InicioMás VidaTrucos para que trabajar desde casa sea una rutina agradable

Trucos para que trabajar desde casa sea una rutina agradable

El trabajo a distancia puede ser una ventaja en tiempos de cuarentena, tal y como ocurre en la actualidad, luego que se decretara en el mundo una pandemia por la llegada del coronavirus.

Google.com, ha sugerido una serie de pasos para que el trabajo sea eficiente bajo productividad, aplicables a cualquier lugar de trabajo, además de algunas particularidades que se han ido descubriendo con los años sobre cómo trabajar desde casa.

Lo primero es designar un espacio para trabajar, que no sea el mismo espacio donde se va a descansar. Es fácil caer en la tentación de poner el computador en la mesa de la cocina o de tumbarte en el sofá y trabajar desde ahí. Pero tener una habitación, un espacio, una mesa o una silla donde “vas” cada día a trabajar contribuye a que tu cerebro identifique ese sitio (los olores, las vistas y los sonidos) con la actividad laboral.

Recomiendan poner algunas cosas que tuvieras en la oficina, por ejemplo, fotos de tus amigos o de tu familia; usar una alfombrilla de ratón nueva que llame especialmente la atención; coloca algo para picar en un estante que tengas a mano. Determinar los lugares donde no vas a trabajar es tan importante como crear tu espacio de trabajo.

Usar Meet en casa reduce la calidad de vídeo cuando experimentes retardos o restricciones de ancho de banda; únete a la videollamada mediante un número interno y escúchala por el teléfono; y añade subtítulos a tus reuniones para que todo el mundo pueda seguirlas. Si necesitas algo de interacción humana (aunque sea virtual), haz una videollamada con tu equipo o tus amigos de la oficina cuando tengas un espacio; no lo veas como algo formal, sino como un momento para charlar y ver cómo están.

Si en casa no tienes un monitor grande o tu combinación de pantallas habitual, es aún más importante concentrarse en una sola pestaña de Chrome. Cuando participes en una videollamada desde tu portátil, minimiza el resto de las pestañas y céntrate en la conversación; es lo mismo que harías al guardar el teléfono o cerrar el portátil para concentrarte en una reunión en persona.

Actúa como si estuvieras en la oficina 

Mantén tus rutinas habituales, como desperezarte, vestirte, desayunar y “hacer el trayecto” a tu nuevo espacio de trabajo. Aunque quedarte en pijama puede ser cómodo, no tendrás la sensación de que es un día normal de trabajo y te costará más mantener la productividad.

Juega un poco con tu planificación y tu energía

¿Qué es lo mejor de trabajar en casa? Ahorrarte el trayecto a la oficina. Plantéatelo como una oportunidad para experimentar con horarios alternativos y encontrar tu “momento biológico óptimo”. Si eres de los que prefieren madrugar, prueba a despertarte, trabajar en algo un buen rato y luego tomarte un descanso a media mañana. Si eres un ave nocturna y prefieres irte a la cama un poco más tarde, cambia un poco tu horario para trabajar más a últimas horas de la tarde, en el tiempo que normalmente dedicarías al trayecto de vuelta a casa.

Trabajar desde casa no significa estar trabajando constantemente 

Uno de los aspectos más complicados de trabajar desde casa es la necesidad de marcarse límites. Deja el ordenador en tu espacio de trabajo y trabaja solamente cuando estés ahí. Elige una hora a la que acabará tu jornada y establece un horario laboral en Google Calendar para que los demás sepan cuándo estarás disponible. Tómate un respiro mental de vez en cuando, igual que lo harías en la oficina al acudir a una reunión, salir a tomar el aire o llamar a un amigo.

Crea tu lista de tareas diarias el día anterior 

Para mantener un buen ritmo y establecer un horario de trabajo en casa, es importante hacer una lista de las tareas que debes llevar a cabo cada día. Puedes usar una plantilla de planificación diaria que incluya un plan por horas.

Acaba esa tarea que tienes pendiente desde hace tiempo  

El trabajo en la oficina puede ser bastante frenético y casi nunca hay tiempo para estar a solas o acabar tareas pendientes. Crea una lista permanente en Google Keep, ve añadiendo tareas y repásala cuando tengas un momento para ti. 

Date un respiro

Hay quien vive en un estudio de un dormitorio y se pasa los días allí confinado. Hay quien tiene a su pareja trabajando al lado, o puede que tengan niños o perros. La conexión puede ralentizarse y quizá se oigan ladridos de fondo, pero recuerda que todo el mundo se está esforzando al máximo para trabajar desde casa de la mejor manera posible.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí