México solicitó ante la ONU enfrentar el tráfico de armas desde el origen

También buscan acabar con el tráfico de armas pequeñas

México solicitó ante el Consejo de Seguridad de la ONU la cooperación internacional para enfrentar el tráfico y desvío de armas, pero no solo en el destino, sino también en el origen.

Esta solicitud coincide con el vencimiento, este lunes, del plazo judicial que tienen los fabricantes de armas estadounidenses para presentar su respuesta a una demanda de México por un presunto comercio «negligente e ilícito» que alienta el narcotráfico y la violencia en su territorio, hizo referencia la agencia de noticias AFP.

«El combate al tráfico y al desvío tanto en el lugar de su destino como en su origen, se trata de una responsabilidad compartida», declaró el canciller mexicano, Marcelo Ebrard, durante su intervención ante el Consejo de Seguridad, cuya presidencia temporal está a cargo de su país.

Ebrard pidió colaboración de los sectores público y privado para acabar también con el tráfico de las armas pequeñas, que causan alrededor de «500» muertos diarios y más de 2.000 heridos en el mundo, en particular en América Latina, donde la violencia y las muertes por armas de fuego son «aún mayores que las observadas en varias de las zonas en las que se reconoce un conflicto armado».

Informó que en 75% de los homicidios que se producen en la región está involucrada un arma pequeña. “En México creemos que los gobiernos y el sector privado deben trabajar en conjunto» para frenar el tráfico de armas y sus efectos nocivos en las poblaciones,  agregó el canciller en el debate.

Según el último informe sobre este sector presentado por el secretario general de la ONU, Antonio Guterres, en septiembre pasado, las armas pequeñas y las armas ligeras siguen teniendo un papel decisivo en «los conflictos armados, la violencia generalizada, los actos delictivos y los atentados terroristas».

Entre 2015 y 2020 las armas pequeñas y ligeras respondieron por el 27% de las 176.095 bajas civiles en 12 de los conflictos armados más mortíferos del mundo. Solo en 2020, cinco de cada 100.000 personas fallecidas fueron civiles muertos en conflictos armados y de ellos, uno de cada siete eran mujeres o niños.

Para Guterres el «incesante aumento» del gasto militar mundial ha potenciado los ciclos de inseguridad y desconfianza. En 2020, se elevó a casi 2 billones de dólares pese a que el mundo estuvo prácticamente confinado debido a la pandemia del covid-19.

 

ENLACES PATROCINADOS

				
					<div class="fb-comments" data-href="<?php the_permalink(); ?>" data-width="100%" data-numposts="5">&nbsp;</div>