InicioMundoMéxico: Castillo es presidente de Perú y relación con Lima está en...

México: Castillo es presidente de Perú y relación con Lima está en pausa

López Obrador señaló el lunes que n o reconocía a Boluarte como presidenta porque " lo del reconocimiento (a gobiernos de otros países) no existe en la diplomacia mexicana"

Andrés Manuel López Obrador, presidente de México, señaló este martes durante su acostumbrada conferencia matutina de prensa que Pedro Castillo es el presidente de Perú. “Se debe respetar la voluntad del pueblo (peruano) que lo eligió (a Pedro Castillo)”, aseguró el mandatario norteamericano.

López Obrador instó a “reconocer que (Castillo) ganó democráticamente y que no se le puede destituir”. y refirió que “Eso (de la vacancia contra el presidente por parte del Parlamento), de origen, aunque esté en la Constitución peruana tiene un problema, una falla antidemocrática de origen”, aseguró.

Las declaraciones del mandatario mexicano ocurren un día después de señalar que su gobierno no reconoce como jefa de Estado peruana a Dina Boluarte; designada presidenta de la nación andina por el mismo Congreso que horas antes destituyó a Castillo votando masivamente (101 diputados) la vacancia del ahora exmandatario, quien permanece arrestado y acusado de sedición.

Sin embargo es importante acotar que López Obrador sostuvo la negativa de señalar a Boluarte como mandataria en el principio de que México no practica el reconocimiento de ningún gobierno. “Es que lo del reconocimiento (a gobiernos de otros países) no existe en la diplomacia mexicana”, señaló el mandatario en la conferencia matutina del lunes cuando le preguntaron si aceptaba que Boluarte sea la jefa de Estado peruana.

“Es contraria a nuestros principios de política exterior. Cuando se daba un golpe de Estado, se llegaba al poder mediante las armas o a través de una invasión a nuestro territorio, siempre se buscaba el reconocimiento en el extranjero”, comentó.

Relación en pausa entre México y Lima

En la conferencia de este martes, López Obrador también destacó que la relación entre México y Perú “está en pausa, en espera de lo que suceda, y ojalá se busque una salida democrática”, al tiempo que descartó que retirará a su embajador en Lima.

Vale recordar que hace cuatro días, la Cancillería de Perú acusó de injerencia a México y en un comunicado de prensa emitido la tarde del viernes, el ministerio peruano de Exteriores señaló que había convocado al embajador mexicano acreditado el Lima, Pablo Monroy, para «transmitirle la extrañeza que han generado en el Perú las expresiones del Presidente Andrés Manuel López Obrador y del Canciller Marcelo Ebrard, respecto a los procesos políticos en el país» andino.

El boletín acusaba directamente que «las expresiones de las autoridades mexicanas constituyen una injerencia en los asuntos internos del Perú», esto a raíz de que López Obrador lamentó «que por intereses de las élites económicas y políticas desde el comienzo de la presidencia legítima de Pedro Castillo, se haya mantenido un ambiente de confrontación y hostilidad en su contra hasta llevarlo a tomar decisiones que le han servido a sus adversarios para consumar su destitución».

Y es que el presidente de México, junto a la presidenta de Honduras, Xiomara Castro, denunciaron la conjura contra Castillo, persecución que también repudiaron los expresidentes de Bolivia y de la misma Honduras, Evo Morales y Manuel Zelaya, entre las muchas manifestaciones de preocupación por la seguridad y respeto a los derechos humanos del mandatario peruano depuesto desde la presidencia de Colombia y por la democracia peruana desde Argentina, Chile, Ecuador y Venezuela.

La oferta de asilo de México

Vale destacar que el canciller Ebrard confirmó el jueves que el mandatario peruano recibiría asilo en la embajada mexicana si la solicitaba y luego informó el presidente López Obrador que había llegado la carta de dicha solicitud a la misión diplomática azteca en suelo incaico.

Específicamente, López Obrador señaló que había ordenado personalmente a Ebrard que «hablara con el embajador (Monroy) y se abriera la puerta de la Embajada» al depuesto Castillo, pero el asilo no se concretó por el arresto del exmandatario peruano cuando salía del Palacio Presidencial en Lima.

El boletín de prensa de la Cancillería peruana señala «la necesidad de que los estados se ciñan a las normas contenidas en los tratados internacionales vigentes sobre la materia y cumplan con todos los requisitos que los mismos establecen», respecto a la oferta de asilo mexicana.

A pesar de la convocatoria a Morroy de parte de la cartera de Exteriores peruana, el ente diplomático recalcó en su comunicado de prensa que el Gobierno de la nueva presidenta, Dina Boluarte «desea reiterar su más amplia voluntad para continuar profundizando, en el marco del respeto mutuo y de las normas de Derecho Internacional, las tradicionales relaciones de amistad, cooperación y voluntad de integración que unen a los pueblos del Perú y México, las que cumplirán 200 años en enero de 2023, especialmente en aquellos ámbitos que inciden en el desarrollo social».

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí