InicioMonagasEl mejor casabe se hace en Amarilis

El mejor casabe se hace en Amarilis

En Maturín se encuentra Marta Elena Guatinete ella hace casabes crujientes, delgados y circulares, pan hecho de harina de yuca

Monagas no solo es conocida por tener las mejores siembras de cacao y café, sino también por su fabricación de casabes: un crujiente, delgado y circular pan hecho de harina de yuca.


En la población de Amarilis, en la ciudad de Maturín, se encuentra Marta Elena Guatinete, oriunda de esta localidad, y que desde el año 2007 trabaja con este rubro, logrando así mantener a sus hijos y nietos.


Guatinete considera que las mejores cosechas de yuca amarga y dulce, la elaboran en la localidad de Amarilis y que además aprovechan toda la materia prima para realizar un dulce de yuca llamado “jao jao”, a base de leche, azúcar y coco, muy demandado en días festivos, como la temporada de Semana Santa.


Marta Elena explica que al día elaboran 1.500 tortas de este alimento con un costo al detal de 20 bolívares cada una, hasta las vende en combos de 2 x 25 bolívares y al mayor depende de la demanda de ventas 15 bolívares por tortas.


Para la elaboración, debe cumplir ciertos patrones. Primero la yuca tiene que estar pelada, lavada, molida, comprimida, tamizada y finalmente formada en grandes moldes circulares y horneada en una placa de piedra caliente llamada burén.


Pero no todo es tan sencillo, revela que para elaborar este rico pan se necesita un buen tiempo. Primero en tener unas buenas hectáreas de siembra de yuca, donde hay que preparar la tierra, dejar que pasen 5 a 8 días para que la tierra se humedezca y así poder sembrar la planta. Después de 9 a 12 meses en adelante se puede ver el resultado de la siembra.

Elaboración del casabe. Ahora una vez que este tubérculo llega a manos de la familia Guatinete se empieza con el procesamiento de la yuca. Primero se raspa, para sacar el famoso nepe que es la concha dura, luego la pasan al tanque para lavarla y quitar lo sucio.
Posteriormente se ralla para que quede pulverizada y luego se pasa a la prensa para exprimirla y sacarle el yare que es el veneno que sale en el jugo y luego se coloca en un cernidor para sacar todo el nepe.


Seguidamente se limpia y se colocan en los tendedores para que se cocinen por 2 a 3 minutos -por fogón y por gas- y luego se voltea esperando el tiempo mencionado. Luego pasa a las tenderetas para que se sequen en el sol por media hora un lado y media hora por el otro y ya están listas las tortas de casabe, para salir a la venta a la comunidad y para toda Monagas.

La producción no para. La Casabera familiar Guatinete no para la producción. Todos los días se realiza el proceso de elaboración para ser comercializado al mayor y detal. En Monagas, además debido a las altas demandas de producción, la familia Guatinete cuenta con 4 trabajadores para acelerar la producción.


Aseguró que su hijo mayor de 17 años -misma cantidad de años que tiene produciendo casabe- la acompaña muchas veces a vender las tortas de casabe a las comunidades de Maturín.

Yuca amarga y dulce. Marta Elena explica con detalles que hay que aprender a diferenciar entre la yuca amarga o dulce, el porcentaje de tolerancia es el “ácido cianhídrico” o como coloquialmente se le conoce el yare.


Aclaró que la elaboración del casabe es con la yuca amarga. Pero, ambas son muy similares en apariencia, la concha de la yuca dulce, se desprende y se ablanda fácilmente al colocarla bajo el fuego. En cambio, la amarga tiene la cáscara más pegada, es dura al cocinarla y se vuelve amarga y de color amarillo.


A la hora de hervir la parte visible se expone de que la yuca dulce es más bonita y blanda mientras que la amarga se pone de color amarillenta.


Otra forma de reconocerla es al momento de cocinar la dulce, esta se ablanda más rápido que la amarga y su tonalidad es blanca, mientras que la otra se torna más amarillenta que la dulce.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí