas de su casa y de la calle.

El conflicto se profundizó porque, a pesar de que los afectados reclamaron, la otra persona no cedió e insistió en la construcción de la pared con una pestaña de 50 centímetros.
Según cuenta Ruiz, la situación sobrepasó los límites de la discordia y el pleito vecinal afectó a otros miembros de la comunidad, debido a las fuertes discusiones.

Esto llevó a los vecinos a quienes afectaba el proyecto de construcción, a recurrir al Ministerio Público con una demanda. Allí les atendieron y, posteriormente, la institución remitió el caso al Servicio de la Policía Comunal del Cpnb de la parroquia San Juan, ubicado en la calle Río de San Pedro, detrás de la Residencia San Juan, debido a que el conflicto estaba ocurriendo en una comunidad de esa parroquia.

Tras la remisión externa de la fiscalía, los funcionarios de la PNB enviaron una boleta de citación a los ciudadanos implicados en la situación conflictiva que ya comenzaba a afectar al resto de los vecinos.

Así como otras parroquias caraqueñas, San Juan también dispone de una sede del Servicio de Policía Comunal de la PNB. A dicha instancia los vecinos llevan casos que corresponden a controversias vecinales o comunitarias.

En ese sentido, en la oficina, los funcionarios les brindan apoyo a través de la mediación, para que puedan resolver las problemáticas sin llegar a conflictos de mayores dimensiones.
Generalmente, estas problemáticas se presentan debido a la falta de comunicación y al desconocimiento de las normas de convivencia, explicó Ruiz, mientras contaba a ÚN el caso sobre dos vecinos que se pelearon por la pestaña de una pared.

Mediación. En la oficina del Servicio de la Policía Comunal del Cpnb tomaron una decisión respecto al conflicto, luego de conversar con las partes involucradas.

Para que ninguna de las fracciones resultara desfavorecida, medió en un diálogo que les permitió llegar al acuerdo de que la pestaña de la pared que construiría el vecino no tendría 50 centímetros sino, 35.

Tras las acciones tomadas por los funcionarios del servicio de la PNB, los implicados en el caso mostraron su conformidad y firmaron un acta que establecía los acuerdos que resultaron de la conversación.

Ruiz destacó que la resolución de la controversia fue respetada en su totalidad y que el vecino construyó la pared con una pestaña con las dimensiones que establecieron en la conciliación.

Además, refirió que para evitar futuros desacuerdos, se ha hecho un seguimiento del caso a través de mensajes de texto, llamadas o por whatsapp.

Agregó el funcionario que, generalmente, estos conflictos se presentan debido a la falta de comunicación y al desconocimiento de las normas de convivencia.

Legislación

Las normativas de la Ordenanza de Convivencia, Civismo y Paz del municipio Libertador que se relacionan con este conflicto son las que corresponden al artículo 9 que habla sobre la Convivencia Ciudadana, Civismo y Paz Comunal. Sobre todo, en el numeral 6, que indica que los miembros de una comunidad deben “abstenerse de perjudicar los derechos de otras personas, ni atentar contra su libertad, ni contravenir las convicciones y/o criterios generalmente admitidos sobre convivencia ciudadana, civismo y paz comunal”.

Ruiz destacó que el numeral se violó durante el conflicto ya que por sus discusiones, vulneraron la tranquilidad y paz de la comunidad. Así dejaron de un lado las reglas de carácter normativo tendentes a procurar la interacción cívica, pacífica y armoniosa entre los ciudadanos de una comunidad que se plasma el artículo 15. Un estatuto que reivindica los deberes de todo vecino, empezando por el numeral 2 que hace énfasis en la empatía y en la solidaridad con otros residentes, “manteniendo un trato de respeto y cordialidad”.

Igualmente, el numeral 3 que contempla que “al realizar alguna obra de construcción, ampliación, remodelación, adecuación, reparación, demolición de edificaciones o de vivienda”, el vecino que quiere llevar a cabo el proyecto “debe observar las normas establecidas sobre urbanismo y construcción”.

Entretanto, el artículo 8 se refiere a los actos que atentan contra la integridad física o contra bienes, catalogando como uno de estos el “provocar riñas o incurrir en confrontaciones violentas, que puedan derivar en agresiones físicas a personas o contra la preservación bienes públicos o privados, realizadas por cualquier medio o bajo cualquier circunstancia”.

La normativa expresa que las personas que incurran en dicha conducta serán sancionadas con una multa equivalente al pago en bolívares de cincuenta veces el tipo de cambio oficial de la moneda de mayor valor fijado por el Banco Central de Venezuela, actualmente el Euro, o la realización de uno de los trabajos comunitarios establecidos en la ordenanza.

Ordenanza y funcionarios

La Ordenanza de Convivencia Ciudadana, el Civismo y la Justicia de Paz Comunal, en su artículo 4, manifiesta que los funcionarios adscritos al Cuerpo de Policía Nacional Bolivariana destacados en el Municipio Libertador tienen la competencia de ejecutar las acciones pertinentes para su acatamiento, de conformidad con el ordenamiento jurídico vigente. Además, con respecto a las actuaciones de los organismos de seguridad, en su artículo 5, expone que los entes se desarrollarán con estricta observancia a los derechos y garantías establecidas en la Constitución de la República, así como de las leyes y tratados internacionales en materia de derechos humanos suscritos y ratificados por Venezuela.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí