InicioMás VidaSe debe evitar abusar de los analgésicos

Se debe evitar abusar de los analgésicos

Tomarlos por mucho tiempo aumenta la presión arterial y eleva los trombos sanguíneos

Médicos señalan que se debe evitar tomar por cuenta propia y de forma prolongada los analgésicos, ya que a largo plazo pueden tener graves efectos secundarios, entre ellos el metamizol, ibuprofeno, diclofenaco y paracetamol.

El peligro que pueden representar estos, y otros medicamentos, es relativo, pero cuando se abusa de ellos y no se sigue una pauta médica, pueden aumentar la presión arterial y elevar los trombos sanguíneos.

Hay expertos en tratamiento del dolor que creen que esto puede ser una consecuencia de tomar por mucho tiempo, por ejemplo, ibuprofeno y diclofenaco.

En ese sentido, no es conveniente tratarse a sí mismo el dolor, se debe acudir antes al médico para que indique cuál y cuándo tomar uno de estos fármacos que, por lo general, son recetados por doctores de diversas ramas de la salud.

Caso contrario, precisó Luis Fagundez, cirujano general y oncólogo, para los analgésicos tipo opioides como la morfina, tienen que ser únicamente referidos por los terapistas del dolor o de cuidados paliativos.

Para hablar de esto, Últimas Noticias consultó al doctor Luis Requena, epidemiólogo y especialista en salud ocupacional. Él explicó que analgésicos como el paracetamol actúan a través de un mecanismo de acción con receptores que están en el sistema nervioso central.
Los mecanismos por los que actúan explican que algunos tengan mayor efecto analgésico que antiinflamatorio. Otros son lo contrario, y tiene mayor efecto antiinflamatorio que analgésico.

En cuanto al uso prolongado del diclofenaco, los efectos que puede generar son trastornos gástricos, úlceras y gastritis, de la misma manera que son muy marcados como la aspirina y metamizol, que suman más síntomas como coagulación y, por tanto, sangrado, agregó.
Asimismo, Requena resaltó que los efectos del diclofenaco se observaron bastante durante la pandemia por la covid-19 y “se comprobó que pueden desencadenar infartos al miocardio” y es “muy frecuente que lleguen pacientes a mi consulta que ya están tomando este u otros analgésicos”.

“Hay abuso de analgésicos, muchas personas que presentan dolores o fiebre que podrían ser controladas por medios físicos o tópicos toman analgésicos sin indicaciones médicas. Los analgésicos están indicados cuando el dolor limita y hace difícil la movilización o disminuye la calidad de vida y el normal desenvolvimiento, y, en caso de fiebre, cuando la temperatura corporal supera los 38,5 grados”, expresó.

Por otra parte, subrayó que los analgésicos en dosis elevadas y prolongadas pueden desencadenar abortos en mujeres, algo que es más evidente con el uso de meloxicam, además la aspirina con el síndrome de Reye, una inflamación del cerebro y el hígado.

Metamizol

A mediados de este mes de enero, medios internacionales reseñaron el caso de un joven alemán que tras sufrir varias lesiones practicando deporte le recetaron metamizol el cual no se indica para infecciones, pero sí en casos de dolor agudo o fiebre alta, así como cólicos intestinales y calambres estomacales.

Luego de un tiempo el chamo tuvo fiebre muy alta, dolores de garganta, de cabeza y dificultad para tragar. Resultó que sufría de agranulocitosis, que es una reacción adversa al metamizol y se refleja en un recuento muy bajo de los glóbulos blancos granulocitos, que tienen la función de proteger el sistema inmune de infecciones.

“La agranulocitosis es una reacción adversa grave al metamizol; es una enfermedad muy peligrosa y rara, pero también perfectamente tratable una vez que se ha diagnosticado. Normalmente, se reconoce por tres síntomas: dolor de garganta, fiebre y depósitos blanquecinos en la boca y la garganta”, dijo el experto en tratamiento del dolor, Wolfgang Koppert, citado por la DW.

Esta afección es poco común frente a los efectos secundarios del ibuprofeno y el diclofenaco que suelen ingerirse con más frecuencia. Según Koppert son pocos los casos que se registran de agranulocitosis al año y de ellos una pequeña cantidad mueren.
Sin embargo, se dan miles de fallecimientos relacionados con los analgésicos que casi siempre se venden sin restricciones en las farmacias, por hemorragia gastrointestinal, insuficiencia cardiovascular o renal, recoge el medio europeo.

Clasificación

Los analgésicos son un tipo de medicina desarrollada para reducir o aliviar los dolores como el de cabeza, artríticos y musculares, pero también otros. Por lo general son fármacos que no requieren de un récipe médico para adquirirlos en la farmacias, y la mayoría pueden combatir los diferentes dolores.

Sin embargo, no todos pueden ser vendidos de forma libre, algunos tienen restricciones. Al respecto, el doctor Luis Requena detalló que se clasifican en no opioides, opioides débiles y opioides fuertes, de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud.

En el rango de los no opioides están los antiinflamatorios no esteroideos (Aines), que son un tipo antifebril de uso muy frecuente y destacan el ibuprofeno o el diclofenaco. Los de esta categoría se diferencian por el mecanismo de acción, mientras que en los opioides débiles está el tramadol y en los opioides la morfina y la oxicodona.

Luis Requena :Epidemiólogo y especialista en salud ocupacional de Fundasalud del estado Sucre

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí