InicioMundoJusticia británica remite al Gobierno orden de extradición de Assange a EEUU

Justicia británica remite al Gobierno orden de extradición de Assange a EEUU

El fundador de Wikileaks tiene derecho a apelar ante el Tribunal Superior

El juez Paul Golspring de la Corte de Magistrados de Westminster remitió este miércoles a la ministra británica del Interior, Priti Patel, la orden de extradición a Estados Unidos del fundador de WikiLeaks, Julian Assange, para que sea firmada, reseñan agencias.

Patel tendrá un plazo de dos meses prorrogable para decidir si confirma o desestima la entrega, mientras que la defensa del australiano ya ha indicado que la rebatirá dentro del periodo de cuatro semanas previsto, que acaba el 18 de mayo.

Según la ley, la titular de Interior solo puede ejercer su prerrogativa de prohibirla en casos específicos amparados por la Ley de Extradición de 2003 y siempre conforme a los acuerdos con el país demandante, en este caso Estados Unidos.

“Tengo el deber de enviar su caso al Secretario de Estado para que tome una decisión sobre si debe ser extraditado o no”, dijo el juez a Assange, quien vio la audiencia a través de un enlace de video desde la prisión de Belmarsh. «Habiendo enviado su caso al Secretario de Estado, tiene derecho a apelar ante el Tribunal Superior. Si ejerce su derecho a apelar, no se escuchará hasta que el Secretario de Estado haya tomado su decisión en virtud de la Ley». añadió.

Proceso de extradición de Assange

En enero de 2021, el Tribunal de Magistrados de Westminster dictaminó que Assange no debería ser extraditado a Estados Unidos porque padece autismo y depresión clínica y podría suicidarse en una prisión estadounidense de máxima seguridad. 

Sin embargo, el fallo fue impugnado con éxito por el Departamento de Justicia de los Estados Unidos. El 10 de diciembre de 2021, el Tribunal de Apelaciones de Inglaterra y Gales dictaminó la extradición de Assange a los Estados Unidos, quien había asegurado que el fundador de WikiLeaks no enfrentaría un trato severo. 

Posteriormente, a Assange se le permitió apelar la decisión ante la Corte Suprema, que, sin embargo, le negó el permiso para hacerlo.

Estados Unidos requiere a Assange para procesarlo por delitos de espionaje e intrusión informática. Las acusaciones están relacionadas con las publicaciones de su portal WikiLeaks, que en 2010 y 2011 expuso los abusos de Estados Unidos en su centro de detención de Guantánamo (Cuba) así como crímenes de guerra en Irak y Afganistán.