InicioMundoEEUU y la UE afinan plan para mermar dependencia de energéticos rusos

EEUU y la UE afinan plan para mermar dependencia de energéticos rusos

Expertos calificaron la estrategia como "simbólica" porque su aplicación podría tratar hasta 5 años

La Comisión Europea y Estados Unidos crearon un grupo de trabajo conjunto para reducir la dependencia de los productos energéticos de Rusia, según comunicó la Casa Blanca.

Este grupo estará presidido por un representante de la Casa Blanca y un representante de la presidenta de la Comisión Europea y se encargará de garantizar la seguridad energética de Ucrania y la UE «en preparación para el próximo invierno y el siguiente».

Los objetivos principales de esta labor, según el texto, son diversificar los suministros de gas natural licuado en consonancia con los objetivos climáticos; y reducir la demanda de gas natural.

La Casa Blanca dijo que Estados Unidos trabajará con socios internacionales para asegurar al menos 15 mil millones de metros cúbicos de suministros adicionales de GNL a Europa en 2022.

Biden, discutió el tema con Ursula von der Leyen, jefa del brazo ejecutivo de la Unión Europea, antes de partir hacia Polonia, la última etapa de su viaje de cuatro días .

No tan rápido

Sin embargo, el periódico estadounidense The New York Times , citando a expertos en energía, dijo que este plan para reducir la dependencia energética de la Federación Rusa es bastante simbólico, ya que Estados Unidos aún no podrá suministrar más gas natural licuado (GNL), y el UE no podrá importarlo.

El plan es en gran medida simbólico, al menos a corto plazo, porque EEUU no tiene capacidad para exportar más gas y Europa no tiene capacidad para importar mucho más.

Según los expertos, puede tomar de 2 a 5 años construir una cantidad suficiente de terminales en los EEUU. y Europa para aumentar los suministros de GNL a la UE.»En el corto plazo, realmente no hay buenas opciones más que rogar a uno o dos compradores asiáticos que entreguen sus buques cisterna de GNL a Europa», dijo en un comunicado Robert McNally, asesor energético del expresidente estadounidense George W. Bush.

No obstante, destaca que Jake Sullivan, el asesor de seguridad nacional de Biden, dijo recientemente que la administración quiere «aumentar» rápidamente el gas en Europa, sin detenerse en «detalles técnicos».

La energía rusa es una fuente clave de ingresos e influencia política para Moscú. Casi el 40% del gas natural de la Unión Europea proviene de Rusia para calentar hogares, generar electricidad y alimentar la industria.

Inminente subida de precios

Las sanciones contra Rusia han hecho subir los precios mundiales de las materias primas, la energía, los metales y los alimentos, interrumpiendo las cadenas de suministro y acelerando la inflación en los países occidentales. 

La posible prohibición de la mayor parte de las importaciones de energía rusas puede hacer que los precios suban aún más, lo que eventualmente desencadenaría una recesión mundial, dijeron los expertos.

En su opinión, las consecuencias que verá la economía mundial dependerán de la rapidez con que los países occidentales puedan compensar el déficit de suministro. Los analistas recordaron que en 1991, cuando la invasión de Kuwait por Irak provocó un shock en el suministro de petróleo, Arabia Saudita aumentó la producción de petróleo por lo que la recesión en los EE. UU. duró menos de un año. La recesión de 2022 puede resultar más larga. Solo Arabia Saudita y los Emiratos Árabes Unidos son capaces de reemplazar los suministros de petróleo ruso, pero «ya han señalado que no brindarán alivio esta vez», señalaron los expertos. Mientras tanto, la OPEP+ se apega a su plan de abstenerse de aumentar significativamente la producción.

Es imposible abandonar la mayor parte de los suministros energéticos rusos porque los principales importadores, como India y China, continuarán con sus compras, señaló el estratega de inversiones de AriCapital, Sergey Suverov. Una recesión global depende de la cantidad de suministros afectados por el embargo, la duración de las sanciones y un aumento en los precios del petróleo. Las sanciones ya han causado un fuerte aumento en los precios mundiales de las materias primas, los costos de producción y los precios al consumidor en los Estados Unidos y la Unión Europea. 

«El riesgo de una recesión está creciendo, pero depende de numerosos factores. Lo que se puede decir en este momento es que las restricciones sobre el suministro de petróleo ruso acelerarán la inflación y reducirán los ingresos disponibles reales de las personas», agregó Suverov a la agencia Tass.