Francisco Sagasti nuevo presidente de Perú

Foto: EFE

El Congreso de Perú eligió este lunes a Francisco Sagasti como el nuevo líder de su Mesa Directiva, lo que al mismo tiempo lo convierte en el nuevo sucesor del expresidente, Manuel Merino, al frente de la Presidencia del país, reseña Telesur en su página web.

Junto a Sagasti se encuentran la congresista por el Frente Amplio, Mirtha Vásquez, por Acción Popular, Luis Roel y por Somos Perú, Matilde Fernández, en la primera, segunda y tercera vicepresidencia, respectivamente.

Esta es la segunda votación para determinar la sucesión de Merino, una vez que la propuesta encabezada por la congresista, Rocío Silva Santisteban, no lograra los votos necesarios.

De esta forma, Perú acumula siete días de crisis política marcada por protestas populares que exigían la destitución de Merino y donde dos personas fueron asesinadas a causa de la represión policial durante la Marcha Nacional del pasado 14 de noviembre.

La Junta de Portavoces del Congreso exhortó a Merino a renuciar a la Presidencia, entre tanto la fiscalía peruana le abrió una una investigación por los presuntos delitos de abuso de autoridad y homicidio doloso en agravio.

Francisco Sagasti nació en Lima (capital) y es ingeniero industrial, investigador y autor de varios textos. Es congresista por el Partido Morado y no está incluido en la lista de los congresistas que votaron a favor de la vacancia del expresidente Martín Vizcarra.

Hasta este momento, Sagasti se desempeñó como presidente de la Comisión de Ciencia, Innovación y Tecnología del Parlamento, además de ser el vocero principal de la bancada morada. Durante su vida profesional también obtuvo importantes cargos.

Es congresista desde marzo de 2020 por el Partido Morado. Tras la disolución del Congreso por parte del expresidente, Martín Vizcarra, el 30 de septiembre de 2019 y el llamado a nuevas elecciones de parlamentarios, el político de 76 años fue invitado a sumarse a la lista del Partido Morado. Su lema dentro este partido ha sido “hacer una política decente, lucha contra la corrupción y reforma política”.

Entre 1972 y 1977, Sagasti fue vicepresidente del Directorio del Instituto de Investigación Tecnológica, Industrial y Normas Técnicas del Perú y asesor del Ministro de Industria durante el Gobierno militar de Francisco Morales Bermúdez.

De 1985 a 1987 fue asesor del ministro de Relaciones Exteriores, Allan Wagner, durante el primer Gobierno de Alan García. Además, fue miembro del Consejo Consultivo del Instituto Nacional de Planificación. Luego de ello, abandonó el país desde 1987 hasta 1992, donde asume como jefe de Planeamiento Estratégico del Banco Mundial y asesor de los Departamentos de Evaluación de Políticas y de Relaciones Externas en el mismo organismo internacional.

También tuvo un paso por el segundo Gobierno de Alan García, cuando entre 2007 y 2009 fue presidente del Consejo Directivo del Programa de Ciencia y Tecnología. El mismo cargo lo ejerció durante el Gobierno de Ollanta Humala entre 2011 y 2013.

En el campo académico Francisco Sagasti tiene una vasta carrera. Ha sido profesor en la Universidad del Pacífico y en la Pontificia Universidad Católica del Perú; profesor visitante del Instituto de Empresa en Madrid, en la cátedra Silberberg de la Escuela de Negocios Wharton de la Universidad de Pensilvania, y en la Universidad para la Paz en Costa Rica. De 2009 a 2014 fue investigador principal de FORO Nacional/Internacional, una entidad dedicada a promover el debate y el consenso sobre temas críticos para el desarrollo nacional e internacional.

Fue distinguido con la medalla de Paz de la Organización de las Naciones Unidas y el premio Paul Hoffman, otorgado por la Sociedad para el Desarrollo Internacional, por sus aportes al desarrollo nacional e internacional. En el 2012 también recibió la medalla del Gobernador General de Canadá por su contribución para fortalecer las relaciones entre Perú y dicho país.

Según Prensa Latina, la elección de Sagasti constituyó una salida a la crisis institucional generada por el rechazo masivo a Merino, por ser considerado carente de títulos académicos y beneficiario de una conspiración de la coalición de minorías conservadoras que controlan el Congreso.

Un factor decisivo para la elección de Sagasti fue el acuerdo previo de todas las bancadas, de que el reemplazante de Merino no sea ninguno de los legisladores que votaron por vacar a Vizcarra, lo que dejó un reducido número de opciones.

Ayer el consenso de los voceros de las bancadas avaló a Rocío Silva-Santisteban, del ambientalista Frente Amplio (FA), pero el acuerdo no fue cumplido y no alcanzó la mayoría de legisladores presentes.

Sagasti fue miembro del Parlamento Andino elegido por el FA, pero en las elecciones congresales de enero pasado fue elegido por el Partido Morado (PM), conglomerado de tendencias que van del progresismo a la derecha, como congresista por Lima.

El nuevo presidente tiene ante sí el desafío de consolidar la distensión lograda por su elección, atender la crisis de la pandemia de Covid-19 y la grave situación económica y las demandas sociales que afloraron en las grandes protestas contra Merino.

Dimisión de Merino

La crisis política en Perú derivó en la dimisión este domingo del presidente, Manuel Merino, luego de cinco días de protestas en su contra que dejaron dos fallecidos y un centenar de heridos.

En un mensaje televisado a la nación, Merino anunció su renuncia irrevocable luego de la dimisión de más de la mitad del gabinete y bajo fuertes presiones de los ciudadanos en las calles, reportó el medio local RPP Noticias.

Horas antes, el presidente del Congreso, Luis Valdez, exhortó a Merino a tomar la decisión para calmar los ánimos, según divulgó esa instancia en Twitter.

El mandatario saliente reemplazó el lunes pasado al destituido Martín Vizcarra como jefe de Estado por su supuesta implicación en hechos de corrupción cuando era gobernador de la región de Moquegua (sureste).

La Coordinadora Nacional de Derechos Humanos precisó que las manifestaciones dejaron dos fallecidos, más de 100 heridos y 41 desaparecidos, reseña Prensa Latina.

Destitución de Vizcarra

El pasado lunes 9 de noviembre, el Congreso de Perú aprobó la destitución del presidente de la nación, Martín Vizcarra, tras un debate en el Legislativo que duró más de cuatro horas.

Con un total de 105 votos a favor, cuatro abstenciones y solamente 19 en contra, los parlamentarios apoyaron en mayoría la destitución inmediata de Vizcarra, se espera que la notificación llegue en contados minutos al Consejo de Ministros del Ejecutivo, reseñó Telesur.

El segundo pedida de destitución se había impulsado en el Congreso por la “incapacidad moral” del presidente peruano, asimismo, la Fiscalía continúa en la investigación contra Vizcarra por un presunto caso de corrupción en la edificación de un hospital cuando éste era gobernador (2011-2014) de la región de Moquegua.

Durante el debate en el Parlamento, el jefe de Estado señaló que no existe ninguna pruebas de las acusaciones en su contra, “no existe prueba fehaciente de delito alguno, y no la habrá, porque no he cobrado soborno alguno”, agregó.

Los presuntos delitos por los que es acusado Vizcarra coinciden en el recibimiento de 660.000 dólares de sobornos de dos empresas investigadas por corrupción y vínculos con la multinacional brasileña Odebrecht, el cual realizaron obras de irrigación, y construcción de un centro hospitalario en la región sureña.

Medios peruanos difundieron el pasado domingo contenido del teléfono del exministro de Agricultura, José Hernández (2016-2018), quien es cercano al círculo político de Vizcarra, donde se revelan supuestas conversaciones acerca de la concesión y repartición de obras públicas. No obstante, las autoridades judiciales continúan las investigaciones en aras de esclarecer los hechos.

Investigación en curso

Según Prensa Latina este lunes la fiscal de la Nación peruana, Zoraida Ávalos, abrió una investigación preliminar al expresidente Manuel Merino por homicidio culposo en agravio de dos jóvenes manifestantes en la represión policial a una protesta.

Al mismo tiempo, anunció un plan detallado para ubicar a un número aún no precisado de jóvenes presuntamente desaparecidos.

En un mensaje en video transmitido por Internet, la fiscal dijo que la indagación incluye al primer ministro, Ántero Flores Aráoz, y al titular del Interior, Gastón Rodríguez, por la muerte de Inti Sotelo y Brian Pintado.

‘Puedo asegurarles que esas muertes no quedarán impunes’, aseguró Ávalos.

Durante las protestas, Merino y Flores-Aráoz trataron de minimizarlas o desacreditarlas, hasta las muertes de Sotelo y Pintado, que sacudieron al país y llevaron al Parlamento a obligar a Merino a renunciar bajo amenaza de ser destituido.

Los tres señalados por Ávalos serán investigados por lesiones graves y leves sufridas por más de un centenar de heridos durante las protestas iniciadas hace una semana contra el ascenso a la presidencia de Merino, quien se vio obligado a renunciar ayer ante la indignación generalizada.

La fiscal abrió además otra investigación por desaparición de personas a determinar, debido a que un número no precisado de manifestantes no volvieron a sus casas ni son ubicados por sus familiares.

Informó que la pesquisa incluirá el registro de las cámaras de seguridad de las zonas de las protestas contra Merino y la geo-localización de los telefónos de los desaparecidos para ubicarlos o seguir sus rastros.

Solidaridad

El Grupo de Puebla, alianza progresista integrada por personalidades de 17 países, condenó la represión y el uso indiscriminado de la fuerza por la policía en las manifestaciones en Perú y envió su solidaridad a ese pueblo.

Tras los hechos que devinieron en la destitución del presidente Martín Vizcarra y la asunción de Manuel Merino, quien anunció su renuncia la víspera en medio de protestas, el Grupo expresó su apoyo al pueblo peruano y reafirmó su compromiso con los derechos humanos y la democracia.

La organización iberoamericana, representada por 49 líderes, apuntó este lunes en un comunicado que lo sucedido a Vizcarra fue provocado en un contexto de profunda crisis sanitaria, social y económica, con un alto número de congresistas acusados también por corrupción, a menos de seis meses de las próximas elecciones generales.

Todo esto desconociendo la voluntad popular e instalando en el poder a Manuel Merino, quien, a solo días de asumir el cargo, fue obligado a renunciar tras las fuertes y masivas movilizaciones contra su gobierno que se extendieron por todo el territorio nacional, precisa la agrupación, reseña Telesur.

Enlaces patrocinados