InicioMundoBiden arremete contra petroleras y las responsabiliza por la inflación

Biden arremete contra petroleras y las responsabiliza por la inflación

La amenaza ocurre de cara a las elecciones del próximo 8 de noviembre y estiman que no prosperaría en el Congreso

Durante un discurso desde la Casa Blanca; sede del Gobierno de EEUU, el presidente de esa nación, Joseph Biden, amenazó a las empresa petroleras con más impuestos si no reinvierten sus milmillonarias ganancias. Dichas empresas reportaron ingresos extraordinarios récord; derivados de la crisis energética que creó, según expertos, el bloqueo de Occidente a Rusia por la guerra en Ucrania. Incluso las responsabilizó por la inflación que afecta a los consumidores estadounidenses.

Analistas estiman que tal medida no pasaría en el Congreso, por lo cual es una amenaza hueca en plenas elecciones y en medio de una compleja situación económica; cuyas posibles soluciones aplicadas por la Reserva Federal de EEUU (ente emisor monetario de ese país) podrían llevar a una recesión económica si continúa el alza en el anclaje de interés para evitar gastos superfluos por parte de las empresas.

“Tienen la responsabilidad de actuar en interés de sus consumidores, su comunidad y su país, para invertir en Estados Unidos aumentando la producción y la capacidad de refinación”, señaló Biden y espetó a las empresas asegurando que éstas “no ha cumplido su compromiso de invertir en Estados Unidos y apoyar al pueblo estadounidense”. No solo están obteniendo un “rendimiento justo”, dijo, sino que están obteniendo “ganancias tan altas que es difícil de creer”. 

Vale destacar que el anuncio de Biden ocurre en plena carrera electoral de cara a las elecciones de medio término en las cuales los demócratas podrían perder mucha influencia en la Cámara de Representantes y su milimétrica ventaja en el senado; con 50% de senadores de cada bando, que le da a la vicepresidenta Kamala Harris, el poder decisivo cuando se ameriten mayorías simples en esa instancia legislativa.

Biden y los demócratas enfrentan la impopularidad del mandatario; en medio de la crisis social y económica en la que está inmersa la nación; empeorada, según analistas, por la guerra en Ucrania; misma en la que la administración Biden se empeña en participar.

El presidente, disminuido en las encuestas y con su popularidad en el punto más bajo desde que ganó; con estrecho margen, las elecciones en 2020, increpó a las petroleras diciéndoles que “sus ganancias son un golpe de suerte de la guerra”.

“Creo que es indignante. Si pasaran esas ganancias a los consumidores, los precios de la gasolina bajarían unos 50 centavos”, dijo y prometió que si no vuelven a invertir ese dinero en la producción de combustibles pagarán impuestos y enfrentarán otras restricciones. “Es hora de que estas empresas dejen de especular con la guerra”, repitió.

El negocio de la guerra y la energía

Ante la arremetida en el discurso de Biden, US Oil & Gas Association,  que representa a los productores y trabajadores de petróleo y gas, señaló en twitter que “Golpearse el pecho contra todo un sector de la industria y sus millones de trabajadores es un argumento de cierre bastante débil para las elecciones intermedias que no parecen ir en su dirección”.

Y es que resultan impresionantes los reportes entregados por las principales petroleras involucradas en la exportación de gas licuado a Europa para suplir el bloqueo que la Unión Europea impuso a Rusia, sumados al impulso inflacionario por la escasez de oferta para Europa, el gasto en combustible para trasladar desde EEUU por el Atlántico barcos con gas, en vez de recibirlo por gasoducto desde Rusia, y otros aspectos de la guerra en Ucrania de la que Biden y todos sus aliados de la  Organización del Tratado del Atlántico Norte (Otan) se empeña en participar.

Según trascendió, Exxon Mobil alcanzó $19.700 millones para el priemer trimestre; las ganancias más altas de su historia, y para el segundo trimestre superaron los $17.900 millones del segundo trimestre, más que las proyecciones de los analistas en alrededor de $4.000 millones.

Por su parte la petrolera Shell reportó su segunda cifra histórica más alta de dividendos con $9.500 millones. Mientras Chevron superó todas sus expectativas llegando a la suma de $11.200 millones en el tercer trimestre y obtuvo el segundo trimestre con más ganancias en su historia. 

Sin embargo el aumento de las ganancias de las petroleras luego de la participación de la Otan en la guerra; lo cual mantiene la intensidad del conflicto, era tan previsible como el aumento de las ganancias de las fabricantes de armas cada vez que EEUU o cualquier otro país de la alianza atlántica “aprueba ayudas” para Kiev.

Sin embargo, en su discurso Biden parece sorprendido por el crecimiento exponencial de las ganancias de los principales beneficiarios del conflicto, entre ellos los empresarios de las armas que dependen de cada pedido que hace la Casa Blanca, entre otros, para evitar un desenlace de las hostilidades, mismas que ocurre lejos geográficamente de EEUU, pero económicamente y políticamente es mu cercano a Washington y Bruselas

1 COMENTARIO

  1. Todo es una obra se teatro. Si de verdad Baiden desea bajar los precios del petróleo alrededor del rango de 70_80$ por barril, ya habría permitido que países ricos en petróleo y gas como Venezuela e Irán comerciaran libremente su producción en mercado energético mundial

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí