Virus modificado obliga al cáncer a autoeliminarse

El estudio demostró que se pueden reducir los efectos secundarios generados al sistema inmune

Un grupo de científicos de la Universidad de Zurich en Suiza ha desarrollado una nueva tecnología que obliga a los tumores a autodestruirse mediante la inserción de genes terapéuticos en las células cancerígenas sin dañar las células sanas para eliminar el cáncer desde adentro hacia afuera.

El descubrimiento, publicado en un estudio el pasado 18 de mayo, explica que los innovadores resultados demuestran que se puede reducir los efectos secundarios que generan en el sistema inmune la terapia contra el cáncer y también podría ser la solución para avanzar en la administración de terapias que inhiben el covid-19 en el sistema respiratorio.

El desarrollo de los científicos consiste en la modificación de un virus respiratorio común, denominado adenovirus, que penetra en las células tumorales de manera directa para guiar a los anticuerpos terapéuticos como las citocinas y otras sustancias de señalización que produce el tumor y a su vez actúan en su contra para desaparecerlo del organismo.

Lo extraordinario de este estudio es que el adenovirus puede pasar sigilosamente por el sistema inmunológico sin que este lo detecte y se encarga de entrar en el lugar específico donde se encuentra el cáncer sin llegar al torrente sanguíneo ni afectar a las células buenas.

Sheena Smith, quien dirige la investigación desde el enfoque administrativo, resaltó que el adenovirus se encarga de engañar al tumor para que este se elimine a sí mismo, produciendo agentes anticancerígenos con sus propias células.

Por su parte, Andreas Plückthun, líder del estudio, aseveró que “los agentes terapéuticos, como los anticuerpos terapéuticos o las sustancias de señalización, permanecen en su mayoría en el lugar del cuerpo donde se necesitan, en lugar de extenderse por el torrente sanguíneo, donde pueden dañar órganos y tejidos sanos”.

Los investigadores llaman a su tecnología Shread, un adenovirus protegido y reorientado. Además, precisan que todo ha sido previamente diseñado para que los adenovirus puedan viajar a sitios específicos del cuerpo para que no sean detectados por el sistema inmune.

Contra el cáncer de mama

Este nuevo sistema denominado Shread permite que el tumor produzca un anticuerpo contra el cáncer de mama, lo que fue clínicamente probado y llamado trastuzumab, tras estudiarse en la mama de un ratón.

En el estudio apoyado por la Fundación Nacional Suiza de Ciencias y el Instituto Nacional del Cáncer de los NIH, se descubrió la producción de más anticuerpos en el tumor a diferencia de los fármacos inyectados directamente; asimismo, se notó la concentración en el torrente sanguíneo y en otros tejidos donde podrían ocurrir efectos secundarios fue significativamente menor con Shread.

Para Plückthun y Smith, el adenovirus se puede aplicar no solo para el cáncer de mama, sino en la administración de una amplia gama de productos biológicos y fármacos basados en proteínas que sin la presencia de este serían muy tóxicos.

De igual forma, destacaron que el adenovirus se puede emplear para terapia contra el covid-19, ya que los vectores adenovirales son usados en las vacunas de Johnson & Johnson, Astrazeneca, Cansino Biologics de China y Sputnik V de Rusia.

“Al administrar el tratamiento Shread a los pacientes a través de un aerosol inhalado, nuestro enfoque podría permitir la producción dirigida de terapias con anticuerpos covid en las células pulmonares, donde más se necesitan. Esto reduciría los costos, aumentaría la accesibilidad de las terapias covid y también mejoraría la entrega de vacunas con el enfoque de inhalación”, indicó Smith.

Para dejar a la vista la inserción del adenovirus en el tumor, los investigadores utilizaron el método de imágenes 3D de alta resolución, sofisticado y con tejidos totalmente transparentes que evidencian el anticuerpo terapéutico, creando poros en los vasos sanguíneos del tumor y destruyendo las células tumorales.

Otros mecanismos

Los virus oncolíticos, que pueden infectar y destruir selectivamente las células cancerosas, son una nueva clase prometedora de terapias para el cáncer. A través de varios mecanismos, destruyen las células cancerosas y provocan fuertes respuestas inmunitarias antitumorales.

Bajo esa metodología, en enero de este año, se publicó en el Journal for ImmunoTherapy of Cancer, un estudio de la Universidad Queen Mary de Londres y la Universidad de Zhengzhou, en China, sobre el desarrollo de una plataforma terapéutica que utiliza un virus modificado para el tratamiento del cáncer de páncreas.

Los científicos explicaron que, al usar el virus en combinación con otros fármacos, el tratamiento prolongó significativamente la supervivencia en modelos preclínicos de cáncer de páncreas.

El estudio señala que utilizaron un virus vaccinia oncolítico que se modificó para mejorar su seguridad, la capacidad de diseminarse dentro y entre los tumores y la capacidad de activar potentes antirespuestas inmunitarias tumorales.

El estudio se basó en trabajos previos, que desarrolló un virus vaccinia modificado mediante la eliminación de dos genes virales. El último proyecto, para mejorar la eficacia de la plataforma de tratamiento, rediseñaron el virus modificando su código genético para contener una copia alterada adicional de una proteína que es crucial para la capacidad del virus de propagarse dentro y entre tumores.

Asimismo, armaron el virus con una proteína llamada IL-21, que mejoró la capacidad del virus para desencadenar una respuesta inmune contra el cáncer.

No obstante, la viroterapia oncolítica actual no puede producir una cura a largo plazo en los pacientes y el tratamiento debe administrarse directamente en el tumor, método que no es factible para tumores incrustados o tumores que se han diseminado por el cuerpo.

 

ENLACES PATROCINADOS

				
					<div class="fb-comments" data-href="<?php the_permalink(); ?>" data-width="100%" data-numposts="5">&nbsp;</div>