InicioMundoIrán y Rusia conectarán sistemas interbancarios contra sanciones

Irán y Rusia conectarán sistemas interbancarios contra sanciones

El sistema permitirá a los dos países comerciar y eludir las sanciones occidentales

Irán anunció hoy la realización de acciones de cooperación con Rusia para conectar sus sistemas de mensajería interbancaria y eludir el mecanismo estadounidense Swift, frente a las sanciones occidentales, reflejan medios locales.

Teherán y Moscú están discutiendo el reconocimiento de las tarjetas del sistema de pago ruso Mir y la cuestión de conectar sus bancos al Sistema de Transferencia de Mensajes Financieros (STMF), declaró una fuente diplomática, citada por la cadena de noticias Hispantv.

La televisora refirió las declaraciones del embajador de Irán en Rusia, Kazem Yalali, quien confirmó las labores para activar el STMF, que resulta el equivalente ruso de la Sociedad para las Comunicaciones Interbancarias y Financieras Mundiales (conocido como Swift).

Esa fuente agregó que la ciudad rusa de Ekaterimburgo puede convertirse en un centro para desarrollar las relaciones entre Irán y Rusia.

La aplicación de este sistema de mensajería financiera alternativa permitirá a los dos países comerciar y eludir las sanciones occidentales, precisó la televisora.

Ambos países tienen en común el enfrentamiento de severas sanciones impuestas por occidente, una realidad que dificulta y en muchos casos imposibilita la concreción de acuerdos comerciales a través de Swift.

Un agujero en las sanciones

Por su parte, Barry Eichengreen, economista de la Universidad de California en Berkeley, dijo que expulsar a los bancos rusos del SWIFT y prohibir que los bancos estadounidenses y de la eurozona hagan negocios en Rusia podría ejercer una presión significativa sobre la economía rusa.

El experto advirtió que, no obstante, ·No todos los bancos rusos han sido expulsados SWIFT, y no todas las transferencias financieras hacia y desde empresas rusas están prohibidas, al menos hasta el momento».

«Todavía se están llevando a cabo pagos desde Europa Occidental a los exportadores de gas natural rusos, y los bancos y las compañías más íntimamente involucradas en el negocio de la energía han sido exentos hasta ahora», agregó. “Eso es un agujero en las sanciones que habrá que cerrar, y hacerlo será doloroso para ambas partes”, advirtió.

Sobre la congelación de las reservas de divisas del banco central ruso, Eichengreen advirtió que sirven para evitar una intervención que estabilice el rublo, así como préstamos en dólares y euros a las empresas necesitadas.

 “Sin embargo, el banco ha estado trasladando sus reservas de los bancos centrales y comerciales extranjeros al Banco de Pagos Internacionales, donde probablemente seguirán estando disponibles libremente», indicó.

El Banco de Pagos Internacionales es una institución financiera internacional con sede en Suiza que es propiedad de varios bancos centrales, según explicó el experto.

«Puedes ver este movimiento en los datos recientes del Fondo Monetario Internacional (FMI)», enfatizó.

Según Eichengreen, las sanciones no pueden evitar que el presidente ruso, Vladimir Putin, intente tomar el control de Ucrania, pero pueden hacer que sea más doloroso para él hacerlo, al alentar una oposición interna a su ofensiva.

«Entonces podría considerar una forma de limitar sus ambiciones y declarar la victoria al mismo tiempo. Es demasiado pronto para decir qué forma podrían tomar esas ambiciones más limitadas», agregó.

¿Pueden las sanciones hacer cambiar de idea a Rusia?
 
Dmitry Peskov, el portavoz del Kremlin, sostiene que las sanciones occidentales no harán que Rusia cambie de rumbo.
 
«EEUU es fanático de las sanciones, y esta práctica se ha extendido a Europa. Probablemente creen que pueden persuadirnos de cambiar nuestra posición mediante sanciones. Evidentemente, esto es imposible», indicó a los periodistas este martes, refiere Anadolu.
 
El portavoz resaltó: “Las acciones agresivas contra nuestro país son ahora de una naturaleza ultraconcentrada. Pero estas acciones también se han presentado antes”.
 
Rusia ha sido objeto de sanciones de Occidente desde 2014, cuando se anexionó ilegalmente la península ucraniana de Crimea. Debido a esta experiencia, miembros de la comunidad internacional cuestionan la efectividad de este tipo de medidas para cambiar el comportamiento de Moscú.
 
«Creo que las sanciones que hemos tenido en los últimos ocho años en realidad no han demostrado haber funcionado», señaló Nicholas Mulder, un historiador de la Universidad de Cornell, al medio de comunicación estadounidense NPR.
 
De acuerdo al académico, Rusia parece haber tomado precauciones frente a las sanciones y estar «mejor preparada para una perturbación económica inicial que hace ocho años».
 
Mulder detalló que el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, podría lograr más éxito en el cambio de comportamiento de Rusia al aliviar las sanciones que al aumentarlas.