InicioMundoFundación del hijo de Biden financió laboratorios biológicos en Ucrania

Fundación del hijo de Biden financió laboratorios biológicos en Ucrania

Para EEUU, la prioridad era el estudio de un patógeno altamente peligroso del ántrax

El Ministerio de Defensa de Rusia reveló que el fondo de inversión Rosemont Seneca, perteneciente a Hunter Biden – hijo del presidente de Estados Unidos, Joe Biden, financióel Programa de Biología Militar del Pentágono en Ucrania, reseñan agencias.

La información la dio a conocer Igor Kirillov, jefe de las tropas de protección radiológica, química y biológica de las Fuerzas Armadas rusas, quien aseveró que los militares rusos tuvieron acceso a dichos documentos, lo que permitió rastrear el esquema de interacción entre los organismos estatales.

“Los documentos recibidos de los empleados ucranianos que trabajan en los laboratorios fueron analizados por expertos rusos y han mostrado que los proyectos biológicos ucranianos fueron desarrollados y aprobados directamente por el Pentágono, dijo el portavoz del ministerio, Igor Konashenkov, durante una conferencia de prensa, citado por Xinhua.

En este sentido, detalló que se evidenció una conexión entre el fondo de Biden hijo para proveer de equipos a los laboratorios biológicos, no solo en Ucrania, sino “en todo el mundo”.

“Al mismo tiempo, hay una estrecha conexión entre el fondo (Rosemont Seneca. – Comentario. ed.) con los principales contratistas del departamento militar de Estados Unidos, incluida metabiota, que, junto con Black y Veach, es el principal proveedor de equipos para los laboratorios biológicos del Pentágono en todo el mundo”, agregó Kirillov, citado por la agencia de noticias RIA Novosti. 

El fondo de inversión del hijo de Biden cuenta con recursos de aproximadamente $2.4 mil millones.

Para el teniente general, “la escala del programa es impresionante. Están directamente involucrados en su implementación, además del departamento militar, la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional, la Fundación George Soros y el Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades.

La supervisión científica está a cago de las principales organizaciones de investigación, incluido el Laboratorio Nacional de Los Álamos, que está desarrollando armas nucleares como parte del Proyecto Manhattan”.

El Ministerio de Defensa de Rusia concluyó y alerto que para Estados Unidos, la prioridad de estos laboratorios era el “estudio de un patógeno particularmente peligroso del ántrax”.

El ántrax es una enfermedad infecciosa grave causada por una bacteria, que puede encontrarse naturalmente en la tierra y afecta comúnmente a mascotas y animales salvajes en todo el mundo.

Traslado altamente peligroso

El Ministerio de Defensa reveló que también se exportaron al extranjero muestras de tejido humano y suero sanguíneo.

No obstante, esto no fue lo único. El teniente manifestó que se enviaron, para el extranjero más de 10.000 muestras, cuyos destinatarios incluyeron laboratorios de referencia en el Reino Unido y en Alemania, cita la agencia de noticias.

Esto, detalló el militar, podría crear riesgos de fuga de “genética sensible” y amenazar la seguridad biológica de todas las regiones donde se transfirieron muestras.

Rusia también recibió documentos que confirman que Estados Unidos probó medicamentos no probados en militares ucranianos.

“Estamos hablando de un sistema de detección para los productos farmacéuticos de Deep Drug que no han pasado el procedimiento de licencia en los Estados Unidos y Canadá. <… > Un cinismo especial de los patrocinadores estadounidenses es que el desarrollador, scymount, ofreció comprar este sistema sobre una base comercial, a pesar del hecho de que los empleados del Ministerio de Defensa de Ucrania atrajeron a personal militar como voluntarios”, agregó Kirillov, citado por la agencia.

Recordó que Estados Unidos realizó estos trabajos fuera del país, debido a que en la nación norteamericana están prohibidos.

“Más de cuatro mil personas participaron en la investigación dentro del proyecto UP-8 y, según datos publicados en los medios búlgaros, unos 20 soldados ucranianos murieron y 200 fueron hospitalizados solo durante los experimentos en el laboratorio de Kharkov”, recalcó, citado porRIA Novosti.