Html code here! Replace this with any non empty raw html code and that's it.
InicioMundoEstudiantes alzan vuelo solidarios con Palestina

Estudiantes alzan vuelo solidarios con Palestina

En Estados Unidos y otras partes del mundo han sido masivas las movilizaciones

“Sigan adelante, jóvenes. La voz de ustedes es nuestra voz y nos sentimos representados. Sigan adelante, a defender el derecho a la vida”.

Con esas palabras se hizo eco el pasado domingo el presidente Nicolás Maduro, en la primera edición de su programa en Tik Tok Live, de las masivas protestas, iniciadas en Estados Unidos, pero luego extendidas hacia otras partes del mundo, que han venido protagonizando los estudiantes exigiendo el cese del respaldo, por parte de varios países, al genocidio que Israel está cometiendo contra el pueblo palestino.

Lo dicho por el jefe de Estado va en sintonía con ese vuelo emprendido por el sector estudiantil desde el 18 de abril en solidaridad con Palestina, expandido al menos a unas 60 universidades de Estados Unidos, que se ha replicado en otras instituciones en muchas partes del globo terráqueo, pese a la feroz represión policial.

Magnitud

El impacto de las manifestaciones estudiantiles ha sido de tal magnitud, que se las compara con las de finales de los 60 y comienzos de los 70 en contra de la guerra en Vietnam (de la cual saldría derrotado el imperio estadounidense) y frente al apartheid en Sudáfrica, en los 90.

Uno de los epicentros fue la Universidad de Columbia, en Nueva York, que ya anunció la cancelación de su ceremonia de graduación prevista para el 15 del corriente mes, luego de que los estudiantes organizaron una sentada y campamento en el campus para exigir que la institución pusiera fin a la cooperación con sus similares israelíes y retiraran sus inversiones en empresas que apoyan la ocupación de ese país en Palestina.

Ahí comenzó la represión: más de 100 estudiantes fueron arrestados por los cuerpos de seguridad, encendiendo la indignación y provocando acciones todavía más radicales, como el levantamiento de más campamentos y toma de instalaciones en las inmediaciones.
“Fue un shock para nosotros. No lo podía creer, pero lo sentí como un llamado a la acción”, declaró Rashida Mustafa, quien cursa un doctorado en esa universidad.

Pese a las amenazas con distintos tipos de sanciones que han venido haciendo las autoridades –como suspensiones hasta por 3 años–, las masivas protestas estudiantiles se han propagado prácticamente por todo Estados Unidos: las universidades de California, Florida, Texas, Pennsylvania, Princeton, Arizona, Georgia, Indiana, el MIT (Instituto Tecnológico de Massachusetts) o la George Washington (privada), entre muchas otras. La mayoría ha tenido que cancelar clases y diferentes actividades.

Hasta hace unos días, los detenidos por estas manifestaciones en todo ese país superaban los 2.200, según cifras recogidas por distintas agencias.

La mecha ha alcanzado otras naciones: Canadá, Australia, Alemania, México, Francia, Cuba, Italia, España, Corea del Sur, Bélgica, Noruega, Países Bajos, Reino Unido, Suiza, Brasil, Irlanda, Chile, coincidiendo en exigencias, “presionar a nuestra universidad para que corte las relaciones con las instituciones israelíes, porque son cómplices del genocidio que se está llevando a cabo en Gaza”, como declaró a la agencia EFE una estudiante de la Universidad belga de Gante.

En algunos casos hubo resultados satisfactorios, como en la Universidad Trinity de Dublin (Irlanda), donde sus autoridades aceptaron los planteamientos estudiantiles y cortaron sus vínculos comerciales con 13 empresas israelíes o la Conferencia de Rectores de Universidades Españolas, que se comprometieron también a cortar nexos con instituciones y centros de investigación israelíes.

La violenta acción policial

La represión también va a los campus universitarios

Mientras abundan pancartas como la colocada en la Universidad de Carolina del Norte, preguntando: “¿Qué has hecho tú para acabar con el genocidio?”, o llamando al presidente de EEUU “Genocide Joe”, la represión en contra de estos movimientos también ha tenido su protagonismo, aunque de alguna manera silenciada por las corporaciones mediáticas.

Los cuerpos de seguridad han arremetido con violencia para desalojar los campus tomados. Así ha ocurrido en la Universidad de Columbia, la de California, la de Ohio, la de Florida, la de Arizona, la de Texas y muchas otras. Igual ha pasado en París, Berlín o Amsterdam.

“En cuarenta años no había visto semejante crueldad descarada hacia los estudiantes y el profesorado, tal cobardía ante lo que equivale a una caza de brujas de la derecha, y una deshonestidad tan flagrante”, expuso el profesor de la Universidad de California Robin Kelly, en una carta publicada en The Boston Review, tras el allanamiento a la Universidad de Columbia. En la Washington de Saint Louis, a un docente le fracturaron nueve costillas y una mano. “Es inaceptable responder a manifestaciones pacíficas en las universidades con una represión violenta”, manifestó la American Association of University Professors.

En muchas de esas universidades, circula la frase del historiador social de origen judío Howard Zinn: “Dirán que estamos perturbando la paz, pero es que no hay paz. Estamos perturbando la guerra”.

Universidad George Washington

Sanders: “Me enorgullece verlos protestar”

Las manifestaciones estudiantiles han encontrado voces de apoyo tanto dentro como fuera de Estados Unidos.

El senador estadounidense Bernie Sanders, conocido por sus posiciones progresistas, se pronunció para manifestar que se siente orgulloso de “ver a los estudiantes protestar contra la guerra en Gaza”, añadiendo, posteriormente, que están “en el lado correcto de la historia”.

Incluso, recordó cómo él mismo fue protagonista de similares acciones:
“En 1962, organizamos sentadas para poner fin a las políticas racistas en la Universidad de Chicago. En 1963, me arrestaron mientras protestaba contra las escuelas segregadas. Pero teníamos razón”, recalcó Sanders, quien subrayó que por ello ha votado en contra de apoyar “la maquinaria de guerra de (Benjamín) Netanyahu”.

“Los europeos cargaremos con las consecuencias. En 10 años nos dirán: ‘Miraste y no hiciste nada’”, expresó por su parte el primer ministro de Bélgica, Alexander De Croo, en una entrevista con el diario Het Laatste Nieuws.

“Si yo tuviera 20 años también protestaría. Es importante que los estudiantes sigan reclamando el respeto al derecho internacional”, dijo la ministra belga de Cooperación al Desarrollo, Caroline Gennez.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí