InicioMundoEl pueblo palestino también lucha en la ONU

El pueblo palestino también lucha en la ONU

Espera por su ingreso en el foro multilateral como Estado con plenos derechos

Con más de 35.200 asesinados por las Fuerzas de Defensa Israelíes en su agresión contra la Franja de Gaza y millones de desplazados, pareciera que las luchas del pueblo palestino solo estarían circunscritas a ese enclave sometido a incesantes bombardeos.

Sin embargo, usualmente las batallas por la liberación de los pueblos se libran en todos los frentes, incluyendo el diplomático, en el cual a veces también se obtienen victorias, como la del pasado viernes 10, cuando la Asamblea General de las Naciones Unidas aprobó una resolución mediante la cual le otorga a Palestina más derechos como observador, aunque todavía sin concederle los derechos plenos como Estado miembro, para lo cual se requiere la aprobación del Consejo de Seguridad, donde vale recordar que se encuentra Estados Unidos, el principal aliado de Israel, con su posibilidad de veto.

Parcial

El diplomático venezolano Ángel Tortolero, al analizar esa decisión de la Asamblea General de la ONU, advierte que “solo es parcial en cuanto a las aspiraciones del pueblo palestino, que es la obligatoriedad del cumplimiento de la primera resolución del año 47, 48, cuando se creaban tanto el Estado de Israel como el de Palestina, pero esto último no ha ocurrido”.
Palestina, subraya, “se ha mantenido como nación en el concepto de unidad cultural, étnica, política, pero en cuanto a territorio estamos hablando de uno seccionado por las fuerzas israelíes tanto en Cisjordania como en la Franja de Gaza. Es un tema escabroso que en el actual orden internacional tiene el agravante de que la decisión de la mayoría de los países del mundo vale nada para el Consejo de Seguridad, pues allí está Estados Unidos, por lo cual no hay firmeza en la toma de decisiones con respecto a la preservación de lo que pudiera ser el Estado palestino”.

El docente e investigador recalca que “en Palestina estamos frente a una invasión Europea de su territorio. No es una guerra contra el judaísmo, los musulmanes o los cristianos, que han convivido desde su creación, sino se trata de las acciones criminales del Estado sionista, fascista israelí, que no escatima esfuerzos en tratar de acabar con ese pueblo, entre otras cosas porque en las tierras que todavía le quedan, 350 kilómetros cuadrados, sus costas están llenas de petróleo y gas y por eso estos asesinos van en contra del pueblo palestino, porque se trata de un tema geopolítico, estratégico”.

El profesor Ángel Tortolero enfatiza que “la construcción de un Estado es una deuda con Palestina. La propuesta es que se le consagre su territorio tal cual lo tenía en 1967 y le permitan tener su ejército protegiendo sus fronteras, para así lograr la paz en la región”.

Control

El también articulista en distintos medios recuerda igualmente que “el Estado sionista de Israel es el que controla las subidas y bajadas de los precios del petróleo, porque cada acción bélica que ejecuta contra Irak, Irán, Siria, Líbano, provoca consternación en esos mercados, es decir que este conflicto afecta a la humanidad entera y favorece a las corporaciones occidentales”.

“Estamos en un foco de conflicto geopolítico que al igual que el de Ucrania contra Rusia impide la conformación de un nuevo orden internacional, de la multipolaridad, el respeto a la multiculturalidad y la autodeterminación. Palestina es un conflicto montado sobre una guerra injusta, que será subsanada en la medida en que podamos corregir los desequilibrios que hay en el actual orden internacional”, concluyó.

La soberbia de un régimen mesiánico en crisis

La imagen del representante de Israel, Gilard Erdan, triturando la Carta de la ONU al aprobarse la resolución recomendando el otorgamiento a Palestina de la condición de Estado miembro, es de alguna manera, la de la soberbia con la cual ese país junto a su principal aliado, Estados Unidos, han visto el tema de ese pueblo masacrado a lo largo de más de 7 décadas, desde 1948.

Gilard Erdan rompe carta de la ONU

El 29 de noviembre de 2012, esa Asamblea General, con 138 votos a favor, 9 en contra y 41 abstenciones, aprobó darle estatus de Estado observador, no miembro, a Palestina y en las últimas semanas son numerosas las naciones que han manifestado su decisión de reconocerlo como tal.

El sionismo que domina Israel, como lo destaca el analista chileno Nicola Hadwa, no acepta esa condición porque “es una ideología mesiánica, segregacionista, que pretende la creación de un estado desde el Nilo hasta el Éufrates”.

Empero, internamente, el gobierno de Benjamín Netanyahu confronta serios problemas, pues “la sociedad israelí quiere el fin de la guerra, que arreglen el conflicto con los palestinos y vivir en paz. Es un país que se está cayendo a pedazos: se están yendo los judíos sionistas al exterior, casi un millón. El 60% de la población extranjera está pidiendo pasaporte en sus embajadas para retornar a sus naciones”, desglosa Hadwa.

Y eso, sin olvidar las manifestaciones que durante meses han protagonizado miles de personas contra Netanyahu.

La agresión también es por petróleo

El petróleo y el gas como partes de la guerra

El planteamiento del tema del Estado palestino en la ONU, luego de las miles de víctimas que ha arrojado la agresión a Gaza en los últimos meses, también tiene por detrás otro factor, como recuerda el analista internacional chileno Nicola Hadwa, quien recalca que debe estudiarse “en el contexto general: la relación de los países europeos y Ucrania.

Cuando se embarcaron en bloquear la compra de petróleo y gas a Rusia, contaban con que Estados Unidos los iba a abastecer, pero eso ha implicado una tremenda alza de los precios” y eso los hizo voltear “a su base militar en Asia Occidental, Israel, para tratar de apoderarse de Gaza”, y abaratar los costos.

“Estados Unidos no quiere la creación de un Estado palestino con todos sus derechos en las Naciones Unidas; los europeos ven que la única posibilidad real de calmar Asia occidental y volver a la normalidad del abastecimiento desde esa zona hacia Europa es terminar de una vez por todas con el conflicto y para eso consideran que la mejor opción que tiene el estado criminal de Israel es aceptar un Estado palestino”, explica Hadwa, un ingeniero experto en Comercio Exterior, quien sostiene que el 78% del territorio, las tierras más ricas, quedarían en poder de Israel.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí