InicioMás VidaVolvamos al campo | Bondades naturales

Volvamos al campo | Bondades naturales

Hace dos semanas mi mamá sufrió una caída mientras subía un pequeño cerro para colocar unos linderos, además iba a checar cómo iba el crecimiento de las piñas que tenemos cultivadas muy cerca de allí.

A raíz de ese accidente se tuvo que sacar de emergencia para el hospital ya que sufrió una ruptura de los ligamentos del hombro y debía operarse de manera inmediata para que no le quedaran secuelas.

Gracias a Dios todo resultó exitoso y logró salir con bien de todos los procedimientos que se le realizaron, sin embargo el hombro le quedó muy inflamado, y comprar los analgésicos que le mandaron para su recuperación no era nada fácil debido por el alto costo. ¿Qué hicimos? Utilizamos una planta llamada árnica. Sus y hojas flores sirven para disminuir considerablemente la inflamación, luego de golpes o contusiones.

¿Cómo se prepara?

Una manera es poner a hervir agua junto con las flores y hojas y luego dejarla en reposo. Cuando el agua está tibia se aplica a modo de baño sobre la parte afectada durante media hora. Esto se puede repetir dos veces al día. Otra manera de aplicarla es “machacando” las hojas conjuntamente con las flores hasta obtener el zumo. Se moja un pedacito de tela o algodón y se coloca sobre la parte afectada. Así pudimos resolver gracias a las bondades de la naturaleza.