InicioMundoChina y Rusia reafirman intereses y se oponen a injerencia externa

China y Rusia reafirman intereses y se oponen a injerencia externa

China y Rusia reafirmaron este viernes su fuerte apoyo a los intereses fundamentales, la soberanía estatal y la integridad territorial de cada uno, y expresaron su oposición a la injerencia externa en sus asuntos internos, tras una reunión entre los presidentes Xi Jinping y Vladimir Putin.

A través de una declaración conjunta, los dos países ratificaron su oposición a una nueva ampliación de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), y la instan a abandonar su mentalidad de Guerra Fría, a respetar la soberanía, la seguridad y los intereses de otros países, y a mantener una actitud justa y objetiva hacia el desarrollo pacífico de otros países, reseñó Xinhua.

Putin está de visita en China invitado por su homólogo Xi Jinping. Ambos jefes de Estado tuvieron conversaciones en Beijing y asistieron a la ceremonia de apertura de los XXIV Juegos Olímpicos de Invierno.

Tanto Pekín como Moscú, de acuerdo a la declaración, se oponen a cualquier intento de forjar bloques exclusivos y de avivar la confrontación entre bloques en la región de Asia-Pacífico, y están muy atentas al impacto negativo de la estrategia del Indo-Pacífico de Estados Unidos sobre la paz y la estabilidad en la región.

Las dos partes están comprometidas a construir un sistema de seguridad equitativo, abierto e inclusivo en la región de Asia-Pacífico que no esté dirigido contra ningún tercer país, y han realizado esfuerzos coherentes para promover la paz, la estabilidad y la prosperidad, añade.

Preocupación

Los dos países se mostraron «seriamente preocupados» por AUKUS, la asociación de seguridad trilateral entre Estados Unidos, Reino Unido y Australia, en particular su cooperación en el campo de los submarinos de propulsión nuclear que involucra la estabilidad estratégica.

El acuerdo contraviene los objetivos de seguridad y desarrollo sostenible de la región de Asia-Pacífico, incrementa el riesgo de una carrera armamentista en la región, y representa riesgos graves de proliferación nuclear.

China y Rusia condenan enérgicamente esas acciones y piden a los participantes en AUKUS que cumplan estrictamente sus compromisos de no proliferación nuclear y de misiles y que salvaguarden la paz, la estabilidad y el desarrollo regionales.

Las dos partes reafirmaron que el Tratado de No Proliferación de Armas Nucleares es la piedra angular del sistema internacional de desarme y no proliferación nuclear, y también una parte importante del sistema de seguridad internacional de posguerra, lo cual desempeña un papel indispensable en la paz y el desarrollo mundial.

«La comunidad internacional debe promover los tres pilares del tratado de forma equilibrada, y trabajar junta para proteger la credibilidad, la efectividad y la naturaleza universal del tratado», añade la declaración.