InicioMundoBiden va a Kentucky, devastado por fuertes tornados

Biden va a Kentucky, devastado por fuertes tornados

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, viajó este miércoles a Kentucky portando un mensaje de unión y de movilización en favor de este estado rural y conservador del sureste del país que el viernes pasado fue arrasado por una serie de tornados.

La visita del mandatario prevé el sobrevuelo de una zona destruida y la visita a dos de las localidades más afectadas, Mayfield y Dawson Springs, ésta última con daños en un 75%.

En el centro de Mayfield, previo a la llegada de la comitiva presidencial, Bryan Wilson estima las pérdidas en lo que queda de su gabinete de abogado. Busca salvar documentos, archivos, ordenadores, entre otros, refiere la agencia AFP.

«Es muy importante que (el presidente) venga. Eso muestra que en Washington todavía hay personas que se interesan en el Estados Unidos rural», dijo Wilson a la AFP con los ojos empañados.

También mencionó las «increíbles» muestras de solidaridad con los damnificados, mientras a su alrededor varias personas, obreros y voluntarios se sumaban a la limpieza de escombros y desechos, en medio del ruido de maquinaria de construcción.

«No es una cuestión de republicanos, demócratas o independientes», comentó el abogado, retomando un argumento muy usado por Biden, pues va más allá de las divisiones partidarias, exacerbadas en la actualidad.

En el mismo tono se expresa el ortodoncista Brad Mills, de 63 años, quien vino junto a sus hijos para evaluar los daños en el consultorio construido por su abuelo en el centro de Mayfield.

«Estamos divididos sobre muchos temas, pero aquí podemos encontrar un interés común», opinó en referencia al clima político particularmente agrio en Estados Unidos.

Interrogado por su mensaje al presidente, Mills dijo que es necesario «acelerar las ayudas financieras y poner las rivalidades políticas de lado, engrasar las ruedas y aligerar la burocracia».

Con al menos 74 muertes y más de un centenar de desaparecidos, Kentucky se llevó lo peor de la serie de feroces tornados que se cobraron la vida de al menos 88 personas y dejaron un rastro de devastación en cinco estados.

El presidente ha prometido toda la ayuda de las autoridades federales: «Estaremos allí el tiempo que sea necesario para ayudar», dijo el lunes en la Casa Blanca, luego de una reunión dedicada a la estrategia a seguir para atender los efectos del excepcional fenómeno meteorológico que también se cobró víctimas en los estados vecinos de Tennessee , Illinois, Misuri y Arkansas.

Esta semana se desplegaron soldados de la Guardia Nacional para mantener el orden y ayudar a limpiar y reconstruir algunas edificaciones, junto con voluntarios y asociaciones solidarias que vinieron a asistir a las víctimas.

«El tiempo que sea necesario»

«Esto es lo que la administración (federal) le hizo saber a todos los gobernadores: lo que necesiten, cuando lo necesiten», enfatizó el mandatario.

Con su viaje, Biden no va a conquistar tierras, políticamente hablando: si bien Kentucky tiene un gobernador demócrata, el estado le dio al republicano Donald Trump una gran mayoría en las elecciones de 2020.

Biden, que ha hecho de la empatía una de sus señas de identidad, y que alaba en cada oportunidad la capacidad de los estadounidenses para mantenerse unidos en tiempos difíciles, se cuidó antes de su partida de no politizar la visita.

«El presidente ve a las personas a través de la tragedia que están atravesando, el dolor de haber perdido a sus seres queridos, de haber perdido sus hogares (…) Los ve como seres humanos, no como personas con lazos partidistas», sostuvo la vocera de la Casa Blanca, Jen Psaki, el martes.

«El mensaje que les enviará clara y directamente es este: estamos aquí para ayudarles, queremos reconstruir, estaremos a su lado», destacó.

Por otra parte, Biden habló con mucha cautela sobre la relación entre estos tornados y el cambio climático, mientras que en septiembre, al señalar la devastación de la tormenta Ida en los estados de Nueva York y Nueva Jersey, habló de un cambio climático de «alerta roja» y aprovechó la oportunidad para elogiar sus principales proyectos de inversión.

«Tenemos que tener mucho cuidado. No podemos decir con absoluta certeza que todo esto esté vinculado al cambio climático», señaló el lunes, calificando únicamente de «inusuales» las tormentas del viernes anterior.