Colombia enfrenta al huracán Iota y a la indiferencia de su gobierno

El noreste colombiano es una de las zonas más afectadas. Foto EFE

Los recientes fenómenos naturales producidos por el huracán Iota, y el fenómeno de la Niña han afectado a más de 25 departamentos de Colombia, así como a miles de familias, hectáreas de cultivos, daños en diferentes edificaciones, y sistemas eléctricos.

El cambio climático ha dejado al descubierto la gran crisis de administración pública por la que atraviesa el Gobierno del presidente colombiano, Iván Duque, así como las diferentes autoridades locales quienes han tenido que enfrentar la falta de presupuesto para llevar a cabo obras para prevenir el riesgo durante las lluvias y posibles inundaciones.

Entre las criticas históricas realizadas al Estado colombiano por la negativa para salvaguardar la vida y existencia de las comunidades ante los efectos invernaderos han sido llevar a cabo proyectos de reubicación de familias que viven en condiciones deplorables al borde de fuentes hídricas o en partes altas de las montañas.

Igualmente, los partidos políticos de izquierda, movimientos sociales, pobladores, han cuestionado a algunas gestiones de alcaldes y gobernadores por presuntos actos de corrupción en el manejo de recursos públicos destinados al mantenimiento y adjudicación de ampliación de bocatomas.

Asimismo, se ha denunciado la tardanza de ayudas humanitarias de deberían de ser destinadas a las personas dignificadas, agravando las condiciones de vida y salubridad de los más vulnerables.

Por su parte, el líder social en el departamento del Chocó, Eugenio Mosquera, refirió en entrevista para un medio de comunicación local que “las ayudas no han llegado. Los actos en el Chocó se han vuelto simbólicos solo están para la foto, pero no se ve el interés del Estado. La gente lo ha perdido todo y necesitamos que el presidente realmente lo haga posible, porque nos quedamos en mesas de trabajo y no se llega a nada”.

En ese sentido, las regiones más afectadas por el invierno han sido Antioquia, Chocó, el Caribe colombiano, y Providencias región que enfrentó los desastres del huracán Iota, el cual fue azotado por los fuertes vientos y olas del Mar Caribe de hasta 12 metros de altura.

En el municipio de Lloró, ubicado en el departamento del Chocó las inundaciones afectaron a más de 3.000 familias y en otros 10 municipios de la misma región costera los habitantes perdieron sus casas, ganado, y enseres. 

En Cartagena al menos 155.000 damnificados se encuentra en situaciones deplorables enfrentando el abandono estatal.

Sin lugar a duda los deslizamientos de tierras y derrumbes afectaron al municipio de Dabeiba, en Antioquia, el cual ha dejado hasta la fecha seis personas fallecidas, 20 heridos y cinco desaparecidos.

No obstante, a la crisis por el impacto meteorológico de las inundaciones en Colombia se suman las críticas al Gobierno de Duque por el mal manejo sanitario con el aumento de contagios con la pandemia del coronavirus.

Agencias

Enlaces patrocinados