Ecuador se debate entre reabrir o no las urnas de las presidenciales

El líder indígena insiste en que hubo fraude. Foto EFE

La indecisión del Consejo Electoral de Ecuador (CNE) de reabrir las urnas de las presidenciales del 7 de febrero para disipar sospechas de presunto fraude, dejan al país en una verdadera incertidumbre y ante una movilización indígena que se inició este miércoles y que llegará a Quito para exigir el recuento.

La última vuelta de tuerca al embrollo electoral la dio este mediodía el dirigente del movimiento indígena Pachakutik y candidato presidencial, Yaku Pérez, al presentar ante el CNE un escrito para solicitar la suspensión del escrutinio.

Tras calificar los comicios de «caricatura de transparencia electoral», Pérez no tira la toalla y exige la suspensión del proceso tal y como se había desarrollado hasta ahora, y que se recuenten los votos en virtud de un acuerdo que quedó en papel mojado.

«Ahora pedimos la suspensión y con ella el reconteo voto a voto», justificó en declaraciones a los medios tras entregar su nuevo petitorio ante la sede del Consejo en la capital ecuatoriana.

Medio millón de votos

El dirigente indígena, que lleva denunciando un amaño electoral desde la misma madrugada de los comicios, recalcó que su decisión no tiene por objeto dilatar el proceso, sino que se trata de una acción amparada por la legislación ecuatoriana y garantizada por el Código de la Democracia.

Reiteró una vez más que su organización política ha «evidenciado anomalías» y que mientras sigan existiendo casos en diferentes provincias de papeletas con alteraciones por falsificación ideológica, material, errores de suma o inconsistencias entre los resultados de las actas y aquellos que aparecen como subidos en el sistema informático, seguirá habiendo una sombra de dudas y por tanto fraude electoral.

«En el momento en que no hay correspondencia, (las actas) son nulas», subrayó antes de asegurar que de acuerdo a sus expertos, su movimiento podría llegar a «recuperar» cerca de medio millón de votos «que se nos ha perjudicado» y solo conforme a las provincias en las que se han podido llevar a cabo revisiones.

Exhortó al CNE a dar una respuesta a su solicitud y avanzó que está agotando todas las instancias a su disposición, sin descartar recurrir al Tribunal Contencioso Electoral, y el jueves emprender acciones internacionales, que no especificó.

Se activa la marcha indígena

Las advertencias de los últimos días se han concretado por el momento en la forma de una marcha nacional convocada por Pachakutik para exigir el recuento de votos, ante las desoídas denuncias de fraude hechas por su dirigente.

Su coordinador, Marlon Santi, explicó a Efe que la movilización se inició en la ciudad de Loja, en el sur de Ecuador, y consistirá en un recorrido en dirección al centro andino del país, con parada en la localidad de Latacunga, antes de arribar a la capital -previsiblemente el 23 de febrero-, para manifestarse frente al CNE.

«La caminata incluirá varias provincias, desde el centro del país llegará al CNE, calculamos que en seis o siete días», manifestó el responsable del grupo político.

Disipar las sospechas de fraude

El martes, el Pleno del CNE se abstuvo de pronunciarse sobre un informe técnico-jurídico que avalaba el recuento en 17 provincias del país, y aunque obtuvo una mayoría de dos contra uno, más una abstención, fue descartado por falta de suficientes apoyos.

De esta forma, el CNE dejaba atrás el pacto alcanzado el viernes entre Pérez y el centroderechista Guillermo Lasso para que se reabrieran el 100 % de las urnas en la provincia de Guayas y el 50 % en otras 16, y disipar así las sospechas de fraude vertidas por el primero.

En su lugar, por defecto, se publicarán los resultados antes de escuchar cualquier reclamación de los candidatos.

En las elecciones del 7 de febrero los ecuatorianos elegían a su presidente, vicepresidente, 137 miembros de la Asamblea Nacional y cinco del Parlamento Andino.

Los resultados preliminares debían haberse publicado este miércoles, pero el martes el órgano electoral aprobó una ampliación de cuatro días en los plazos debido a que la llegada de las urnas del extranjero se ha retrasado por el mal tiempo en EE.UU.

Según la página web del CNE, el candidato de izquierdas Andrés Arauz gana la primera vuelta con 32,72 % de los votos, seguido de Lasso con 19,74 %, Pérez con 19,38 % y Xavier Hervás con 15,68 %.

El resto del escrutinio presidencial se lo reparten otros 12 candidatos que en su conjunto han obtenido menos votos que los nulos.

La puja entre Pérez y Lasso por el segundo puesto, que da opción al balotaje del 11 de abril, mantiene en vilo al país y amenaza con provocar un nuevo cisma social.

El inesperado protagonismo adquirido en la última semana por el candidato del indigenismo, doctor en Jurisprudencia, mantiene en jaque al sistema electoral y ha puesto sobre la mesa viejas y recientes sospechas de fraude, que a la postre arrojan dudas sobre la actuación e institucionalidad de la Función electoral en el país andino.

EFE

 

ENLACES PATROCINADOS

				
					<div class="fb-comments" data-href="<?php the_permalink(); ?>" data-width="100%" data-numposts="5">&nbsp;</div>