Alemania y Francia critican “dictadura” de Twitter y Facebook

Las redes sociales se han tomado el derecho de legislar y juzgar sobre las libertades. Foto Referencial

El presidente saliente de los Estados Unidos, Donald Trump, recibió un respaldo por parte de los gobiernos de Alemania y Francia que nada tiene que ver con su incitación a la violencia contra el Capitolio la semana pasada. Se trata de la sanción de que fue objeto por parte de Twitter INC. Y Facebook Inc., que congeló las cuentas del mandatario abriendo una vez más el debate sobre quién controla la libertad de expresión.

Este lunes, la canciller alemana, Angela Merkel, se mostró contraria a estas disposiciones de las empresas de comunicación y señaló que son los legisladores y no las empresas privadas de tecnología, quienes deberían establecer las reglas que rigen la libertad de expresión.

“La canciller considera problemática la decisión de bloquear permanente de la cuenta de un presidente electo”, dijo Steffen Seibert, su portavoz principal, en una conferencia de prensa periódica en Berlín. El gobierno alemán sostiene que algunos derechos como la libertad de expresión, “pueden ser interferidos, pero con base en la ley y dentro del marco definido por la legislatura, no de acuerdo con una decisión corporativa”.

Respaldo francés

Esta postura fue compartida por el ministro de Finanzas francés, Bruno Le Maire, fue más enfático al señalar que son los Estados y no “la oligarquía digital” las que deben hacer este tipo de regulaciones. Para el funcionario galo, estas empresas son unas “amenazas a la democracia”.

Europa se opone cada vez más a la creciente influencia de las grandes empresas tecnológicas. La Unión Europea se encuentra actualmente en proceso de establecer una regulación que podría dar al bloque el poder para disolver las plataformas que no cumplan con las reglas.

La semana pasada, Twitter bloqueó de forma permanente a Trump después de que decidió que los tuits del presidente saliente violaron sus políticas al presentar el riesgo de incitar a la violencia. Citó sus publicaciones sobre los disturbios en la capital de Estados Unidos.

La medida de Twitter siguió a una acción similar por parte de Facebook. El fundador y director ejecutivo, Mark Zuckerberg, dijo que las publicaciones más recientes de Trump mostraron que tenía la intención de usar el tiempo restante en el cargo para socavar una transición pacífica y legal del poder.

Las compañías de alta tecnología han recibido presión de parte de los legisladores, defensores de los derechos civiles y sus propios trabajadores para que moderen el contenido que podría incitar a la violencia o al desarrollo de actividades ilegales.

Durante mucho tiempo evitaron tales debates y afirmaron ser neutrales en cuanto al contenido que se publica en sus plataformas. Sin embargo, tras los disturbios en el Capitolio, se ha vuelto cada vez más claro cuánto poder y responsabilidad tienen sobre el debate público.

Agencias

Enlaces patrocinados