InicioMedia digital¿Para qué tantas redes sociales?

¿Para qué tantas redes sociales?

¿Cuántas cuentas en distintas redes sociales tiene usted?, si su respuesta es dos o más, la pregunta que sigue es ¿por qué o para qué?.

Antes de continuar, ¿usted sabe la diferencia entre medios sociales y redes sociales? El primero, incluye al segundo y añade a la fórmula las capacidades de comunicación y de medios para compartir contenidos. Esta reflexión se centrará en los medios sociales en lugar de las redes sociales por ser una categoría más amplia que le incluye.

Se supone que los medio sociales tienen como propósito facilitar las relaciones interpersonales en tiempo y espacio, es decir, posibilitan las interacciones con personas más allá de su localidad o zona geográfica inmediata, con personas en lugares con diferentes husos horarios, a cualquier hora del día y desde múltiples dispositivos que conecten a internet, permiten contactar con personas con las que comparte diferentes intereses, sean conocidos o desconocidos, nuevos amigos, familiares, cercanos y lejanos, compañeros de estudio o de trabajo, actuales o pasados. Esta variedad y pluralidad de motivaciones, propósitos y necesidades de relaciones sociales sólo encuentra límites en la imaginación.

Es fácil ver cómo una persona, natural o jurídica, del sector público o privado, puede llegar a tener cuatro, ocho o quizás más cuentas, una por cada medio social donde participe. En una tiene un espacio privado y otro público para colocar y compartir contenido, en otra tiene canales para conversar con amigos, conocidos, en otra para reunirse con una comunidad de intereses comunes o con una comunidad geográfica; llegado el momento debido a la carga de trabajo que implica sostener las mismas, puede que se tenga que contratar a un tercero para gestionarlas, conocido como “community manager”, gerente comunitario, ¿cómo le suena en castellano?. Cada una de estas cuentas, en distintas redes, tiene un nombre de usuario, una contraseña y un perfil de la persona propietaria, o sea tantos Identificadores únicos como cuentas se tenga. Algo así como varias cédulas de identidad para hacer vida social en cada una de estas plataformas digitales, el equivalente a existir en varios mundos de vida paralelos.

Presidentes, deportistas profesionales del básquetbol, del béisbol, del fútbol, artistas famosos de la pantalla grande y chica, de la música, formadores de opinión o influenciadores, entre muchas personalidades públicas, han empleado estas cuentas como canales fundamentales para sus estrategias de comunicaciones, de relaciones públicas y de mercadeo. Sin embargo, también hay un usuario común y corriente, mayoritario, la base de la sostenibilidad de muchas de estas iniciativas, cuyo número y tasa de crecimiento se emplea en la estimación de valor de estos emprendimientos para ser presentadas a los inversionistas para obtener financiamiento; es un usuario mucho más modesto en sus actividades en estas plataformas, publica menos contenido y menos frecuentemente, persigue propósitos más terrenales, trata de ampliar el ámbito de sus conversaciones informales y cotidianas que antes acostumbraba tener en la esquina, en la plaza, en la bodega del barrio.

Ahora se está en una exposición permanente 24/7, los 365 días del año, ¿quién puede con ese ritmo irreal de interacciones personales?

Aquí, el desempeño y éxito se mide por número de seguidores, vistas, visitas, tráfico; las interacciones cómo los me gusta, los reenvíos y los comentarios de las actividades que se realicen en la cuenta, todo podrá ser analizado, en tiempo real, y servirá como retroalimentación para la toma de decisiones, la elaboración de discursos, políticas, planes y estrategias. En cuanto a los impactos, en especial en el usuario base, común y corriente, los estudios recientes revelan efectos emocionales y psicológicos que afectan tanto su comportamiento como su bienestar y autoestima. Cabria preguntarse, ¿Habrán estudios que muestren los efectos positivos, por ejemplo, en relación a competencias sociales y desarrollo de la personalidad?

Desde su popularización mundial, primera década del milenio y del siglo XXI, estas novedosas plataformas han acaparado la atención de publicistas y anunciantes, de fondos de inversiones, de emprendedores, desatando algo así como una especie “de fiebre del oro” de los medios sociales, en muchos casos sobre estimando el valor y subestimando la complejidad de éstos.

Preguntas y más preguntas

El tiempo ha pasado y las aguas comienzan a calmarse alrededor de los medios sociales: ¿las expectativas se han cumplido o superado?, ¿los publicistas y anunciantes han conseguido optimizar el rendimiento de sus inversiones en sus campañas de mercadeo y posicionamiento de marca centradas en los medios sociales?.

¿Ha mejorado la comprensión del ser social y la influencia de su entorno?, ¿han contribuido con el estudio de los fenómenos sociales y socio económicos?, ¿usted cree que a través de estas plataformas se realiza ingeniería y control social?, ¿estos medios sociales se han vuelto indispensables en su vida?, ¿la han facilitado o complicado?

¿Cree que los medios sociales saldrán de escena o llegaron para quedarse?, ¿cree que todavía hay mucho potencial por desarrollar?

¿Sabía usted que en América Latina el trabajo más anhelado, según un estudio realizado por la empresa de remesas Remitly, es “youtuber” e “influencer”, dos trabajos relacionados con los medios sociales?, ¿ustedes creen que esas son profesiones que se mantendrán en el tiempo?, ¿cómo se logran esos perfiles, por formación en una institución educativa, por acreditación de experiencia o certificación de las mismas plataformas?.

A las empresas que usan en su estrategia los medios sociales, ¿Qué valor han logrado, les parece que han aumentado sus ventas, sus marcas son ahora más reconocidas, ha aumentado la fidelización de sus clientes, han aumentado en número, ha mejorado la forma de relacionamiento con éstos, ha contribuido a mejorar sus productos, la prestación de sus servicios o sus servicios post venta, les han ayudado a crear nuevos productos y explotar nuevos nichos de mercados?, ¿será el momento de evaluar la efectividad de estas estrategias basadas en medios sociales?

¿Cómo se ven afectados por estos medios sociales aspectos políticos como la independencia y la soberanía, la seguridad y la defensa nacional, al igual que la protección de derechos humanos como la privacidad, la honra y la reputación, la igualdad, la libertad de opinión y de expresión?

¿Usted cree que las iniciativas de regulación nacional de EE.UU. y la Unión Europea sobre la privacidad, la protección de los datos, la apertura a la competencia, la obligación de interoperatividad y de transparencia de estas empresas de tecnologías marcarán un punto de inflexión en esta transformación digital?

Algunas aproximaciones y datos

Los datos y comentarios siguientes se basan en los trabajos realizados y publicados en esta materia por el El Instituto Knight de la Primera Enmienda, en la Universidad de Columbia, (Top-100 de las plataformas de medios sociales más populares en el mundo, 2021)

En base a un puntaje de popularidad elaborado por el instituto se ha creado una lista de 100 medios sociales del mundo, indicando su lógica, el puntaje de popularidad y el país de mayor tráfico. Para este análisis se crearon 11 categorías lógicas de plataformas. La metodología para el cálculo de estos puntajes emplean como fuentes de datos a Alexa, Similar web y wikipedia.

.-Los cinco primeros de la lista son: YouTube, FaceBook, WhatsApp, FB Messanger, Wechat. 4 plataformas estadounidense, con la curiosidad que el país de mayor uso de WhatsApp es la India, y 1 plataforma de China.

.-De estas cinco, YouTube es categoría lógica “creador” y FaceBook categoría lógica “red social”, las tres restantes son categoría lógica “Chat”.

.-El mayor número de plataformas de medios sociales, por usuarios, está en los EE.UU. con 39 plataformas, le sigue China con 21 plataformas.

.-Sólo Argentina y Brasil figuran en esta lista Top-100 como países con usuarios intensivos de los medios sociales Taringa y Skoob, respectivamente, ambas dentro de la categoría lógica de “subcultura”. Skoob se promocionan así: “Somos la red social más grande de Brasil creada especialmente para quienes aman la lectura. Únase a más de 9 millones de lectores y comparta experiencias literarias.” Taringa se define como “una red social [de origen argentino popular en América Latina, Estados Unidos y España] donde la generación de contenido es por parte de la comunidad, donde los usuarios se relacionan muchas veces de manera anónima y en función de gustos o intereses en común”. Hasta el 2019 se habían registrado 30 millones de usuarios. Wikipedia

.-Es de resaltar que por número de plataformas de medios sociales de la lista de popularidad, ordenadas por categorías lógicas, la “subcultura” está en el tope con 28, le siguen la “creador” con 21, luego la “red social” con 16 y la “chat” con 12 y Q&A (Preguntas & Respuestas) con 8.

.-Otro aspecto a resaltar es que se pueden diferenciar tres abordajes distintos de medios sociales: los de Occidente, los de China y los de Rusia.

¿Se estarán subestimando las categorías lógicas “subcultura” y “Q&A”?. América Latina muestra una diferencia de uso de los medios sociales que pudiera señalar una diferencia cultural, un potencial, una oportunidad.

¿Que hacer?

.-Investigar, debatir e innovar en relación a los medios sociales, pudiera que en ellos esté la clave para la integración y la transformación o por el contrario, la debacle, la disfuncionalidad, la fragmentación, la deshumanización del mundo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí