Html code here! Replace this with any non empty raw html code and that's it.
InicioMedia digital¡Dile que venga mañana!

¡Dile que venga mañana!

“Un tsunami de Deuda ahoga a la economía mundial”, era el titular de un artículo de la BBC, octubre 2012, donde se hacía referencia a un trabajo de Mckinsey Global Institute del 2009 donde se presentan los niveles de deuda en relación con el PIB de las mayores economías del mundo, como, por ejemplo: Japón y el Reino Unido con una deuda de más de 4 veces su PIB y Estados Unidos con una deuda 3 veces su PIB. Este escrito despertó nuestra curiosidad sobre el tema, a pesar de las advertencias realizadas en dicho trabajo el comportamiento continuó por una década y por los vientos que soplan seguirá.

La deuda es el coco, pero también es inseparable al crecimiento económico, no importa si se trata de un país de economía avanzada, en desarrollo, emergente o en transición. Lo que cambia es la magnitud, la carga y el tratamiento de acreedores, gobiernos y entes multilaterales. Es como si la deuda fuera el impulsor de la economía actual.

La deuda se ha naturalizado como sentido común: si se es empresa, para crecer hay que apalancarse financieramente, es decir, endeudarse, si se es Estado y se quiere ayudar a salir a la economía nacional de la recesión o de la deflación se deberá aceptar un poco de déficit y financiar el presupuesto nacional con deuda porque es necesario aumentar la inversión pública en infraestructura, en servicios y empleos para salir del hoyo, se trata de echar una mano al “libre mercado” para salir de su atolladero, es como resetear la máquina.

Otro tanto sucede con los hogares, los salarios no alcanzan para cubrir todas las necesidades que exigen los tiempos, se debe recurrir al financiamiento para: la salud, donde está privatizada o la prestación pública es mala, la educación, en especial la universitaria, la compra del carro y la compra de la vivienda. Hay realidades nacionales donde la deuda es para poder alimentarse, para completar los ingresos pues los salarios no alcanzan para cubrir las necesidades fundamentales, estos préstamos pueden ser con tarjeta de crédito, en los lugares donde las monedas son fuertes y las tasas de interés bajas, o a través de la financiación de terceros privados e informales conocidos como usureros.

Cuando se tiene la necesidad se toma prestado de dónde sea, por lo menos a nivel personal, sin prestarle mucha atención a las condiciones, a la letra pequeña, en particular en relación a los intereses, a los plazos, a las penalidades por incumplimiento. La cosa se pone fea cuando se ha salido del apuro y se comienza a sentir la carga de la deuda, conocida como el servicio de deuda (pago de capital + servicios asociados), sobre todo si las realidades del entorno son severas, como, por ejemplo: inflación, devaluación, desempleo.

Allí es cuando los acreedores tocan a la puerta para cobrar y se responde ¡Dile que venga mañana! Éste es el título de nuestra reflexión de la semana.

Hagamos unas preguntas para el calentamiento

Como persona: ¿A quién le gusta que le estén cobrando?, ¿cuántas veces por desesperación en una urgencia ha aceptado un préstamo que luego le asfixia?, ¿Ud. ajusta sus gastos a sus ingresos, incluso hasta llegar a consumo mínimo o en contrario, vive a crédito, saltando una tarjeta a otra?.

Como empresa: ¿Ud. tiene deudas a largo y corto plazo, con tasas de interés fijas o variables, con intereses indexados, en moneda nacional o en USD?,¿Su pago afecta su flujo de caja y su capacidad para invertir?

Como Estado: ¿su país está endeudado, desde cuándo?, ¿Cuánto del presupuesto nacional destina al servicio de la deuda?, ¿Cuánto de esta deuda en moneda nacional o en divisa, es interna o externa?, ¿El acreedor es una institución multilateral (FMI, BM, etc.) o un Estado soberano o inversionistas privados? ¿El país cuántas veces ha tenido que reestructurar la deuda?, ¿Han recibido condonación total o parcial de la deuda?, ¿Han asumido como pública deuda privada para salvar a la economía nacional? ¿Cómo están sus reservas internacionales, son suficiente para cubrir el servicio de la deuda?

Datos y hechos para ilustrar

“La economía mundial navega en un mar de deudas. La suma…sugiere que en cualquier momento la nave puede naufragar o estrellarse contra el témpano de lo impagable”. (bbc mundo, octubre 2012).

La deuda mundial total (pública+privada no financiera + privada hogares) cayó US $4 billones, situándose ligeramente por debajo de los US $300 billones. En principio, por la disminución en US $6 billones de la deuda de los países ricos, hasta alcanzar los US $200 billones, pero con un aumento de la deuda en las economías emergentes que registró un nuevo récord al llegar a US $98 billones. (WEF, 24-2-2023).

La relación deuda mundial/PIB, pasó de 350%, en el 2021, a 338% en el 2022. Las economías desarrolladas bajaron 20 puntos para ubicarse en 390% y los mercados emergentes aumentaron 2 puntos para ubicarse en 250%. (ib.)

El JP Morgan, banco de inversión, es poco optimista con esta pequeña caída, en especial al comparar el aumento significativo de la deuda pública en los últimos 15 años que pasó de 73% del PIB a 122%, en dicho lapso. “El cambio radical en la deuda en solo 15 años plantea cuestiones de sostenibilidad”, dicen los analistas de JP Morgan (ib.)

La deuda china subió 10 puntos, pasando del 262,8% del PIB, en el 2021, a 273% del PIB, en el 2022. (Bloomberg, 21-2-2023). El PIB de China en el 2022 fué de US $17,5 billones (121,0207 billones de yuanes). (spanish.people.cn, 17-1-2023). Es decir, de los US $98 billones de deuda de las economías emergentes, US $47,7 billones son de China, equivale casi a la mitad de la contribución de estas economías.

Hasta el 3er.trimestre del 2022, la deuda total de los EE.UU. estaba en US $68 billones (Reserva Federal).

Entonces, las economías desarrolladas más China concentran el 83% de la deuda total del mundo. El Tsunami ha seguido creciendo, ¿cómo quedan las economías en desarrollo, especialmente la de países con bajos ingresos? ¿Estamos a las puertas de una crisis de deuda mundial? Recordemos que un catarro allá, en estas economías desarrolladas + China, será una neumonía en los países con economía en desarrollo.

Además, si las tasas de interés de los Bancos Centrales en las economías desarrolladas suben, como medida para buscar abatir la inflación, ello se refleja en los países con economía en desarrollo en devaluación de sus monedas nacionales, lo que a su vez impacta en la inflación local, así como en el aumento del peso de la deuda en moneda extranjera.

China insta a prestamistas globales a involucrarse en deuda de países en desarrollo, (Nueva Delí, 2-3-2023, Reuters). “Esperamos que las instituciones financieras multilaterales y los acreedores comerciales participen activamente en el tratamiento de la deuda de los países en desarrollo”, dijo Quin Gan, Ministro Chino, en una reunión de ministros de Relaciones Exteriores del Grupo de los 20 (G20).(ib.).

Pero el impacto de la deuda también es a lo interno, ejemplo EE.UU.:

Los autos regresan a los lotes de los concesionarios. Las tasas de interés podrían dificultar su venta.” “El incremento acelerado de las tasas de interés han hecho demasiado altos los pagos mensuales para muchos compradores.” (WSJ, 26-2-2023).

Washington,- Cientos de manifestantes, muchos estudiantes universitarios del todo el país, manifestaron frente a la Corte Suprema el martes, portando carteles instando a los jueces a respaldar el esfuerzo del presidente Biden para cancelar unos US $400 millardos en deuda de préstamos estudiantiles”. (NYT, 28-2-2023).

“La deuda del consumidor en todas las categorías ascendió a $16,9 billones, un aumento de aproximadamente $1,3 billones respecto al año anterior, ya que los saldos aumentaron en todas las categorías principales.”(cnbc, 16-2-2023)

“Las hipotecas, los préstamos para automóviles y la morosidad de las tarjetas de crédito aumentaron, aunque a niveles aún bajos.”(Ib.)

“La Fed elevó su tasa de referencia siete veces durante el año, agregando otro aumento en enero que llevó la tasa de préstamos a un día a un rango objetivo de 4.5%-4.75%.”(Ib.)

“La deuda de préstamos estudiantiles también aumentó…El saldo total alcanzó los 1,6 billones de dólares en el cuarto trimestre.”(Ib.)

“La deuda de préstamos para automóviles aumentó, a $ 1,55 billones, mientras que los saldos de tarjetas de crédito aumentaron apenas por debajo de $ 1billón.”(Ib.)

Dependiendo de la estructura de la economía del país mayores serán los impactos de los ajustes económicos consecuencia de esta deuda.

El analista experto Michael Pettis, en su artículo “How Does Excessive Debt Hurt an Economy”, del 8 de febrero de 2022, plantea cuatro consecuencias negativas en la economía presente y futura de un endeudamiento excesivo y son: Transferencias (implícitas y/o explícitas), dificultades financieras, riqueza ficticia o fraude y costos adicionales (políticos, financieros, sociales, etcétera) que llama “histeresis”. (Carnegie Endowment for International Peace). Especial atención a la riqueza ficticia o fraude, en el artículo de Pettis se cita un trabajo de Mckinsey sobre la riqueza global del 15 de noviembre del 2021, donde la riqueza inmobiliaria representa el 68%, misma que ha crecido en las dos últimas décadas entre 40% y 50% más de lo normal. La riqueza nacional como múltiplo del mundo es 6.1 el PIB del mundo y la de China, Francia, Japón, 8,2, 7,7 y 7,2, respectivamente. Todo parece indicar que hay algo turbio, fraudulento o ficticio.

¿Qué hacer?

En principio, reflexionar, debatir, construir escenarios futuros y reforzar la economía real interna. Prepararse para una crisis más en la policrisis alertada en enero en el Foro de Davos.

¿Si en las crisis anteriores los auxilios se enfocaron principalmente en el sector financiero, en esta oportunidad a dónde se debe apuntar?, la respuesta resulta obvia: hacia los pueblos y también hacia los países en desarrollo en función de sus realidades particulares. Es aquí, donde cobra relevancia un versículo de la biblia, Mateo 6, 24: «Nadie puede servir a dos señores, pues menospreciará a uno y amará al otro, o querrá mucho a uno y despreciará al otro. No se puede servir a la vez a Dios y a las riquezas.»

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí