Argentina asiste este domingo a comicios cruciales

Alberto Fernández enfrenta un gran desafío en estas elecciones.

Mañana se llevarán a cabo las elecciones legislativas en Argentina, en las que se renovará aproximadamente la mitad de la Cámara de Diputados y un tercio de la de senadores.

En el cierre de campaña, el presidente Alberto Fernández fue el orador principal del Frente de Todos, en la provincia de Buenos Aires, acto que contó con la asistencia de la ex presidenta Cristina Fernández, y en el cual repasó las promesas cumplidas e hizo énfasis en la herencia macrista que recibió con una deuda externa impagable. Destacó la importancia de la “unidad dentro de nuestro espacio” independientemente del resultado electoral.

Por su parte, Juntos por el Cambio también cerró la campaña con el cabeza de lista de sus candidatos a diputados por la provincia de Buenos Aires, Diego Santilli, quien aseguró “¡vamos a volver!”

Fantasma de Paso

Más de 34 millones de argentinos están convocados a las urnas para renovar el Congreso, en unas elecciones que representan un gran desafío para el presidente Fernández, quien deberá revertir la derrota que sus candidatos sufrieron en las primarias efectuadas el pasado 12 de septiembre.

Todavía acecha el fantasma de las primarias abiertas, simultáneas y obligatorias (Paso) cuando el oficialista Frente de Todos (FDT) obtuvo, a escala nacional, 31% de los votos, mientras que la oposición de Juntos por el Cambio (JxC), partido del ex presidente Mauricio Macri, ganó con un 40%, al sumar los votos de todo el país, lo cual constituyó una fuerte derrota para el FDT.

Elecciones en crisis. Argentina atraviesa una profunda crisis económica, iniciada en 2018 en el gobierno de Macri y profundizada por la pandemia. Con una inflación de 50% anual y 40% de pobres, el Gobierno apura un acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI) que le permita posponer el pago de 19.000 millones de dólares que vencen el año que viene, una pesada herencia de Macri.

Tras los resultados electorales de septiembre, el Gobierno de Fernández anunció una serie de medidas especialmente vinculadas con lo económico, como un aumento del salario mínimo, mayores partidas de asistencia social y créditos, y una modificación tributaria que beneficia a personas de ingresos medios y medios-altos. Además, para intentar contener la inflación, impuso el congelamiento de precios en productos básicos y negoció con los laboratorios de medicamentos que no realicen aumentos hasta el 7 de enero de 2022.

Más de 300 cargos a elegir

Los argentinos renovarán 127 diputados (de un total de 257) y 24 senadores (de un total de 72). El voto es obligatorio y la elección se realiza mediante papeletas en sobre cerrado.

Los 24 distritos de Argentina elegirán diputados nacionales, pero solo ocho votarán senadores: Córdoba, Corrientes, Tucumán, Chubut, Santa Fe, Catamarca, Mendoza y La Pampa. Los senadores representan a las provincias en el Congreso, a razón de tres por cada una de las 23, a las que se suma la ciudad de Buenos Aires.

En Argentina, el voto es obligatorio para los ciudadanos de 18 a 69 años y optativo para los jóvenes de 16 y 17 años y quienes tengan 70 o más años.

El desafío

La votación, en la que se eligen más de 300 cargos, definirá la relación de fuerzas en el Congreso. Para el Gobierno es clave intentar conservar algo del margen de maniobra que hoy tiene.

Perder estas elecciones complicaría la agenda legislativa para el presidente Fernández, en un escenario de grave crisis económica y la negociación de un nuevo acuerdo con el FMI. Un gobierno debilitado en ambas cámaras tendría más difícil sacar proyectos legislativos propios, especialmente en un contexto de postpandemia, en el que podría pensar en avanzar con políticas no vinculadas con esa emergencia. También cualquier revisión impositiva o una reforma judicial, en la que el Gobierno insiste desde el comienzo del mandato, se verían con mayores trabas.

El Ejecutivo tendrá por delante dos grandes desafíos tras las elecciones: contener la brecha cambiaria entre el dólar oficial y el informal, también llamado dólar blue, y cerrar un acuerdo con el FMI para refinanciar una deuda de 44.200 millones de dólares, heredada del Gobierno de Macri.

El Congreso debe aprobar un eventual acuerdo con el FMI, lo cual constituye el gran desafío financiero de Alberto Fernández, para reestructurar el préstamo del organismo, a fin de no tener que enfrentar los pagos de la parte más gruesa de esa deuda, que deberían cancelarse hasta 2023, cuando nuevamente habrá elecciones presidenciales en el país.

Entretanto, a pocas horas de los comicios el denominado Grupo de Curas en la Opción por los Pobres, a través de un comunicado, en el que realizan un balance de la situación social y política del país, los sacerdotes expresan su apoyo a la gestión del Gobierno de Fernández, proponen analizar la distribución de la riqueza para resolver el problema de la pobreza y repudian todo intento de alterar la institucionalidad democrática a partir de los resultados de las venideras elecciones.

Vicepresidenta Cristina Fernández en el cierre de campaña de FDT. Foto: EFE
 

ENLACES PATROCINADOS

				
					<div class="fb-comments" data-href="<?php the_permalink(); ?>" data-width="100%" data-numposts="5">&nbsp;</div>