InicioMundoBorrell fungirá de mediador entre Serbia y Kosovo para aliviar tensiones

Borrell fungirá de mediador entre Serbia y Kosovo para aliviar tensiones

El presidente de Serbia y el primer ministro de Kosovo viajarán a Bruselas por invitación de Borrell

El alto representante de la Unión Europea (UE) para Asuntos Exteriores, Josep Borrell, se reunirá el 18 de agosto con el presidente de Serbia, Aleksandar Vucic, y el primer ministro de Kosovo, Albin Kurti, para intentar aliviar las tensiones entre Belgrado y Pristina.

El encuentro se producirá tras una invitación que hizo Borrell a las dos autoridades a Bruselas, sede de la UE, en el que también participará el representante especial del bloque europeo, Miroslav Lajcak, para abordar los avances en el diálogo, según dijo el portavoz del Servicio Europeo de Acción Exterior, Peter Stano, a la agencia Sputnik.

El pasado 31 de julio aumentaron drásticamente las tensiones en el norte de Kosovo,  después de que las autoridades de la provincia separatista anunciaran la prohibición de los documentos de identidad y las matrículas serbias a partir del 1 de agosto.

Kosovo justificó la medida al afirmar que era simétrica a las restricciones de Serbia, que no reconoce a su vecino como Estado independiente. La decisión obliga a cambiar las matrículas kosovares y emite documentos de identidad temporales a los portadores de papeles emitidos en la república autoproclamada.

Sin embargo, la medida fue postergada para el 1ero de octubre luego de que autoridades de Kosovo sostuvieran reuniones con los representantes de Estados Unidos y la UE.

Las tensiones escalaron a un punto álgido, al punto de que las fuerzas de la KFOR, misión para el mantenimiento de la paz en Kosovo, dirigidas por la OTAN, advirtieron en un comunicado que están «preparadas para intervenir si se pone en peligro la estabilidad en el norte de Kosovo».

En tanto, el presidente de Serbia, Aleksandar Vucic, afirmó que el Ejército kosovar planeaba realizar un ataque contra la población serbia que vive en el norte de la provincia autónoma de Kosovo y Metojia, algo que al final no ocurrió.

Poblado mayoritariamente por albaneses, Kosovo proclamó en 2008 una independencia unilateral, siendo reconocido por Estados Unidos, Canadá y la mayoría de los países miembros de la Unión Europea, pero no por Serbia ni otros países como Rusia, China, España, Grecia e Irán, entre otros.

Desde el 2011 se llevan a cabo negociaciones para normalizar las relaciones entre Serbia y Kosovo con la mediación de Bruselas.

Deja un comentario