InicioMundoCámara baja de EEUU sigue sin presidente tras 13 votaciones

Cámara baja de EEUU sigue sin presidente tras 13 votaciones

Por primera vez en un siglo el partido mayoritario no alcanza votos y paraliza al Congreso

El Congreso de EEUU cumple ya tres días paralizado por la falta de un presidente en la Cámara de Representantes, y es que el legislador por el estado de California, el republicano Kevin McCarthy, luego de 13 votaciones en tres jornadas de tensión, aún no logra los 218 votos para ser presidente de cámara baja, a pesar de que su partido es mayoría.

La tarde de este viernes, fuentes legislativas del país norteamericano informaron que los congresistas se tomaban un receso de seis horas antes de la décimo cuarta votación para elegir quien será el titular de ese cuerpo. El republicano Kevin McCarthy asegura que esta noche contará con los votos necesarios para ser electo, y es que la candidatura su es bloqueada por miembros de su propio partido.

De las 118 legislaciones en la historia del Congreso estadounidense, sólo en cuatro oportunidades la Cámara Baja había celebrado más de 13 rondas de votación para elegir a su presidente, por ahora todo el Congreso se mantiene en un punto muerto ya que sin un jefe, ninguno de los otros 434 representantes puede jurar su cargo, y en consecuencia no pueden reunirse a deliberar o votar normas que se eleven al Senado.

Quien pretenda sustituir a la cuestionada demócrata Nancy Pelosi como la tercera figura de mayor jerarquía en el Estado debe obtener al menos 218 voluntades, lo que parecía viable para McCarthy luego de que, en las elecciones de medio término que se celebraron el pasado noviembre en EEUU, su tolda, el Partido Republicano, se hizo de del control de la cámara baja del Congreso ocupando 222 curules.

Sin embargo, la rebelión de congresistas republicanos contra su propio líder en la cámara proviene de los sectores ultraconservadores que apoyan al expresidente de EEUU Donald Trump, aunque éste ha solicitado públicamente que se vote por McCarthy.

“Republicanos, no conviertan un gran triunfo en una gigantesca y vergonzosa derrota”, escribió en su cuenta en la red Truth Social, en referencia a la ventaja que alcanzó su tolda, aunque en realidad se trató de la más discreta posible; 22 de 435 escaños, poco que ver con la prometida “ola roja”; en referencia al color del Partido Republicano, que arrasaría con los demócratas en noviembre pasado.

El cambio en la relación de poderes en el Legislativo se esperaba dada la baja popularidad de Biden, pero el revés nunca le llegó a los demócratas en el Senado que siguen dominando y fue mínimo en la cámara baja.

La jerarquía en EEUU contempla en primer lugar al presidente, en este caso Joseph Biden como jefe de Estado, en segundo término a quien haya sido electo para ocupar la vicepresidencia, en este caso Kamala Harris, como jefa de Gobierno y presidenta del Senado (cámara alta del Congreso de EEUU), seguido de quien sea electo como presidente de la Cámara de Representantes, cargo que ocupó hasta las elecciones de noviembre la demócrata Pelosi.

Pelosi es célebre, más recientemente, por su visita a la isla china de Taiwán, violando la soberanía china en un acto provocativo que Beijín repudió y creo una crisis diplomática entre, además de una afectación económica mundial por el enrarecimiento de la cadena mundial de suministros luego de que China impusiera restricciones aéreas y marítimas alrededor de su territorio insular y restringiera el intercambio de mercancías y materias con rumbo a la isla, entre ellos la arena; elemento fundamental para la elaboración de los chips y semiconductores que utiliza toda la tecnología actual en el mundo, de los cuales Taiwán es el mayor proveedor planetario.

Pero también se recuerda a Pelosi por su constante intercambio de insultos y ataques con Trump mientras éste ocupó el despacho oval de la Casa Blanca.

Otra forma de asalto al Capitolio

Justamente este seis de enero se cumplen dos años del asalto al Capitolio por parte de partidarios de Trump, azuzados por el ahora exmandatario para evitar que el Congreso certificara el triunfo del actual mandatario, Joseph Biden.

En esa oportunidad la actividad legislativa se detuvo por la irrupción violenta de una horda que dejó un saldo de cuatro asaltantes y un policía muertos, así como medio centenar de detenidos y 14 efectivos policiales heridos.

Simpatizantes de Trump a las afueras del Capitolio el 6 de enero de 2021

La llegada de los republicanos a la presidencia de la Cámara de Representantes suponía, según la prensa de EEUU y varios analistas, que Trump recibiría un espaldarazo y se archivarían las muchas acusaciones que enfrenta por el episodio lamentable del 6 de enero de 2021, del cual se le responsabiliza desde varios sectores, incluso su propio partido.

Manifestantes saltando el muro para ingresar a la fuerza al Capitolio

Pero la vaticinada “ola roja” que debía cambiar el rumbo del Legislativo nunca llegó, y la marejada que ahora se forma es dentro del Partido Republicano, entre otras cosas, por las empatías y antipatías hacia Trump.

Incluso Matt Gaetz, uno de los congresistas republicanos que se opone a McCarthy, propuso a Trump para presidir la Cámara de Representantes. “¿Mi voto para presidente de la Cámara hoy? Donald John Trump”, escribió Gaetz en Twitter.

Tal parece que la crisis de polarización en EEUU que llevó al estrecho margen con el que ganó Biden a Trump y el aún más estrecho margen con el que los republicanos obtuvieron su, hasta ahora poco efectiva, mayoría, sugue signando la política de ese país.

Defensa sería nueva jugada de McCarthy

Según la agencia estadounidense Blomberg, citando fuentes cercanas a las al Legislativo de EEUU, McCarthy, en una nueva estrategia para conseguir la presidencia de la Cámara de Representantes del Congreso, estría discutiendo un recorte de $75.000 millones en el presupuesto de Defensa de ese país, como parte de un acuerdo para obtener votos y alcanzar el cargo, esto en medio de las promesas de Biden de aumentar el gasto bélico bajo la excusa de la guerra en Ucrania.

McCarthy, dice le medio especializado en finanzas, sopesa limitar el gasto discrecional en defensa del año fiscal 2024 a los límites que tenía en 2022, cuando fue de $782.000 millones, pero creció hasta 857.000 millones para el año fiscal 2023, especialmente en el contexto de la guerra en el este europeo.

Precisamente Gaetz, uno de los más abiertamente opositores a McCarthy, también se opone a la milmillonaria asistencia a Ucrania en su conflicto con Rusia y prometió bloquear los nuevos paquetes de ayuda que pasen por la Cámara de Representantes, a pesar de sus propios copartidarios en la tolda que encabezan los comités de servicios armados del Congreso y de asignaciones y se inclinan por incrementos del gasto militar.

El legislador republicano Kevin McCarthy en el Congreso de EE.UU., en Washington, el 6 de enero de 2023, Foto: AP

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí