InicioEspecialDerecha peruana intenta culpar de la crisis a Evo Morales

Derecha peruana intenta culpar de la crisis a Evo Morales

El líder boliviano respondió pidiendo frenar la matanza de indígenas

En medio de la crisis política que atravieza Perú tras la deposición y arresto del presidente Pedro Castillo, la inmediata designación de Dina Boluarte, quien era vicemandataria del Gobierno de Castillo, como presidenta interina de esa nación y el reclamo con protestas y cortes de vías en todo el territorio, con saldo de al menos 27 fallecidos, exigiendo la disolución del Congreso, nuevas elecciones que incluyan una constituyente y la libertad del ahora exjefe de Estado, legisladores peruanos acusan al expresidente boliviano, Evo Morales, por las manifestaciones populares que continúan en ese país.

Morales contestó a las acusaciones señalando en Twitter: “Damos la otra mejilla ante los ataques políticos de la derecha peruana. Pero por favor, paren las masacres, detenciones ilegales, persecución y terruqueo [descalificación] contra nuestros hermanos indígenas. No habrá paz sin justicia social. El Perú profundo demanda una transformación de fondo”.

Y es que los congresistas peruanos de los partidos de derecha, Renovación Popular, Fuerza Popular, Alianza para el Progreso, Acción Popular y Bloque Magisterial, exigieron a Boluartes, a quien designó ese mismo cuestionado Congreso dominado por los partidos ultraconservadores, que se evite el ingreso al país de Morales y emprender acciones legales contra él; asegurando que las visitas del exmandatario boliviano a poblaciones fronterizas con Bolivia del sur de Perú para impulsar una unión de naciones indígenas suramericanas a través del proyecto geopolítico Runasur, tendrían que ver con las acciones de calle contra el Legislativo y el Ejecutivo peruanos, a pesar de que la tensión en la sociedad peruana se registra desde el momento de la elección de Castillo, quien no pertenece a la élite peruana tradicional y llegó al poder con la promesa de cambios irían contra los intereses de esa clase política dominante en el país andino.

La misma Boluarte se sumó al ataque político contra Morales y dijo que Migraciones de Perú prevé limitar el ingreso del líder cocalero boliviano al país.

“Estamos conversando para que, dentro de ese contexto (de los señalamientos desde la derecha), veamos la situación de ingreso del señor Evo Morales al país porque creo que nadie, ninguna persona, ningún expresidente ni un líder de otro país tiene por qué intervenir en temas internos de un país”, dijo la mandataria interina a PBO Radio de Lima, recoge Sputnik.

Vale destacar que Morales es el principal impulsor de la iniciativa Runasur que pretende articular una América plurinacional, la unidad de los pueblos originarios y los movimientos populares y sindicales, que tiene el objetivo frenar el intervencionismo y el armamentismo y defender los gobiernos progresistas de la región.

El pasado 8 de noviembre, en Buenos Aires, capital argentina, sindicatos, organizaciones campesinas y movimientos sociales de Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Ecuador, Guatemala, México, Nicaragua, Panamá, Paraguay, Perú, Uruguay y Venezuela se reunieron para celebrar la Asamblea Plurinacional Constitutiva de la Runasur.

Incluso piden capturarlo

En ese mismo contexto, este miércoles, Morales fue denunciado ante la Fiscalía General de Perú por el congresista Jorge Montoya, del partido ultraconservador Renovación Popular y excomandante de las Fuerzas Armadas de ese país, por supuestamente atentar contra “la integridad nacional” peruana, y en un pasó más allá, otro exmilitar convertido en congresista de la misma tolda de ultraderecha, el almirante retirado José Cueto, pidió la captura del líder boliviano.

Montoya interpuso la denuncia ante la fiscal general peruana, Patricia Benavides, la misma que encabezó la persecución judicial contra Castillo desde el inicio de su mandato, que concluyó con la destitución de Castillo, misma que Morales, junto al expresidente hondureño, Manuel Zelaya, la mandataria de ese mismo país centroamericano denuncia como un golpe de Estado.

Cueto instó a la Policía Nacional del Perú a capturar al expresidente de Bolivia señalando que éste es ahora “ciudadano común y corriente” y asegurando que hay “uso indevido de su condición de expresidente para azuzar a la gente” estaría cometiendo un delito.

“Debe ser capturado… así esté fuera del Perú” dijo el exmilitar y pidió emitir una orden de captura internacional contra el expresidente.

Las acciones son sólo contra Morales, aunque otras figuras también repudian que Castillo esté detenido, entre ellos los mandatarios de Colombia, Gustavo Petro y de México, Andrés Manuel López Obrador, quienes expresaron su preocupación por el respeto a los derechos humanos del mandatario depuesto por parte de quienes ahora están en el poder.

Unas 40 vías bloqueadas en protesta contra Boluarte

La Superintendencia de Transporte Terrestre de Personas, Carga y Mercancías, en Perú en un informe presentado este jueves, sela que unas 40 vías, en seis regiones del país están bloqueadas en acatamiento al paro general convocado por movimientos de base para repudiar el gobierno interino de Boluarte y contra el Congreso peruano.

Y es que este jueves fue la segunda jornada consecutiva de las protestas convocadas a partir del 4 de enero que piden la renuncia de Boluarte, la liberación del mandatario depuesto Pedro Castillo, el disolución del Congreso y adelantar las elecciones para este 2023, incluyendo una asamblea constituyente.

A pesar del estado de emergencia que rige desde diciembre, los descontentos salieron a las calles con piedras, palos y llantas para obstaculizar las vías, mientras los medios locales reportan escasa presencia policial. Las tensiones por la reacción de la fuerza pública han estado a la orden del día, en vista de que la represión a las anteriores jornadas de protesta se saldaron con más de 20 muertes, señaló el medio RT.

Vale destacar que las protestas también exigen justicia por las muertes a manos de las fuerzas enviadas por Boluarte para reprimir a quienes exigen la continuación del proyecto presentado por Castillo de refundación del Estado peruano y repudian, por insuficiente, la promesa de la fiscal Benavides en su discurso por el nuevo  año fiscal 2023, de crear un subsistema de fiscalías para esclarecer las muertes de sus compañeros en las protestas que se desataron desde el 7 de diciembre, cuando el Congreso destituyó a Castillo.

Medios peruanos apuntan que las localidades más afectadas por las protestas son al sur, bastión político de Pedro Castillo, especialmente en Ica, donde fue interumpida la Panamericana Sur, arteria vial vital para el país, y la Policía Nacional Peruana, alegando medidas de seguridad, bloqueó el paso a la Reserva Nacional de Paracas.

Debido a la conflictividad, las empresas de transporte han decidido no vender boletos hacia Ica y tampoco a las ciudades de Arequipa, Moquegua, Tacna y Juliaca, donde las protestas provocaron que buses y autos quedaran varados, reseñó RT.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí